Reseña: A Dance of Spiders

Introducción

Las arañas bailan en el escenario tejido con telarañas. Se mueven rápidamente, anudando y modificando los caminos por los que transitan. ¡Solo aquellos que se detengan e interrumpan el baile serán derrotados!

Portada
Portada

Así se nos presenta A Dance of Spiders, diseñado por Yusuke Sato (TimeBomb, Tempel des Schreckens, SHIBUYA). El juego fue publicado por primera vez en 2021 en XV Games dentro de su línea de abstractos en bolsa en una versión en inglés e italiano. Del diseño gráfico se encarga Jonathan Panada (Greener, Vivaldi).

No se encuentra publicado en español, por lo que tendréis que recurrir a importación (el juego es completamente independiente del idioma, a excepción del reglamento). Permite partidas a 2 jugadores, con una edad mínima sugerida de 7 años y una duración aproximada de entre 5 y 10 minutos. El precio de venta es de 15€. Para esta reseña se ha utilizado una copia de la versión en inglés/italiano de XG Games, que la propia editorial nos ha cedido amablemente.

 

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.



Contenido

Dentro de una bolsa de terciopelo, de dimensiones 16×22 cm. (medida estándar de los bagstracts de XV Games), encontramos los siguientes elementos:

  • 2 Peones de Araña (de madera)
  • 22 Fichas de Nudo (de madera)
  • Reglamento
Contenido
Contenido

Mecánica

A Dance of Spiders es un abstracto en el que cada jugador controla a una araña que se desplaza por un tablero de varios cuadrados concéntricos conectados por las perpendiculares y las diagonales. En cada turno, el jugador debe desplazar su peón cualquier número de casillas teniendo que ejecutar un cambio de dirección a través de casillas libres. En el punto en el que se realice el cambio de dirección se coloca una ficha que bloqueará el paso. La partida finaliza cuando un jugador no pueda completar este movimiento, perdiendo la partida.


Conceptos Básicos

Comencemos con el Tablero-Bolsa. Este muestra una estructura de tres cuadrados concéntricos que se encuentran conectados mediante sus puntos cardinales y diagonales.

Tablero-Bolsa
Tablero-Bolsa

Sobre este tablero se desplazarán dos Peones de Arañas, uno por jugador. Estos peones se desplazarán entre los puntos de estos cuadrados utilizando las conexiones, teniendo en cuenta que una casilla ocupada no permite el tránsito.

Peones de Arañas
Peones de Arañas

Al desplazar una araña, habrá que realizar obligatoriamente un cambio de sentido. En el punto en el que ocurra ese cambio se deberá dejar una Ficha de Nudo, que actuará como una barrera y no permitirá cruzar por dicho punto.

Fichas de Nudo
Fichas de Nudo

Con esto tenemos suficiente.


Preparación de la Partida

  1. Se coloca el tablero-bolsa en el centro de la mesa.
  2. Se dejan a un lado las fichas de nudos.
  3. Se colocan los dos peones de araña en la casilla central. Cada jugador escoge un color.
  4. Finalmente, se escoge el jugador inicial de forma aleatoria, cuyo peón se coloca encima del otro.

¡Ya podemos comenzar!

Partida Preparada
Partida Preparada

Desarrollo de la Partida

Una partida de A Dance of Spiders se desarrolla a lo largo de un numero indeterminado de turnos alternados por los jugadores, comenzando por el jugador inicial.

En cada turno, el jugador activo debe desplazar su peón de araña hasta una nueva posición. El desplazamiento debe consistir en dos movimientos rectilíneos de cualquier número de posiciones con un cambio de dirección entre ambos, con excepción del primer movimiento de cada araña, que consistirá en ocupar una de las ocho posiciones del cuadrado interior. En el punto en el que se realice el cambio de dirección se debe colocar una ficha de nudo. Este desplazamiento no podrá realizarse a través de puntos ocupados, ya sea por el peón de araña rival o por las fichas de nudo.

Tras esto pasa el turno al jugador contrario.


Fin de la Partida

La partida finaliza cuando un jugador no puede realizar el desplazamiento completo (los dos movimientos con el cambio de dirección), perdiendo la partida (ganará su rival).


Opinión Personal

Hoy analizamos uno de estos curiosos juegos de la editorial XV Games que se ha hecho un pequeño hueco dentro con una propuesta original como es la de empaquetar sus juegos en bolsas de terciopelo que actúa como tablero del mismo. Vamos a ver qué tal se comporta este A Dance of Spiders no sin antes agradecer a XV Games la cesión de la copia que posibilita esta tochorreseña.

