Detalle Cabras

Reseña: Cabras Montesas

Introducción

Lanza los dados y elige cómo combinarlos para que tus cabras escalen las montañas. Solo hay espacio para una cabra en la cima de cada montaña. Cuanto más tiempo permanezcas en la cima, más puntos obtendrás. Saber elegir el momento oportuno lo es todo en este juego. No solo tienes que llegar a la cima de la montaña, sino que tienes que hacerlo cuando estés seguro de que nadie pueda expulsarte de allí.

Portada
Portada

Así se nos presenta Cabras Montesas, un diseño de Stefan Risthaus, responsable de Arkwright, Gentes o Santo Domingo. Publicado por primera vez en 2020 por BoardGameTables.com en una versión en inglés. De las ilustraciones se encargan Anca Gavril (QE, On Tour) y Daniel Profiri (Habitats, Sequoia).

Se encuentra publicado en español por Maldito Games (aunque el juego es completamente independiente del idioma). Permite partidas de 2 a 4 jugadores, con una edad mínima sugerida de 8 años y una duración aproximada de 20 minutos. El precio de venta al público es de 15€. Para esta reseña se ha utilizado una copia de la versión en español de Maldito Games, que la propia editorial nos ha cedido amablemente.

Contraportada
Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.



Contenido

Dentro de una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 12×12×5 cm. (caja cuadrada similar a algunos juegos de Steffen-Spiele), encontramos los siguientes elementos:

  • 18 Cartas de Montaña (100×100 mm.)
  • 4 Fichas de Puntos Extra (de cartón)
  • 57 Fichas de Puntos (de cartón)
  • 24 Cabras (6 de cada color) (de cartón)
  • 4 Dados (de plástico)
  • Reglamento
Contenido
Contenido

Mecánica

Cabras Montesas es un filler de dados en el que tendremos una estructura montañosa representadas con cartas numeradas que se despliegan en columnas, cada una con 2, 3 o 4 etapas. En cada columna de cartas los jugadores tendrán una cabra que podrá progresar por la misma, con la idea de alcanzar la cumbre y obtener ficha de puntuación. En cada turno, el jugador activo lanzará cuatro dados y deberá agruparlos de forma que cada grupo sume 5 o más (es posible dejar de lado dados). Si un jugador obtiene más de un uno, podrá convertir todos esos unos en cualquier valor a excepción de uno de ellos. Por cada grupo, la cabra de la columna cuyo valor coincida avanzará un paso. Cada vez que un jugador complete un conjunto de fichas de todos los valores obtendrá una ficha de recompensa. Si una cabra alcanza una cima donde ya hay una cabra, esta es enviada a la base de la montaña. La partida finaliza cuando se agota la reserva de fichas de recompensa o se agotan las fichas de tres valores.


Conceptos Básicos

Empecemos por las Cartas de Montaña. Estas conforman el tablero de juego, con una serie de cartas con valores numéricos comprendidos entre 5 y 10. Se despliegan en columnas y la carta superior tienen un círculo negro de fondo bajo el número para diferenciarlo (además de verse el cielo) del resto, pues es la cima. Se las cartas de valores 5 y 6 hay cuatro cartas, de valores 7 y 8 hay tres cartas y de valores 9 y 10 hay dos.

Cartas de Montaña
Cartas de Montaña

Sobre estas columnas de cartas progresarán los peones de Cabras. Cada jugador dispondrá de una cabra para cada columna, y con cada paso ascenderá al siguiente nivel hasta alcanzar la cima, donde permanecerán hasta que sean expulsadas por otra cabra, ya que en todas las cartas pueden permanecer cualquier número de cabras

Cabras
Cabras

Para progresar por estas columnas se dispondrán de unos Dados de seis caras con valores numéricos de 1 a 6. Los jugadores deberán hacer grupos con estos dados para conseguir los valores de las columnas en las que se quiera progresar. La particularidad es que si un jugador obtiene varios 1, podrá establecer el valor de todos ellos con excepción de uno. Es posible dejar dados sin agrupar y no aplicar su valor a ningún avance.

Dados
Dados

Asignadas a cada valor tenemos Fichas de Puntos. Estas fichas proporcionan su valor en puntos de victoria y cuando una cabra de un jugador alcanza una cima o tuviese que avanzar en una columna en la que ya se encuentra en la cima, obtendrá una de estas fichas. Que se agoten la reserva de puntos de varios valores detonará el final de la partida.

