Reseña: Paris, Eiffel

Introducción

La exposición universal ilumina su símbolo más imponente, la torre Eiffel, desde una vista privilegiada permite admirar las maravillas de París. Poned en juego ocho espectaculares postales de acción totalmente nuevas y descubrid como vuestras partidas de Paris, la cité de la lumière lucen aún más monumentales.

Portada

Así se nos presenta Eiffel, la primera expansión para París, la Cité de la Lumière, diseñada por José Antonio Abascal (Blekoteco, Checkpoint Charlie). Fue publicada por primera vez en 2022 por Devir Iberia en una versión multilenguaje (español, catalán, italiano, portugués e inglés). De las ilustraciones se encarga Oriol Hernández (responsable del aspecto del juego base).

Mantiene los parámetros del juego base, esto es, partidas a 2 jugadores, con una edad mínima sugerida de 8 años y una duración aproximada de unos 30 minutos. El precio de venta al público es de 14,95€. Para esta reseña se ha utilizado una copia de la versión en español de Devir, que la propia editorial nos ha cedido amablemente.

Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.



Contenido

Dentro de una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 20×20×3,6 cm. (caja cuadrada pequeña de dimensiones similares a Holmes: Sherlock & Mycroft), encontramos los siguientes elementos:

  • 8 Postales (de cartulina)
  • 7 Elementos de Atrezo (de cartón)
  • Bloc de Puntuación
  • Reglamento
Contenido

Mecánica

Como siempre, recomiendo la lectura de la tochorreseña del juego base, pues se hace referencia a determinados conceptos que en este análisis no se explican. Eiffel es una expansión que simplemente añade variabilidad, incrementando el número de postales disponibles a la hora de preparar la partida.


Conceptos Básicos

Mecánicamente no se añade ningún concepto al juego más allá de los nuevos criterios o efectos asociados a las Nuevas Postales. Salvo una de estas postales, todas incluyen un nuevo elemento de atrezo que debe ser colocado sobre el tablero para aplicar su efecto.


Preparación de la Partida

Durante la preparación simplemente se mezclan las nuevas postales con las del juego original para seleccionar las ocho que entran en la partida.


Desarrollo de la Partida

El desarrollo de la partida no se ve alterado.


Fin de la Partida

El final de la partida no se ve alterado, aunque ahora se dispone de un bloc de puntuación para realizar la evaluación final.

Bloc de Puntuación

Opinión Personal

Cuando un juego resulta exitoso, agota relativamente rápido sus primeras tiradas y es licenciado en numerosos países, el desarrollo de al menos una primera expansión se ha convertido en una práctica obligatoria. La editorial tiene la oportunidad de seguir manteniendo vivo el interés por el juego, y el autor puede pulir los posibles defectos que hayan detectado los jugadores y/o aumentar la variabilidad del juego base, aunque a veces alguna de estas premisas no llega a suceder.

Hoy vamos a analizar Eiffel, la primera expansión para París, la Cité de la Lumière, sin duda un gran éxito de crítica y público por parte de Devir Iberia (como editorial) y José Antonio Abascal (como autor). Un diseño para dos jugadores con un desarrollo muy particular, duración contenida y, sobre todo, una producción tremendamente llamativa. Vamos a ver cómo afecta este añadido no sin antes agradecer a la editorial la cesión de la copia que posibilita la parrafada que viene a continuación. Como siempre cuando analizamos una expansión, recomendar el visionado de la tochorreseña del juego base si no se conoce para tener cierta base conceptual que no se ha tratado en esta entrada.

Detalle Tablero

En el primer párrafo prácticamente he resumido los distintos tipos de expansiones que existen, esto es, las que añaden variabilidad a los elementos ya existentes, la que añaden nuevos conceptos mecánicos y las que resuelven problemas detectados en el juego base. Lo normal es que una expansión tenga un poco de todo lo anterior. Sin embargo, hoy nos encontramos con un caso bastante particular, ya que Eiffel es un añadido que exclusivamente amplia la variabilidad. No altera mecánicamente el juego en absolutamente ningún aspecto, ya fuese para ampliar su carga conceptual y/o solventar algún problema detectado.

