Crónicas Jugonas: Semana 40 del 2020 (28/09 – 04/10)

Una nueva semana más estamos aquí, con muchas partidas. Es cierto que el miércoles se nos escapó sin sentarnos a la mesa, pero creo que el resto de días lo compensan. En cuanto a primeras apariciones en esta serie de entradas, tenemos Robin de Locksley (una propuesta para dos diseñada por Uwe Rosenberg ambientada en la leyenda del ladrón honorable del bosque de Sheerwood), Yedo (en su nueva versión de lujo de este juego de colocación de trabajadores con misiones) y Secretos entre Amigos (un party con información oculta en el que tendremos que averiguar quién es nuestro compañero en función de las respuestas que se den a diversas preguntas).

Comenzamos el lunes con una partida a Kamisado (aquí su tochorreseña), diseñado por Peter Burley. Un juego abstracto para dos en el que el objetivo es alcanzar con una de las piezas propia la fila de comienzo del rival (al otro lado del tablero). La mecánica es muy sencilla, en cada turno, un jugador debe mover una pieza hacia adelante (ortogonal o diagonalmente, pero siempre avanzando en las filas del tablero) aquella pieza cuyo color corresponda al color de la casilla en la que el jugador contrario detuvo su pieza en el turno anterior. Si un jugador no puede ejecutar un movimiento al estar bloqueada dicha pieza, entonces el rival disfrutará de un turno consecutivo moviendo su pieza del color que correspondía. En cada nueva ronda, la pieza que proporcionó la victoria se convierte en una más poderosa capaz de empujar piezas rivales, aunque dispondrá de menor rango de movimiento. ¿Sabéis de esos partidos en los que un rival mete un gol tempranero que no es más que un espejismo de lo que ocurre en el resto del tiempo reglamentario? Pues eso ocurrió en esta partida. Tras el primer movimiento de la primera ronda, logré anotar gracias a la pieza que la propia señorita bloqueo a conciencia para presionarme. Sin embargo, en las tres rondas siguientes Sandra sacó el rodillo, con movimientos inteligentes y sopesados. Me sentí como cadete jugando con seniors. Resultado: victoria de la señorita por 3 a 1. Kamisado es un abstracto para de buena factura y con una mecánica interesante en la que los movimientos de los jugadores estarán condicionados por los de su rival. Rápido, directo y con un toque original como es el del fuerce del movimiento del rival. La edición de bolsillo está muy bien diseñada, aun siendo una versión recortada del original.

Seguir leyendo

Crónicas Jugonas: Semana 39 del 2020 (21/09 – 27/09)

Semana cargada de partidas (no fallamos ni un día) y de estrenos, a saber: Wild Space (un juego de cartas muy combero y con un aspecto visual muy llamativo), El Jardín de Alicia (un juego con poliominós en el que podremos escoger el tipo de pieza), New York Zoo (otro juego de poliominós de Uwe al que se añaden animales y crianza al estilo Agricola), The Manhattan Project 2: Minutes to Midnight (la secuela del juego de bombas nucleares), Nidavellir (un juego de draft y colecciones con un interesante sistema de subastas), Cairn (un abstracto para dos con una producción muy llamativa) y Cactus Town (un diseño de programación de acciones asimétrico y que actualmente está buscando financiación en Kickstarter). ¡Vamos allá!

El lunes comenzamos con una nueva partida a Kulami, diseñado por Andreas Kuhnekath. Un abstracto en el que encontramos un tablero conformado por piezas de 6, 4 y 2 posiciones. Cada jugador dispone de una reserva de bolas de su color y, en cada turno, el jugador deberá colocar una bola en el tablero, cumpliendo la norma básica de que el espacio ocupar tiene que encontrarse en la misma fila o columna que el espacio ocupado por el jugador rival en su turno anterior. Además, no se puede ocupar la misma pieza ocupada en los dos turnos anteriores. Se procede de esta forma hasta que los jugadores hayan colocado todas sus bolas o no se pueda colocar legalmente. Los jugadores anotarán puntos igual al tamaño de cada pieza en la que tengan mayoría de bolas (en caso de empate la pieza no proporciona puntos a ningún jugador). Esta vez jugamos con las variantes avanzadas, donde los jugadores compiten por intentar reunir el mayor grupo de canicas conectadas para obtener una bonificación, así como por intentar formar cadenas (líneas rectas, ortogonales o diagonales, de al menos 5 canicas consecutivas). Partida en la que, de nuevo, la señorita no compitió por las piezas de seis espacios, únicamente evitando que yo puntuase una de ellas al empatármela. Se centró en intentar conseguir el grupo de canicas conectadas más grande, algo que consiguió, pero no le sirvió de nada ya que yo igualé esa pequeña ventaja con la única cadena que se puntuó en el tablero. El resto ya lo suponéis. Resultado: victoria de un servidor por 34 a 30. Kulami es un abstracto sencillo pero muy interesante gracias a esa mecánica de fuerce del turno del rival que puede recordar a Kamisado, aunque en este caso nos pasamos a una mecánica de mayorías que exige echar la vista a largo plazo. Además cuenta con la virtud de poder configurar el tablero para evitar patrones. Es rápido, elegante y queda vistoso desplegado en mesa. Y con el modo avanzado el juego gana profundidad.

Seguir leyendo

Crónicas Jugonas: Semana 38 del 2020 (14/09 – 20/09)

Semana ya inmersos en la rutina, con partidas casi todos los días (el domingo nos tomamos un descanso) y muchos estrenos, que empiezan a llegar las novedades: Calico (un juego de draft y construcción de patrones con telitas y gatitos), Tekhenu: El Obelisco del Sol (una nueva propuesta de Daniele Tasciny con draft de dados), Alma Mater (un juego ambientado en el universo de Coimbra pero mucho más profundo), The Castles of Tuscany (una secuela de The Castles of Burgundy), Caylus 1303 (una revisión del clásico de William Attia) y Stellar (un juego para dos en el que tendremos que desarrollar un cielo de cuerpos celestes).

Comenzamos la semana con una partida a Hive (aquí su tochorreseña), que llevaba tiempo sin aparecer por estas crónicas. Un juego de John Yianni y que está considerado como uno de los mejores juegos abstractos que existen. Una especie de ajedrez con bichos donde el tablero lo forman las propias piezas hexagonales (cada una con un tipo de movimiento distinto). ¿El objetivo? Rodear completamente la pieza de la abeja reina del rival (tanto con piezas propias como contrarias). Una regla fundamental: la colmena no puede separarse en ningún momento. Partida en la que me vi sorprendido por una apertura novedosa de la señorita, utilizando al bicho bola. Yo también intenté innovar abriendo con un escarabajo y, la verdad, no me fue demasiado bien. Es cierto que la partida la llevaba bastante bien encarrilada pero efectué un paso en falso al permitir que mi rival pudiese mover a su casi encerrada reina gracias al bicho bola y tuviese que defenderme como gato panza arriba, sin margen de maniobra para evitar la avalancha de bichos que se me venía encima. Al final claudiqué. ¡Victoria de la señorita! Hive es una maravilla. Si os gustan los juegos abstractos o disfrutáis con el ajedrez y/o las damas, probad esta maravilla. Además, en su versión de bolsillo es muy asequible económicamente. A mí me parece un juego que toda ludoteca debería contener. Con un par de reglas y movimientos de piezas bastante sencillos de asimilar el autor consigue un juego tremendamente profundo a la par que directo. También es ideal por si quieres una primera experiencia en esta clase de juegos. Y, por si no fuera poco, las expansiones elevan la complejidad y la vida de uno de los mejores juegos en su categoría.

Seguir leyendo