Reseña: Stellar

Introducción

¡El espacio! Durante milenios, los humanos se han maravillado con el cosmos. La astronomía moderna nos brinda información valiosa sobre lo que está sucediendo en el universo, pero todavía nos invade una sensación de asombro cada vez echamos un vistazo a la inmensidad que nos rodea.

Portada
Portada

Así se nos presenta Stellar, un diseño de Ben Pinchback y Matt Riddle, responsables de juegos como Pájaros Cantores, Fleet o Subastral. El juego fue publicado por primera vez en 2020 por Renegade Games en una versión en inglés. De las ilustraciones se encargan Tim Barton (Cosmic Frog, Cosmogenesis) y Janos Orban (Passing Through Petra, Embarcadero).

El juego no se encuentra publicado en español, por lo que tendréis que recurrir a la importación (aunque las cartas tienen texto, el juego es independiente del idioma). Permite partidas a 2 jugadores, con una edad mínima sugerida de 8 años y una duración aproximada de 30 minutos. El precio de venta al público es de 22€. Para esta reseña se ha utilizado una copia de la versión en inglés de Renegade.

Contraportada
Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.



Contenido

Dentro de una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 17,5×13×4 cm. (tamaño de caja estándar pequeña tipo Abluxxen o Fungi), nos encontramos con los siguientes elementos:

  • 101 Cartas (56×87 mm.):
    • 70 Cartas de Objetos Celestes
    • 24 Cartas de Telescopio
    • 5 Cartas de Suministro
    • 2 Cartas de Referencia
  • Bloc de Puntuación (de papel)
  • Reglamento
Contenido
Contenido

Mecánica

Stellar es un juego de cartas para dos en el que los jugadores deberán desarrollar un espacio de elementos astronómicos representados por cartas que muestran unas estrellas y un valor numérico en una estructura piramidal y, paralelamente, desarrollar un cuaderno de anotaciones. Cada jugador dispondrá de dos cartas en mano, así como una hilera de cinco cartas con posiciones numeradas. En cada turno, el jugador activo robará una de las cartas en la hilera y deberá jugar una carta de su mano en su zona del telescopio, ocupando un espacio libre y, si ya hay al menos una carta de ese tipo de cuerpo celeste, compartiendo un espacio adyacente a alguno ya colocado, o en su cuaderno de notas, colocando las cartas apiladas en tipos y ordenadas por valor. A continuación, el jugador tomará la carta del suministro cuyo valor corresponda al valor de la carta jugada en el paso anterior, y se colocará en el espacio contrario al ocupado en dicho paso. La partida finaliza cuando se completa el telescopio, y los jugadores anotarán puntos por cada tipo de cuerpo celeste, multiplicando el número de cartas consecutivas en valor en su cuaderno por el número de estrellas de las cartas de ese tipo de cartas en el telescopio. Además, habrá bonus por mayoría de valor en diversos niveles del telescopio y por tener al menos un cuerpo celeste de cada tipo.


Conceptos Básicos

Empecemos por las Cartas de Cuerpos Celestes. En el mazo encontraremos cartas de cinco tipos: cúmulos, agujeros negros, asteroides, lunas y planetas. En la esquina superior izquierda encontraremos un valor numérico comprendido entre el 1 y 5, aunque habrá unas cartas especiales que mostrarán un 0 y un 6. Debajo del valor y en la banda inferior encontraremos identificaciones del tipo de carta (junto con una pequeña descripción). En la esquina superior derecha encontraremos un conjunto de estrellas (de 1 a 3) que serán tenidas en cuenta dependiendo de la posición de la carta en la zona de juego. Es importante indicar que, a mayor número de estrellas, menor valor numérico y viceversa.