Fichas de Puntos
Fichas de Puntos

Finalmente, los jugadores pueden conseguir Fichas de Puntos Extra cuando formen conjuntos de fichas de puntos de todos los valores, que proporcionan su valor adicional. Además es el segundo elemento que permite detonar el final de la partida.

Fichas de Puntos Extra
Fichas de Puntos Extra

Con esto tenemos suficiente.


Preparación de la Partida

  • Se despliegan las cartas formando columnas con cada valor y dejando arriba la carta de cima (tiene un color distinto en el número).
  • Se forma una reserva de puntos por valor y cada pila se coloca sobre la columna del valor correspondiente.
    • En partidas a 2 o 3 jugadores se retiran 2 o 1 ficha de cada valor, que se devuelve a la caja.
  • Se forma una reserva general con las fichas de puntos extra.
  • Se deja a un lado los dados.
  • Cada jugador escoge un color y recibe seis cabras, colocando una al comienzo de cada columna.
  • Finalmente, se escoge al jugador inicial de forma aleatoria.

¡Ya podemos comenzar!

Partida Preparada
Partida Preparada

Desarrollo de la Partida

Una partida de Cabras Montesas se desarrolla a lo largo de un número indeterminado de turnos, comenzando por el jugador inicial y continuando en el sentido de las agujas del reloj.

En cada turno, el jugador activo lanzará los cuatro dados y deberá organizarlos formando grupos que cada uno tenga un valor total entre 5 y 10 (es posible dejar dados sin usar y formar grupos con un único dado). Si un jugador obtiene más de un 1, podrá establecer el valor que desee a todos esos 1 excepto uno de ellos.

Por cada grupo, el jugador avanzará con su cabra un espacio hacia arriba en la columna del valor correspondiente. Si la cabra alcanza la última casilla o ya estaba en ella, obtendrá una ficha del valor de la columna correspondiente. Si en la cima de la columna había una cabra de otro jugador, esta se devuelve al comienzo de la columna.

Si el jugador reúne un conjunto de fichas de todos los valores obtendrá la ficha de puntos extra de mayor valor que quede en la reserva. Un jugador puede formar varios conjuntos y obtener varias fichas de puntos extras.

Tras esto, el turno pasa al siguiente jugador.

Detalle Montaña
Detalle Montaña

Fin de la Partida

El final de la partida se detona inmediatamente cuando se agota la reserva de puntos extras o las ficha de tres valores. El jugador con más puntos será el vencedor. En caso de empate, el jugador con más cabras en cimas será el vencedor. Si la igualdad se mantiene, el jugador de entre los empatados con la cabra en la cima de mayor valor será el vencedor.


Opinión Personal

Hoy vamos a analizar uno de esos juegos de caja pequeña que aparecen casi de la noche a la mañana en las estanterías de las tiendas, sin hacer mucho ruido y sin arrastrar grandes expectativas. Esos juegos de los que me gusta saber lo menos posible para intentar llevarme una sorpresa, positiva a ser posible. Vamos pues a ver qué nos ofrece este Cabras Montesas no sin antes agradecer a Maldito Games la cesión de la copia que posibilita la parrafada que viene a continuación.

En Cabras Montesas nos encontramos con un filler de dados muy sencillo que inmediatamente recordará, en cierto sentido, a Can’t Stop (aquí su tochorreseña). Y es que el objetivo de los jugadores es intentar progresar lo más rápido posible por una serie de columnas con un valor numérico asociado mediante una mecánica principal de lanzamiento de dados que deben ser agrupados para obtener los valores de las columnas en las que se quiere progresar.

Detalle Cabras
Detalle Cabras

Sin embargo, aquí no aparece por ningún lado el mecanismo de forzar la suerte, ya que cada jugador siempre podrá avanzar con una o varios de sus marcadores, representados con peones de cabra, pues las columnas no quedan bloqueadas. La idea más bien es intentar alcanzar la cima y rebotar todo lo posible en ella (porque no se puede ir más allá) para ir acumulando fichas de puntos de victoria del valor coincidente.