Nos vamos a encontrar con ocho nuevas postales que, simple y llanamente, se van a mezclar con las del juego base para disparar el número de combinaciones posibles a la hora de preparar el juego. Si esta expansión hubiese estado diseñada desde el primer momento (cosa que no es descartable) y la editorial hubiese dedicado que el juego base debía contener las postales de esta expansión en vez de las originales, los jugadores no habrían notado diferencia alguna más allá de los efectos que dichas postales proporcionan.

El desarrollo de la partida y las sensaciones que los jugadores experimenten durante la misma varia de jugar con la expansión o sin ella más allá de que los elementos de atrezo incluidos en esta expansión son mucho más atractivos que los que contiene el juego base. Y es que no es lo mismo colocar toda una Torre Eiffel o un señor Arco del Triunfo en medio de nuestro despliegue que colocar un pintor o una farola. Podríamos decir que el mayor impacto de esta expansión es a nivel visual, ya que si en la partida entran en juego alguna de estas postales, finalizaremos la partida con una maqueta de la ciudad de la luz mucho más reconocible que antes.

El problema de este tipo de expansiones es que parecen estar enfocadas a dos tipos de jugadores muy concretos. Por un lado, los completistas que no pueden evitar hacerse con todo aquello que sea publicado en torno a un diseño que esté en su colección, por irrelevante que sea su impacto sobre la partida. Jugadores que se vuelven loco por las promos y las miniexpansiones, muchas veces pagando precios desorbitados teniendo en cuenta el material obtenido. Por otro lado, los amantes del juego base que lo saquen a mesa con mucha regularidad, de forma que el aumento de la variabilidad siempre será un valor a tener en cuenta. Lo malo es que el grueso de los jugadores no suele pertenecer a ninguno de estos dos grupos, por lo que, en la mayoría de los casos, su adquisición no es necesaria, aun estando a un precio muy competitivo para el material incluido en la caja.

Detalle Tablero

Habría sido conveniente (como reclamo) la inclusión de algún elemento mecánico o, al menos, aumentar el número de piezas de edificio incluidas en el juego, ya que con las existentes se tiende a generar ciertos patrones a la hora de colocar losetas en la primera fase. Una mayor oferta de piezas iba a generar más dudas entre los competidores, así como un mayor margen de maniobra a la hora de resolver los turnos, ya que uno de los problemas que se encuentran los jugadores es que estos poliominós no pueden colocarse volteados (solo pueden ser rotados), aunque esto habría disparado el precio de la expansión.

Con todo, el diseño original es un juego bastante redondo y las probabilidades de estropearlo añadiendo elementos superfluos son bastante elevadas, así que es entendible este enfoque editorial conservador.

Variabilidad a un lado, la principal virtud de esta expansión es que al tener dos cajas para guardar elementos, recoger el juego es más sencillo, ya que puedes repartir los componentes entre ambas, dejando los elementos de atrezo y las piezas de edificios en la caja de la expansión y las postales y losetas en la caja del juego base.

A nivel de producción, el juego mantiene los estándares establecidos en el juego base, esto es, unas postales de cartulina muy realistas (les pones un sello y podrías enviarlas sin problemas) y unos elementos de atrezo de cartón de buen grosor y prensado aceptable que se ensamblan de forma sencilla y sólida. Se incluye un bloc de puntuación para el recuento final que nunca está de más (aunque hoy en día con las aplicaciones de puntuación son cada vez menos necesarios). El reglamento simplemente es un compendio de los nuevos efectos de las postales. Habría sido interesante que en este se hubiesen recogido también los efectos de las postales del juego base para no tener que estar consultando dos reglamentos cuando en la partida se utilicen postales de ambos productos.

Detalle Tablero

En cuanto al aspecto visual, el juego sigue siendo una maravilla. El trabajo de Oriol Hernández roza la perfección, con una portada tremendamente llamativa mostrando la zona inferior del monumento más representativo de la capital francesa y que da nombre a esta expansión. Y las postales son una autentica preciosidad. Grandioso trabajo.

Y vamos cerrando. Eiffel es una expansión para París, la Cité de la Lumière que simple y llanamente aumenta el número de postales disponibles a la hora de configurar la partida, sin incorporar nuevos conceptos y/o elementos, manteniendo intactas las sensaciones de las partidas del juego base, para bien o para mal. Si eres un coleccionista completista y/o es un juego que ve mesa con mucha regularidad, esta expansión te resultará interesante. En caso contrario, no deja de ser un añadido que eleva la variabilidad, por lo que en la mayoría de los casos no será necesaria. A nivel de producción sigue manteniendo unos niveles de alta calidad. Por todo esto le doy un…

Aprobado

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

5 comentarios

  1. Totalmente en desacuerdo. Decir que no incluye novedades mecanicas no es del todo cierto porque las postales son parte de las mecanicas. Y hay unas cuantas nuevas e interesantes ideas en estas postales que pueden cambiar mucho la forma de jugar y la estrategia. Si el juego base es de sobresaliente para mi la expansion es igualmente de sobresaliente o como minimo de notable. La cantidad de combinaciones disponibles sube brutalmente además, aunque eso ya lo has dicho.

    1. Pero solo se justifica en el caso de que saques el juego mucho (o que quieras tenerlo todo). A mi me parece un gran diseño, pero no de sobresaliente.

      Y no, mecánicamente la expansión no altera el juego. La prueba la tienes en que si se hubiesen permutado todas las postales de la expansión por las del juego base, la explicación sería siendo la misma.

      Obviamente que las postales cambian la forma de jugar, por eso aumenta la variabilidad. Pero invertir en una expansión cuyo único fin es hacer que las partidas no se parezcan tanto entre si solo tiene sentido si llegas al punto de que las partidas te resultan repetitivas porque has visto una gran cantidad de combinaciones. Estamos hablando de que con el base tienes 495 combinaciones distintas. Si sacases el juego una vez a la semana, necesitarías mas de 9 años para haber jugado con todas las combinaciones posibles. Me cuesta pensar en una gran masa de usuarios con este ritmo de partidas.

      En la BGG el numero total de partidas logadas al base es de menos de 9000 desde que se publicó el juego. Si todas esas partidas se hubiesen puesto de acuerdo en ir probando combinaciones distintas, resultaría que cada combinacion se habría jugado solo 17 veces.

      Tal y como funciona esta afición, el número de combinaciones que permite el juego base es mas que suficiente para el tipo de juego que es. ¿Que ahora tienes mas? Sin duda, pero yo no puedo recomendar abiertamente una expansión cuyo objetivo creo que no va a aportar gran cosa a nivel de sensaciones a la mayoría de jugadores que tengan el base. De ahí el aprobado.

  2. Algo no cuadra en esta reseña: si todo lo que has hablado del juego positivo ¿Por qué luego la nota casi roza el suspenso? No lo entiendo

    1. Si has leido que todo lo que hay en la reseña es positivo, entonces o yo no me he expresado bien o tu no me has entendido. Mas allá de que aumenta la variabilidad y que está muy bien producido, ¿dónde está todo lo positivo? ¿Y por qué deduces que roza el suspenso si has entendido que todo es positivo?

  3. Muy buena reseña Ivan. He comprado la misma por ¨completista¨, ya que es un juego que en casa gusta muchísimo. Es muy bonito, agrega variabilidad, pero como tu dices acertadamente con tu comentario ¨…. La prueba la tienes en que si se hubiesen permutado todas las postales de la expansión por las del juego base, la explicación sería siendo la misma…¨. Coincido plenamente contigo. Mejor ejemplo no se puede dar de lo que esta expansión suma al juego base. En Argentina decimos, futbolísticamente hablando, «equipo que gana, no se cambia». Y ha así ha sido concebida esta expansión. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.