Cartas de Cuerpos Celestes
Cartas de Cuerpos Celestes

Pasemos a la zona de juego de cada contendiente. Esta estará formada por un Telescopio, representado por 12 cartas y formando una estructura piramidal de cinco filas (1 carta, 2 cartas, 2 cartas, 3 cartas y 4 cartas). En estos doce espacios cada jugador deberá jugar cartas de cuerpos celestes, teniendo en cuenta dos cosas. Por un lado, que estas filas se agrupan en tres niveles (primer nivel de 4 cartas, segundo nivel de 3 cartas y tercer nivel de 5 cartas) sobre los que los jugadores competirán por tener un mayor valor en cada uno de ellos. Por otro, los cuerpos celestes de un mismo tipo deberán estar conectados entre sí. Habrá una bonificación final si un jugador tiene presente los cinco tipos de cuerpos celestes en su telescopio. Paralelamente, a un lado del telescopio, cada jugador tendrá un cuaderno de anotaciones en el que irá jugando cartas. Al final de la partida, cada jugador anotará puntos sumando el número de cartas de cada tipo de valores consecutivos por el número de estrellas de esas cartas en el telescopio.

Telescopio
Telescopio

Durante la partida los jugadores tomarán cartas de un suministro en hilera con cinco posiciones, cada una identificada por una Cartas de Suministro con valores del 1 al 5. Estos valores serán importantes a la hora de tomar cartas, no siendo simplemente meros enumeradores.

Cartas de Suministro
Cartas de Suministro

Finalmente, tenemos un tipo de carta especial, los Satélites. Colocados en el telescopio solo serán tenidos en cuenta para las mayorías de los niveles, pero colocados en el cuaderno actuarán como comodín, pudiendo completar secuencias en cualquier tipo de colección de cuerpos celestes.

Satélites
Satélites

Con esto tenemos suficiente.


Preparación de la Partida

  1. Cada jugador recibe un conjunto de cartas de telescopio de su color (el reverso) y conforman la zona de juego.
  2. Se separan las 5 cartas iniciales de cuerpos celestes. Se mezclan y se reparten dos a cada jugador. De forma simultánea, cada jugador escoge cual de esas dos cartas se coloca en la carta superior de la zona de juego y cual va al cuaderno.
  3. La carta sobrante se mezcla con el resto del mazo.
  4. Se forma una hilera con las cartas de suministro.
  5. Se revela una carta del mazo para formar la hilera de suministro.
  6. Se reparten 2 cartas a cada jugador como mano inicial.
  7. Finalmente, se escoge aleatoriamente al jugador inicial.

¡Ya podemos comenzar!

Partida Preparada
Partida Preparada

Desarrollo de la Partida

Una partida de Stellar se desarrolla a lo largo de 11 rondas en las que cada jugador disfruta de un turno, comenzando por el jugador inicial.

El turno del jugador activo consiste en los siguientes pasos:

  1. Tomar una carta del Suministro. El jugador escoge cualquiera de las cinco cartas visibles y la añade a su mano. Ahora debería tener 3 cartas.
    • Si en el turno anterior el rival tomó una carta de satélite para añadirla a su mano, el jugador activo puede escoger descartar todas las cartas del suministro y reponer antes de escoger. En caso de agotarse el mazo, se baraja la pila de descarte y se vuelve a conformar el mazo.
  2. Colocar una de las cartas de su mano en su zona de juego. Hay dos opciones:
    • Colocarla en un espacio del telescopio. Si es la primera carta de ese tipo de cuerpo celeste, se podrá colocar en cualquier espacio. Si hay al menos una carta de ese tipo, deberá colocarse en un espacio adyacente a al menos una carta de dicho tipo. Si no es posible cumplir esta restricción, la carta se juega bocabajo en cualquier espacio libre. Un satélite se podrá colocar siempre en cualquier espacio, sin necesidad de estar adyacente a otro satélite.
    • Colocarla en el cuaderno. Se coloca en la columna correspondiente al tipo de cuerpo celeste. Si es un satélite, se puede dejar a un lado y colocar al final de la partida en el conjunto que más interese.
  3. El valor de la carta colocada determina qué carta del suministro debe colocarse en la zona contraria a la ocupada en el paso anterior (si se colocó en el telescopio, esta carta va al cuaderno y viceversa, cumpliendo las normas de colocación en el telescopio). Si ese espacio estuviese vacío (fue la carta escogida en el primer paso) o es una carta de valor 0/6, se roba del mazo.

Finalmente, se revelan cartas para reponer el suministro y el turno pasa al jugador contrario.

Detalle Referencia
Detalle Referencia

Fin de la Partida

La partida finaliza una vez ambos jugadores han completado sus telescopios. Se procede a la puntuación final. En este momento cada jugador puede reorganizar las cartas de satélite que tenga en su cuaderno. Cada jugador anota:

  • Por cada tipo de cuerpo celeste, suma el número de estrellas visibles en las cartas de su telescopio y las multiplica por el número de cartas que conforme la cadena de valores consecutivos más larga de ese mismo tipo en su cuaderno.
  • 10 puntos si el jugador tiene al menos una carta de cada uno de los cinco tipos de cuerpos celestes.
  • Para cada nivel, el jugador con mayor valor en cartas (independientemente del tipo) anotará 10 puntos. En caso de empate, ninguno de los jugadores recibe la bonificación.

El jugador con más puntos será el vencedor. En caso de empate, se comparte la victoria.

Detalle Bloc
Detalle Bloc

Opinión Personal

¿Sabéis cuando compráis un juego prácticamente a ciegas porque simplemente la portada os llama la atención y, de repente, os encontráis con algo que no esperabais? Pues justamente eso me pasó con este Stellar. Una compra por rellenar un pedido sin demasiadas expectativas y, sin embargo, partida a partida, ha ido ganándose un hueco en mi estantería. Vamos a ver qué tiene para haberlo conseguido.

En Stellar nos ponemos en el papel de un joven aspirante a astrónomo que, en noches despejadas, se dedica a observar por su telescopio la inmensidad del espacio, intentando avistar los cuerpos celestes, tomando notas en su cuaderno intentando, aumentando nuestros conocimientos para, posteriormente, presumir ante nuestros compañeros.

Detalle Telescopio
Detalle Telescopio

Mecánicamente nos encontramos con un juego con mecánicas principales de gestión de la mano, draft y colocación de losetas (aunque son cartas en este caso). Los jugadores alternarán turnos colocando cartas en dos zonas: el telescopio (una especie de pirámide de cinco filas, aunque realmente estaría dividida en tres niveles. El inferior de cuatro cartas, el intermedio de 3 y el superior de 5, en 1 fila de 1 y dos filas de 2) y el cuaderno (que simplemente serán cartas organizadas en columnas según los tipos),

Cada jugador buscará maximizar la puntuación final colocando cartas en estas zonas. Para ello, además de las dos cartas en mano que ya tiene al comienzo de cada turno, añadirá una tercera de una hilera con espacios numerados para, posteriormente, colocar una de las tres cartas de su mano en una de las dos zonas anteriores. Esto provocará que, automáticamente, aquella carta cuya posición numérica en el suministro coincida con el valor de la carta colocada vaya a parar a la otra zona, esto es, si colocamos en el telescopio la carta irá al cuaderno y viceversa. Si justamente ese espacio está libre, pues se robará del mazo.

A la hora de colocar las cartas en el telescopio habrá que cumplir ciertas restricciones de adyacencia, algo que generará más de un dolor de cabeza, pues la estructura de las cartas tiene mala baba. Pero antes tenéis que entender cómo funciona la puntuación. Al final de la partida los jugadores van a obtener puntos por dos vías principales. La primera es personal y dependerá de cada tipo de cuerpo celeste. Para ello lo que interesa es colocar en el telescopio cartas que muestren muchas estrellas y, en el cuaderno, conseguir la cadena de valores consecutivos para ese mismo tipo de carta más grande posible, ya que ambas cantidades se multiplicarán.

El otro elemento será competición directa con el rival, ya que cada nivel del telescopio proporcionará puntos al jugador cuyas cartas sumen un mayor valor. Y el valor de una carta es inversamente proporcional al número de estrellas que muestre. Así, las cartas de valor 1 mostrarán 3 estrellas, mientras que las de valor 5 solo mostrarán 1.

Detalle Cuaderno
Detalle Cuaderno

¿Veis la maldad del diseño? Por un lado hay en juego 30 puntos que nos llevará a intentar colocar valores lo suficientemente altos como para superar a nuestro rival. Y claro, de ganar un nivel a perderlo se genera un diferencial de 20 puntos (los que deja de ganar uno y los que gana otro). Además esto es información visible, por lo que continuamente estaremos evaluando cuanto suman las cartas en cada nivel de ambos telescopio intentando acotar qué valor es el más adecuado. Pero claro, por otro lado queremos maximizar los puntos por tipos de cuerpos celestes, lo que nos llevará a jugar cartas de valor bajo en el telescopio, provocando una indecisión continua con tan solo dos cartas en mano al comienzo de cada turno.

A esto hay que sumarle una bonificación general que reciben los jugadores por colocar al menos una carta de cada tipo de cuerpo celeste en el telescopio, lo que, unido a las restricciones de adyacencia (una carta de un tipo de cuerpo celeste debe colocarse adyacente a alguna de dicho tipo, salvo que sea la primera) generará un rompecabezas delicioso.

Pero es que encima la mecánica del turno tiene ese punto de juego combinacional que me encanta, ya los valores en mano van a determinar qué otra carta vamos a jugar en nuestra zona de juego. Me gusta ese momento de encadenar mentalmente los tres pasos buscando la mejor solución según lo disponible en el suministro, en la mano y el despliegue actual de cartas en nuestra zona de juego. Es de esos juegos que cada uno de los once turnos de los que se compone una partida se siente relevante, con repercusiones a varios niveles y con un punto de interacción intenso, teniendo que estar pendientes de qué tiene disponible el rival, qué le interesa y cómo podemos actuar para evitar que anote puntos, algo que puede ser incluso más efectivo que simplemente aumentar nuestro tanteador en una cantidad inferior.

Es cierto que aquí a lo mejor está el punto negativo del juego. Y es que siendo relativamente sesudo, es posible que el azar resulte determinante en ciertas ocasiones. Por ejemplo, que en nuestro turno ninguna de las cartas en el suministro nos resulte interesante, ya que lo óptimo es apostar por un par de tipos de cuerpos celestes para conseguir dos cadenas de valores consecutivos, y que no haya disponible ninguna carta de este tipo puede resultar bastante molesto, sobre todo si, al resolver el turno y reponer el suministro, aparezcan cartas que si encajen a nuestro rival.

Detalle Suministro
Detalle Suministro

Para paliar un poco este azar están las cartas de satélite, muy potentes en el cuaderno ya que funcionan como comodines que pueden ajustarse a medida que la partida se desarrolle. En el telescopio solo se tendrán en cuenta para su valor, lo que puede resultar diferencial en un momento dado en caso de no poder poner una carta que realmente tenga su peso en estrellas. Aun así, en un juego que tiene tantas sutilezas y que la interacción es más intensa de lo que uno podría esperar, que ocurra esto en una partida puede resultar bastante frustrante. Afortunadamente las partidas son cortas y, si sucede, pues se propone la revancha y listo Calixto.

Es de esos juegos que ven mesa fácilmente pues, aunque en pocas partidas uno ya entiende cómo debe jugar, es siempre muy agradable echar una partida. Eso sí, necesitaréis una mesa amplia, porque es de esos juegos que parecen expandirse (un pequeño mazo de cartas que acaba ocupando más espacio que algunos juegos de caja grande). Dentro de este tipo de juegos de corta duración para dos jugadores, es tremendamente satisfactorio.

Además viene a saldar una deuda que el mundo de la astronomía tenía (al menos conmigo) desde que Cosmogénesis supuso una pequeña decepción (aquí su tochorreseña), con ideas relativamente parecidas pero mucho mejor ejecutadas en el diseño que hoy nos ocupa. Por poner otro referente, tiene cositas de Arboretum (aquí su tochorreseña), aunque este es un juego mas relajado en cuanto a interacción se refiere (además de ser exclusivo para 2).

En cuanto a la producción, nos encontramos con unas cartas de buen gramaje, textura lista y respuesta elástica bastante adecuada. Las cartas no tienen marcos y muestran tonos muy oscuros, por lo que el enfundado es bastante recomendable para evitar que acaben marcadas. El reglamento está bien estructurado y no deja lugar a dudas.

Detalle Telescopio
Detalle Telescopio

Visualmente es una maravilla, con un estilo fotorrealista pero muy colorido. La curiosidad que aparece en cada carta le da un punto intelectual que le sienta bien al juego. Me quedo, sin duda, con una portada que transmite cómo las maravillas del universo pueden ser observadas desde nuestro querido planeta gracias a esa maravillosa rama de la física que es la óptica.

Y vamos cerrando. Stellar es un diseño para dos que encierra muchas más sutilezas de las que podría uno esperar. Once turnos en los que se toman decisiones relevantes de forma continua y en los que cada movimiento es crucial. Saber leer los intereses del rival y evaluar correctamente la mejor opción en cada momento será clave para alcanzar la victoria. Me gusta disyuntiva constante entre querer colocar cartas altas y cartas bajas en ambas zonas del juego para maximizar la puntuación. Y el puzle a la hora de ir rellenando la zona del telescopio también tiene su aquel debiendo aplicar ciertas normas. El desarrollo de estos turnos tiene, además, un enfoque combinacional que resulta realmente delicioso. La única pega que le encuentro es que el azar puede desequilibrar la balanza en partidas igualadas si, al reponer el suministro, el rival se ve beneficiado apareciendo cartas que le encajan, no ocurriendo lo mismo para el otro bando. Pero siendo un juego de corta duración, basta con proponer la revancha. Por todo esto le doy un…

Sobresaliente

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

15 comentarios

  1. Me dijiste hace un tiempo que era mejor (o que te gustó más) que el Subastral. A mí Subastral me gustó bastante. Así que este cuando lo saquen lo pillaré sí o sí y te haré caso.

  2. Oh, no esperaba que le pusieras un sobresaliente en este juego 😮 A nosotros nos gusta mucho, plantea muy buenas decisiones en poco tiempo y nos pasó similar a ti, lo adquirimos por la portada, aunque no sabíamos bien de que iba el juego (tenemos debilidad por juegos con temática del espacio). Subastral también nos gustó, aunque es más difícil poder tener una estrategia y el azar es más marcado, pero en ambos juegos su punto a favor es la corta duración que hace que se puedan jugar una o dos partidas. Saludos!

    1. Iba con la idea de ponerle un notable, pero a medida que redactaba la opinión, cada vez tenía mas claro que pocos juegos ofrecen tanto con tan poco en solo 11 turnos. Muchos elementos engarzados, decisiones constantes, un tema original. Es que no tengo apenas puntos en contra.

  3. Debo dejar de leer tus reseñas, ahora lo quiero comprar. Se agradece el amor en las descripciones de los juegos. Sin duda debes ser de los mejores reseñadores más allá de nuestro idioma. Saludos desde Valdivia Chile.
    Pd: lo dejé en el carrito de compras

    1. Jajaja, muchísimas gracias. Si al final te haces con una copia, vuelve y coméntanos qué te ha parecido.

  4. Ivan, esto no se hace… no estaba ni en mi radar. Reseña cosas menos interesantes que quiero reducir ludoteca o aumentarla!
    Ya fuera de coñas, gracias por traernos grandes reseñas de juegos no tan mainstream.
    Por cierto, Mencionas el cosmic frog, lo tienes en la ludoteca? o al menos jugado? A Tim Barton la verdad quelo conocia de antes pues sus diseños espaciales que son una pasada. Pasarse por su AsrtStation es obligado para amantes del espacio.

  5. Parece precioso este juego. Me recuerda al Santa Mónica porque igual que este, es un juego que no tenía en el radar pero me llamó la atención por la estética.

    ¿Comparándolos como quedan?: ¿nada que ver uno con otro? ¿Se pisan algo? Estoy pensando en regalarle al menos uno de ellos a la parienta, y de momento este va en cabeza por la mejor nota que le has dado.

    1. Mmmm, Stellar es mas filler pero también mas sesudo. A mi me gusta mas Stellar (además de que es mas barato y pequeñito xD)

  6. Hola, iMisut,

    ¡Vaya pequeño gran juegazo! Al principio puede parecer un poco lioso pero tras la primera partida le ves todo el potencial y lo bien que está hilado. Me lo pillé gracias a leer tu reseña y no me ha decepcionado en absoluto. Además que el tema y la estética me tienen enamorada.

    Veo por las crónicas jugonas que llevas tastando el Akropolis y el Floriferous. Ambos los tengo en mi radar. Teniendo varios fillers y juegos de colocación de losetas (son mi estilo de juego favorito), ¿crees que vale la pena comprarlos?

    Muchas gracias como siempre,

    Sara

    1. Floriferous me parece que está muy bien pensado y si te llama, ve a por el que creo que te encajará bien. Akropolis a lo mejor se puede quedar en tierra de nadie, pero tengo que darle mas partidas.

Responder a Toche Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *