Sobre los fillers y la rejugabilidad

El otro día comentando en la reseña de Un Imperio en 8 Minutos en este mismo blog, Neiban, del blog Tableronne (me encanta su temático diseño), discrepaba conmigo (pero siempre desde el respeto y sin malos modos, como debe ser) acerca de la vida de los fillers. Yo sigo manteniendo mi postura, y es que los fillers, por definición (por MI definición), son poco o muy poco rejugables.

Pero para ello tendríamos que aclarar un poco el concepto de rejugabilidad, porque según el enfoque que tomemos, puede significar una u otra cosa. Para mí, un juego posee una vida mas longeva cuantas más partidas sean necesarias para poder afirmar que se dominan todas sus mecánicas y posibilidades. De esta definición excluyo a la variable que suponen los jugadores, pues, obviamente, que cada jugador recorra este camino de aprendizaje en un grupo puede darle, de nuevo, vida al título, aunque esto no ocurre en todos los casos.

Seguir leyendo

Crear afición

Si… ya se… llevo unos días sin
publicar. Pero es que he estado de mudanza y no he tenido tiempo para nada.
Muchas reseñas y comentarios pendientes. Pero bueno, ya ha vuelto todo a la
normalidad, por lo que puedo volver a retomar el ritmo habitual.
Y esta entrada está directamente
relacionada con el tema de la mudanza. No ésta última, sino la que tuve que
realizar al mudarme desde mi Sevilla natal hasta mi Gijón actual. Y no es otro
tema que el de encontrar nuevos compañeros de juegos en una nueva ciudad donde
no se conoce a nadie.
Partida al ¡Aventureros al Tren!
Partida al ¡Aventureros al Tren!

Los que ya estamos metidos en este maravilloso universo de los juegos de mesa conocemos y disfrutamos de todas sus
ventajas, como son el entretenimiento, la diversión, la competitividad,
relacionarnos directamente con personas (y no como ocurre más a menudo, que
debido a las nuevas tecnologías tenemos menos contacto humano cada vez). Además
a un precio irrisorio comparado con el resto de entretenimientos que nos pueden
venir a la cabeza. Y una vez que nos introducimos en este mundillo, no queremos
abandonarlo. Pero como es obvio, para poder desarrollar plenamente esta afición,
necesitamos disponer de un grupo de colegas que se unan (salvo que nos encanten
los juegos solitarios).

Seguir leyendo