La gracia del asunto está en que en la cima de cada columna solo puede permanecer una cabra (a diferencia del resto de espacios de la columna, donde pueden coincidir cualquier número de cabras). Así, cuando una cabra alcanza una cima ocupada, la cabra que coronaba hasta ese momento es despeñada ladera abajo y deberá comenzar a progresar desde el principio si quiere volver a la cima.

Si un jugador consigue conformar un conjunto de fichas de todos los valores obtendrá una ficha de recompensa adicional, por lo que ya supondréis que la idea fundamental es intentar progresar de forma más o menos equilibrada para poder reunir conjuntos lo más rápido posible antes de que nuestros rivales hagan lo propio.

Detalle Fichas de Puntos
Detalle Fichas de Puntos

Como todo juego de dados, el azar tiene mucho que decir, pues no es lo mismo que un jugador obtenga de forma más o menos recurrente valores altos que le permitan progresar varias veces en los valores elevados (cuyas fichas valen más puntos). De hecho, diría que este es el principal defecto del juego, ya que resulta obvio que interesa encaramarse lo antes posible en las cimas de los valores elevados, esto es, nueve y diez, y rezar para que ninguno de nuestros rivales nos despeñe, pues cada turno que comencemos con nuestras cabras en dichas cimas será una oportunidad para acumular unos buenos puntos.

Este es el motivo por el cual el juego no escala bien y como más se disfruta es a cuatro jugadores, pues con tantas cabras transitando por las cuestas, se genera una dinámica de gestión de los tiempos que resulta muy divertida. Porque, por un lado, tenemos el aliciente de llegar lo antes posible para empezar a rascar puntos y confiar en que la cabra aguante una ronda completa. Pero, por otro, también es muy interesante estar agazapados esperando que otro jugador sea el que dé el primer paso para, en el siguiente turno, mandar su cabra cuesta abajo. Esto es doloroso siempre, pero especialmente en las columnas de valor bajo, que requieren cuatro avances para alcanzar la cima. Es cierto que es preferible tener una ficha de diez puntos a una ficha de cinco, pero conseguir conjuntos de fichas para reclamar las fichas de puntos extra pueden suponer ese plus que nos aúpe al primer puesto de la clasificación en el recuento final.

Claro, a cuatro jugadores es muy difícil que un jugador mantenga varias cabras en las cimas, y tan pronto ocupe una, entre el resto de jugadores se encargarán de ir destronándolas. Esto da pie a las clásicas discusiones a la hora de intentar persuadir al jugador activo para que agrupe los dados de tal o cual forma, intentando fastidiar a un jugador y que se olvide de nuestras cabras. Esta es la dinámica fundamental de Cabras Montesas y que nos permitirá disfrutar de un rato agradable.

Detalle Dados
Detalle Dados

No hay que perder de vista que es un juego sin pretensiones, para pasar el rato y que cumple bastante bien con su cometido, aunque es cierto que, desde mi punto de vista, hay varios juegos de un corte similar que tienen ese puntito más que incita a repetir partida casi de forma inmediata. Y eso Cabras Montesas no lo tiene. Echas el buen rato, te has divertido, pero pasas a otra cosa.

La rejugabilidad es la típica de estos fillers que, sin llegar a causar un gran impacto, sirven como entretenimiento pasajero o para desengrasar neuronas entre partidas de mayor enjundia durante una sesión. Es un juego rápido, ágil, apto para cualquier tipo de públicos y que deja con buen sabor de boca. Si tenéis curiosidad podéis probarlo en Yucata.de.

Pasemos a la producción. Nos encontramos con unos materiales bastante decentes para un juego de este corte. Las cartas son de gran tamaño, gramaje aceptable y buena respuesta elástica, aunque realmente actúan como tablero y no se barajan ni se manosean, por lo que no es necesario enfundarlas. Los dados son de plástico y tienen buena densidad. Las fichas de cartón tienen un grosor adecuado y se destroquelan fácilmente. Y las cabras de madera tienen un corte personalizado y son de buenas dimensiones. La mayor pega la encontramos en el reglamento de la edición en español, que parece ser una traducción de una versión anterior de las reglas y omite detalles importantes como la preparación de la partida para menos de cuatro jugadores, que se pueden dejar dados sin utilizar o el tema de que se pueden reconfigurar dados de valor 1 si se obtienen dos o más. Como siempre, ocurre la paradoja de la reseña, y es que si estáis conociendo el juego mediante esta publicación, ya no será un problema para vosotros, mientras que los que se hayan quedado en el manual y no haya indagado más, pues estarán cometiendo fallos.

Detalle Cabras
Detalle Cabras

A nivel visual tenemos un acabado agradable, con una portada y unas cartas coloridas que desplegadas en mesa lucen bien, como podéis comprobar por las fotos. Es cierto que tal vez hubiese escogido otros colores para las cabras, porque algunas se confunden con el color de fondo de ciertas cartas, aunque se utiliza una paleta de colores amplia y escoger colores que no se repitan puede ser más complicado de lo que parece.

Y con esto vamos cerrando. Cabras Montesas es un filler de datos sencillo, ágil y entretenido que funciona bien al máximo número de jugadores, ya que se genera una dinámica de gestión de los tiempos, intentando escoger en cada turno la mejor combinación dadas las circunstancias y que da pie a discusiones a la hora de incitar al jugador en turno para que actúe de forma alineada a nuestros intereses y perjudique a otros rivales. Es cierto que el azar tiene mucho que decir como juego de dados que es, pero no pretende ser más que un entretenimiento apto para todos los públicos y que, como producto es recomendable si buscáis un juego transportable, ágil y con una producción bastante aceptable. Por todo esto le doy un…

Notable

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

3 comentarios

  1. Buenas. Bastante de acuerdo con lo comentado, la verdad. Es bastante obvio el tipo de juego que es, y lo que pretende ofrecer, por lo que no engaña a nadie. Y creo sinceramente que lo que ofrece, lo hace bien. Para mi, eso es la definición de un buen juego. A mi personalmente me ha gustado mucho, me parece TAN divertido el tema de despeñar a las cabras… me recuerda a Pompeya, cuando lanzas a las personas al volcán. Es taaaan satisfactorio 😉
    Yo lo he disfrutado bastante a dos, le añade ese punto que comentas de tensa espera, de ver quién da el primer paso para ponerse arriba, porque es verdad que se la juega.
    No sé si veo tan claro eso de que conviene más ir a por los números altos, más que a por los bajos. Obviamente mejor una ficha de 10 que una de 5, pero es que es mucho menos probable que puedas avanzar en el 10 que en el 5. Yo he jugado partidas (sobre todo en Yucata) en las que alguno no ha podido pillar fichas de algún número bajo, y se queda sin bono. No sé, me da la sensación de que está bastante bien ajustado en ese sentido.
    Me gusta mucho el sistema de fin de partida, ya que puede producir situaciones complicadas de gestionar óptimamente, pues un jugador podría forzar el fin de partida sin que le vaya bien.
    Por último, muy recomendable la expansión. Lo que pasa es que forma parte de una caja en la que van tres expansiones para tres juegos distintos (que salieron a la vez en el KS original), por lo que no sé si saldrá en español de forma separada (ojalá, que yo no la tengo). Añade un jugador más, pero eso no me parece lo más interesante, sino el añadido mecánico. Se añade al juego una «montaña especial», con los números del 11 al 24, y puedes colocar una de tus cabras ahí para el resto de la partida, anulando ya el espacio que ocupes. Al final de la partida, las cuatro cabras mejor situadas puntúan 16, 12, 8 y 4 puntos. Es una situación especialmente útil en la recta final de la partida, cuando algunos valores numéricos ya no son útiles (por haber acabado todas las fichas, o porque estamos demasiado abajo como para llegar a la cima), y nos permite utilizar tiradas que podrían ser totalmente inútiles. Es el tipo de expansión que no cambia la esencia del juego, pero le añade un toque simpático. Y esa parte nos la podemos fabricar de una forma sencilla, pues no es más que un track.
    Saludos

  2. Hola a tod@s, este juego es la reimplementación “Level X” del año 2010. Ahora con la temática de las cabritas quizás sea más atractivo para los “no iniciados”

  3. Y cual son esos otros juegos que dices que añaden un puntito mas?
    «hay varios juegos de un corte similar que tienen ese puntito más que incita a repetir partida casi de forma inmediata»
    Gracias!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *