Reseña: SHŌBU

SHŌBU es un juego de estrategia abstracta de gran belleza diseñado para 2 jugadores, capaz de evocar sensación similares a las que proporcionan de Go o Ajedrez, pero ofreciendo un desafío único completamente distinto y atractivo.

Así se nos presenta SHŌBU, un diseño de Manolis Vranas y Jamie Sajdak, siendo este el único juego que han logrado publicar. El juego fue publicado en 2019 por Smirk & Laughter Games en una versión en inglés. Del diseño gráfico se encarga Curt Covert.

Seguir leyendo

Reseña: Monasterium

A principios de la Edad Media, en pleno apogeo del poder eclesiástico, se construyeron al menos cinco monasterios en un hermoso valle, designados para difundir la Palabra de Dios. Como decano de una de las principales escuelas catedralicias del país, intentarás acomodar a los novicios que te han confiado en los puestos de mayor relevancia de cada monasterio para que tu escuela gane en prestigio e influencia.

Así se nos presenta Monasterium, un diseño de Arve D. Fühler (El Gaucho, Pagoda). El juego fue publicado en 2020 por dlp Games en una versión en alemán. De las ilustraciones se encarga Dennis Lohausen (Terra Mystica, Los Viajes de Marco Polo, Qin).

Seguir leyendo

Crónicas Jugonas: Semana 48 del 2020 (23/11 – 29/11)

Última semana de noviembre y entramos en la recta final de este atípico año. Partidas casi todos los días (el domingo descansamos), y con un buen puñado de estrenos, a saber: MicroMacro: Crime City (una curiosa propuesta dentro de los juegos de deducción), Control (un juego de cartas con mucha interacción y partidas rápidas), Temporum (el juego de cartas de Donald X. Vaccarinno que quedó en el olvido), Tawantinsuyu: El Imperio Inca (un nuevo juego ambientado en una civilización mesoamericana, esta vez de la mano de Dàvid Turczi), Space Base (un juego que toma el testigo de Ciudad Machi Koro), la expansión de Arquitectos del Reino del Oeste: La Era de los Artesanos (que añade varios módulos al juego base) y Sospechosos Inhabituales (un party de Paolo Mori que se inspira en el ¿Quién es quién?). Vamos al lio.

Comenzamos la semana con una partida a Take It Easy! (aquí su tochorreseña), diseñado por Peter Burley. y recientemente publicado en nuestro país por Mont Tàber Edicions. Se trata de un juego abstracto en el que los jugadores deberán rellenar un tablero hexagonado de 19 casillas con un conjunto de 27 piezas. Estas losetas hexagonales muestran 3 conexiones entre sus lados paralelos con un color y un valor determinado. El objetivo será establecer líneas de un mismo color-valor que atraviesen el tablero personal, conectando lados paralelos del mismo. Cada una de estas líneas proporcionará tantos puntos como el valor de la línea multiplicado por el número de losetas que la compone. El orden de colocación era el mismo para todos los jugadores. Aquel que más puntos logre acumular será el vencedor. Partida de poca puntuación en la que la señorita reveló casi la totalidad de piezas que muestran en la vertical el valor 5, dejando casi todas las losetas que muestran un valor 9 en la reserva. Yo decidí apostar por intentar formar una recta de los mejores valores al menos de cuatro posiciones, consiguiéndolo salvo con el 7, que solo pude hacer una de tres. La señorita se centró exclusivamente en las verticales y, aunque logró formar una de cinco casillas de valor 9 (de milagro), renunció a prácticamente todas sus diagonales, lo que le penalizó bastante en el recuento final. Resultado: victoria de un servidor por 141 a 112. Take it Easy! es un juego de colocación de losetas apto para todo tipo de jugadores. Los participantes tienen que conectar lados de un tablero hexagonal con rectas de un color sólido, colocando losetas con segmentos que contienen partes de estas rectas y obteniendo puntos por ello en función del tamaño y color de la recta. La única pega que se le puede poner es que el orden de colocación es el mismo para todos, existiendo la posibilidad de que un jugador copie a otro (aunque no ganará de esta forma). Sencillo, ágil y con la profundidad suficiente como para satisfacer a jugadores ocasionales como aquellos que disfruten de diseños con relativa profundidad.

Seguir leyendo