Reseña: Hallertau

Hallertau, en Baviera, Alemania, es la región de producción permanente de lúpulo más extensa del mundo. Se enorgullece de ser el primer lugar de Europa Central en cultivar lúpulo. Este juego está ambientado alrededor de 1850, cuando Hallertau se convirtió en lo que es en la actualidad. Como líder de un pueblecito bávaro de la región de Hallertau, tu objetivo es aumentar su riqueza y prestigio a los ojos del mundo. Para conseguir esto, deberás suministrar a los artesanos locales productos derivados de la agricultura y la cría de ovejas.

Así se nos presenta Hallertau, un nuevo diseño de Uwe Rosenberg (Agricola, Le Havre, Patchwork). El juego fue publicado en 2020 por Lookout Games en su versión en alemán. De las ilustraciones se encarga Lukas Siegmon (Nova Luna, Reykholt, Pandoria).

Seguir leyendo

Crónicas Jugonas: Semana 47 del 2020 (16/11 – 22/11)

Estamos a punto de entrar en el último mes del año y mantenemos el ritmo de partidas, sin fallar ni un día. En cuanto a novedades, son tres títulos los que aparecen por primera vez, junto a una expansión, a saber: Pax Pamir (un título de desarrollo de cartas ambientado en Afganistán tras la caída el Imperio Durrani), Vizcondes del Reino del Oeste (la tercera entrega de la trilogía de Shem Phillips y S J Macdonald), Misión: Planeta Rojo (un juego de mayorías con selección simultanea de acciones de Bruno Faidutti y Bruno Cathala) y Azul: Mosaico de Cristales (nuevos tableros y un inserto para ajustar las piezas).

Comenzamos la semana con una partida a Campos de Arroz, diseñado por Corry Damey. Un juego en el que el mazo de cartas muestra por un lado personajes (cada uno con un efecto concreto) y por el otro lado campos de arroz consistentes en caminos y cuadrantes sobre los que podremos encontrar casas, granjeros y búfalos. Al comienzo de la partida cada jugador recibe 2 cartas, escogiendo una de ellas para que sea su personaje y la otra como carta inicial de su zona de juego. La partida se desarrolla en dos fases. En la primera, cada jugador escoge dos cartas de su mano, una para colocar en su zona de juego y otra para colocar en una hilera en el centro de la mesa. En la segunda, los jugadores alternan turnos escogiendo cartas de la hilera (comenzando por el jugador con menos puntos) para añadirlas a su zona de juego hasta que se agote este suministro. Cuando un jugador encierra un campo de arroz con caminos, se procede a anotar puntos en función del número de cuadrados que contiene (más una bonificación por casas y otra por granjeros). Ganará la partida quien más puntos haya acumulado al término de la segunda fase. Jugamos con la expansión del rio (la primera divide el tablero con cuatro cartas y establece unos objetivos y unas mayorías según los campos que se configuren junto a este rio). Partida en la que por fin hice un buen desempeño, centrándome en mi personaje (que me bonificaba por cada triplete de casa-campesino-toro), intentando competir por las mayorías del rio (aunque en al final de la estación húmeda casi ninguno puntuamos) y no volviéndome loco con el tamaño de los arrozales, aunque siempre intentando cerrarlos con al menos dos cuadrados de tamaño, siendo claves dos de ellos que si llegaron casi al máximo. La señorita no hizo mala partida, pero entre que apenas rascó puntos por su personaje y que no consiguió completar ningún arrozal de gran tamaño, al final se quedó a unos cuantos puntos de distancia en el recuento. Resultado: victoria de un servidor por 51 a 43. Campos de Arroz es de esos juegos que se aprecian con el paso de las partidas gracias a las variantes que ofrecen las cartas de personaje y que cada carta colocada en el tablero tiene un enorme peso en el resultado final. Y es realmente diabólico el detalle de que los caminos y los campos estén girados 45º sobre las cartas, siendo para nada trivial el encajar las cartas adecuadamente y, además, cuadrarlo con la carta de personaje. La expansión del río le añade un punto de interacción adicional al draft que le sienta genial y creo que nunca volveré a jugar sin ella.

Seguir leyendo

Reseña: Cat Lady

Los jugadores asumen el papel de cat ladies, parte de un grupo de élite que incluye a María Antonieta y Ernest Hemingway. Durante el juego, robaréis cartas de tres en tres, obteniendo juguetes, comida, hierba gatera, disfraces y, por supuesto, gatos adorables. ¡Pero ten cuidado! Asegúrate de tener suficiente comida para todos tus amigos felinos o tus gatos hambrientos te restarán puntos.

Así se nos presenta Cat Lady, un diseño de Josh Wood (Santa Monica y las expansiones de Tiny Towns). El juego fue publicado en 2017 por Alderac Entertainment Group (AEG) en una versión en inglés. De las ilustraciones se encarga el propio autor.

Seguir leyendo