IV Jornadas de Juegos de Mesa “Queremos Jugar”

Aprovechando que esta semana que viene estaré por mi querida Sevilla natal, aprovecho para informaros que se celebran las IV Jornadas de Juegos de Mesa de la asociación sevillana ¡Queremos Jugar!

Las jornadas tendrán lugar en el Parque del Alamillo, concrétamente en el edificio conocido como «Cortijo del Alamillo«, que es el punto en el que desembocan la gran mayoría de caminos del parque.

Primeras Impresiones: Jinx

Primeras Impresiones: Jinx

Parece una caja grande, pero no...
Parece una caja grande, pero no…

Hará algunos meses que inauguré la sección de primeras impresiones con una pequeña entrada sobre Dixit Odyssey, que tuve la oportunidad de probar en casa mi amigo Jorge. Como comentaba en aquella entrada, tenía ciertos prejuicios sobre la saga Dixit que me tiraba un poco para atrás a la hora de querer probar el juego. Pero entre la gran cantidad de reseñas positivas existentes en la red y la buena aceptación entre mi grupo de amigos de Sevilla, decidimos darle una oportunidad. Y fue una gratísima sorpresa. Tanto, que de ser un juego que no tenía considerado pasó a engrosar mi wishlist de la BGG. Pero claro, soy muy reacio a comprarme juegos que ya tienen mis colegas, salvo que le vaya a dar mucho uso con otros grupos.

En estas que Sandra descubrió navegando Jinx, que pertenece a la familia Dixit, pero le da una vuelta de tuerca a la mecánica. Además a un precio muy competitivo, por lo que nos lanzamos a por él. Lo reunía todo: buenas críticas, buen precio, diseño interesante, mecánica lo suficientemente diferente para considerar adquirirlo a pesar de que mis colegas ya tuviesen un Dixit.

Reseña: Munchkin

Reseña: Munchkin

Hoy toca reseñar uno de esos juegos con solera, que cae de pie en cualquier grupo. Nos referimos, como es obvio por el título de la entrada a Munchkin.

Munchkin es un titulo original de Steve Jackson, el afamado diseñador estadounidense, que vio la luz allá por el año 2000. El autor de otros juegos, como Illuminati o Zombie Dice, ha forjado su fama sobre todo con el título que nos ocupa, que, desde que saliese al mercado, se ha encargado de estrujar al máximo sacando mil y una versiones (algo similar a lo que ocurrió con el Bohnanza de Uwe Rosenberg, pero en exagerado).