En A Dance of Spiders tomaremos el control de una pequeña araña que, junto a su rival, tejerán una araña intentando mantener un delicado equilibrio. En cada turno, el jugador activo deberá desplazar su peón realizando dos movimientos rectilíneos (de uno o dos pasos), debiendo realizar un cambio de dirección entre ambos. Dicho de otra forma, los dos movimientos rectilíneos no pueden ser paralelos y deben formar un ángulo.

Detalle Partida
Detalle Partida

En el punto en el que se realiza el cambio de dirección se deposita una ficha de nudo que, básicamente, actúa como un elemento de bloqueo, ya que impide el tránsito de las arañas por dicho punto.

El objetivo de cada jugador es intentar mantenerse en la tela de araña el máximo número de turnos posible, ya que si un jugador es incapaz de realizar los dos movimientos, su araña se caerá de la tela y perderá la partida.

Como veis, estamos ante uno de esos abstractos en el que cada jugador desplaza un único peón con un doble objetivo. Por un lado, intentar bloquear al rival para que no pueda resolver su turno. Y por otro, intentar realizar el movimiento menos restrictivo posible para uno mismo, ya que es bastante sencillo incurrir en autobloqueos.

Es un juego sencillo en reglas y con la profundidad justa como para que las partidas resulten relativamente entretenidas, aunque estas van a finiquitarse en un santiamén, ya que, a medida que se vayan bloqueando los espacios por los cambios de dirección que vayan efectuando los jugadores, el margen de maniobra irá reduciéndose hasta llegar al desenlace.

Me gusta la secuencia combinacional que un jugador establece en su mente a la hora de intentar colocar ciertos bloqueos y dejar su araña bien posicionada para un turno posterior, algo que no es especialmente complicado al no existir tantas opciones de movimiento desde una posición dada, ya que, como mucho, una araña podrá desplazarse en cuatro direcciones (lo que supondría que la araña ocupa uno de los cuatro puntos cardinales del cuadrado intermedio).

Detalle Partida
Detalle Partida

En este sentido hay que entender la importancia vital de las esquinas, ya que son las que una mayor cantidad de opciones permiten al estar en un punto que ya supone un cambio de dirección si se alcanza mediante otro movimiento. A medida que estas esquinas vayan quedando bloqueadas, el rango de desplazamiento irá mermándose a velocidad de vértigo.

Esto permite que los jugadores analicen de forma relativamente ágil las posiciones a la hora de resolver cada turno, pudiendo incluso calcular todas las opciones y escoger la que parece más adecuada. Es por eso que tal vez habría funcionado de forma ideal con un cuarto cuadrado concéntrico. Es cierto que esto alargaría la partida, pero creo que permitirá generar un nivel de tensión interesante.

El principal problema de A Dance of Spider es que, a pesar de todas las virtudes anteriormente expuestas, es un diseño que no termina de dejar poso. Es de esos juegos que se resuelven en tan pocos turnos que acaba por no generar la suficiente tensión durante la partida como para que se quiera sacar con cierta asiduidad a mesa. Dentro de la propia línea de abstractos de XV ya hay varios que le ganan por un par de cuerpos de distancia, como podrían ser KuniUmi o Mijnlieff. Es cierto que es preferible este corto desarrollo a juegos que se pueden alargar de forma tediosa como Quoridor, con el que compartiría mecánicas.

Detalle Partida
Detalle Partida

En cuanto a la producción, el uso de una bolsa de terciopelo como empaquetado principal es una decisión muy arriesgada, porque al estar expuesta al polvo, tendremos que utilizar algún elemento protector (yo uso bolsas zip de gran tamaño, aunque también se podrían guardar en alguna caja). En este caso, además, como los elementos que se colocan sobre el tablero no tienen demasiado peso, los pliegues de la bolsa pueden resultar generar cierta incomodidad. Los elementos de madera, de buena densidad y corte, muestran formas ya vistas. El reglamento está bien estructurado y no deja lugar a dudas. Y visualmente solo se pude hablar de la serigrafía sobre la bolsa, que al menos es atractiva.

Y vamos cerrando. A Dance of Spiders es un abstracto con mecánica principal de movimiento entre puntos que resulta entretenido y las partidas tienen una duración muy ajustada. .Tanto que este aspecto se comporta como virtud y defecto a la vez, ya que apenas hay tiempo material para que la partida alcance un grado de tensión suficiente como para querer sacarlo a mesa con cierta asiduidad. Los cálculos combinacionales no son especialmente complejos y permiten un análisis de cada turno sin necesidad de emplear demasiado tiempo en él. Tal vez un tablero con un cuarto cuadrado habría alcanzado el punto justo. Por todo esto le doy un…

Aprobado

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

Deja un comentario