Reseña: Okavango

Introducción

¡El río Okavango está casi seco, y los animales de la sabana africana se mueren de sed! Sois guardabosques de la reserva natural cercana, y tenéis la importante tarea de formar grupos de animales y conducirlos hasta un delta de este fértil río, o hasta alguno de los diferentes abrevaderos. Como guardabosques ¿seréis capaces de restaurar el equilibrio natural y vencer la batalla por el agua potable? ¡Los animales cuentan con vosotros!

Portada

Así se nos presenta este Okavango, un diseño de Wolfgang Kramer y Michael Kiesling, responsables de juegos como Torres, Tikal, Mexica o Abluxxen. El juego fue publicado en 2018 por Jumbo en una edición en alemán. De las ilustraciones se encarga Paco Corachan Iriarte, siendo esta su primera experiencia en el mundo de los juegos de mesa.

El juego se encuentra publicado en nuestro país por Diset (adquirida por Jumbo) en una edición en español y catalán (aunque el juego es completamente independiente del idioma). Permite partidas de 2 a 4 jugadores, con una edad mínima sugerida de 10 años y una duración aproximada de unos 45 minutos. El precio de venta al público es de 34,99€. Para esta tochorreseña se ha utilizado una copia de la versión de Diset, que la propia editorial nos ha cedido amablemente.

Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.

Ir a la Opinión Personal

 

Contenido

Dentro de una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 26,7×26,7×6,4 cm. (caja de dimensiones similares a Tak), encontramos los siguientes elementos:

  • 2 Losetas de Río Okavango (de cartón)
  • 88 Losetas de Animales (8 de cada tipo) (de cartón)
  • 6 Losetas de Guardabosques (de cartón)
  • 4 Peones de Puntuación (de madera)
  • 8 Losetas de Abrevadero (de cartón)
  • 3 Losetas de Delta (de cartón)
  • 4 Pantallas de Jugador (de cartón)
  • Tablero de Puntuación (de cartón)
  • Bolsa (de tela)
  • Loseta de Jugador Inicial
  • Reglamento
Contenido

 

Mecánica

En Okavango los jugadores interpretamos el papel de guardabosques con la misión de redistribuir a los animales por grupos para que puedan beber en los abrevaderos y en los deltas del río Okavango, el cual se está secando. Existen 11 tipos de animales representado con losetas. Cada tipo de animal tiene asociado un valor comprendido entre 1 y 11. Los jugadores comenzarán con una mano de losetas de animales y, en cada turno, podrá colocar un grupo de un mismo tipo de animal en un abrevadero o un grupo de animales distintos en un delta, teniendo en cuenta que el grupo de animales deberá ser de mayor tamaño (sin importar el valor) o, en el caso de los abrevaderos, también pueden ser de igual tamaño, pero de un mayor valor (al ser un único tipo de animal). El jugador tomará los animales que se encontrasen previamente en la localización y los añadirá a su mano, además de robar nuevos animales del Okavango. Cada emplazamiento muestra espacios de color oscuro y claro. Un jugador anotará los puntos indicados en la localización cuando coloque animales y no queden casillas claras libres. Estas localizaciones quedarán bloqueadas cuando se completen, y la partida finalizará cuando no queden casillas claras en ninguna localización.

 

Conceptos Básicos

Empecemos con las Losetas de Animales. En juego tendremos 88 losetas de 11 tipos de animales (suricato, flamencos monos, gacelas, cebras, jirafas, ñus, elefantes, leopardos, rinocerontes y leones). Cada uno de estos animales tendrá asociado un valor entre 1 y 11, existiendo 8 losetas de cada tipo de animal. Estas losetas se deberán jugar en grupos, bien del mismo tipo de animal, bien de animales distintos para poder colocarlos en los distintos emplazamientos para que beban.

Losetas de Animales

Existen un tipo adicional de losetas, los Guardabosques, que funcionan como comodín (muestran un valor X). Un guardabosque puede actuar como una loseta de animal. Estos guardabosques, si ya están sobre el tablero, podrán ser sustituidos por los jugadores para recuperarlos a su reserva.

Losetas de Guardabosques

Los jugadores esconderán las losetas en su poder tras una gran pantalla. Estas pantallas permiten reorganizar las losetas para ir formando grupos sin que los rivales conozcan al cien por cien las posibilidades de un jugador.

Pantalla

El primer emplazamiento en el que se pueden colocar animales son los Deltas. Hay tres losetas de deltas con 4, 5 y 6 casillas. Estas casillas pueden ser de color claro u oscuro. Sobre la última casilla de color claro y sobre las oscuras aparece una cantidad de puntos de victoria que los jugadores pueden obtener. Una vez se complete un delta, este se secará, volteándose y no pudiendo volver a introducir animales en él. En los deltas los jugadores deberán introducir grupos de animales distintos entre sí.

Deltas

El segundo emplazamiento son los Abrevaderos. Son losetas que muestran entre 4 y 9 casillas (también claras y oscuras) con un valor de puntuación en la zona superior. En este caso, los jugadores deberán introducir grupos de animales de un mismo tipo, y puntuarán cuando no queden casillas blancas visibles.

Abrevaderos

Para llevar la cuenta de la puntuación los jugadores disponen de un tablero alargado con casillas numeradas del 0 a 49.

Tablero de Puntuación

Sobre este tablero se desplazarán unos meeples de colores para anotar los puntos obtenidos durante el turno.

Peones

Finalmente, tenemos las losetas del Okavango, que funciona a modo de suministro y de donde los jugadores podrán tomar animales en función de cuantos hayan colocado en su turno. Posteriormente, el río se repondrá con nuevos animales para que siempre haya disponible la misma cantidad (salvo que se agote la reserva de losetas de la bolsa).

Okavango

Con esto tenemos suficiente.

 

Preparación de la Partida

  1. Se colocan en el centro de la mesa las losetas del río Okavango acopladas, las 3 losetas de delta del Okavango y los 8 abrevaderos, ordenados por puntuación.
  2. Se introducen todas las losetas en la bolsa y se saca de la bolsa una por cada delta y abrevadero (si se extrae un guardabosque, se devuelve a la bolsa) y se coloca en la primera casilla de cada uno.
  3. Se coloca a un lado el tablero de puntuación.
  4. Cada jugador escoge un color y recibe una pantalla y un peón, que se coloca en la casilla de valor cero del tablero de puntuación.
  5. Cada jugador roba 13 losetas de la bolsa y las coloca tras su pantalla.
  6. Se escoge al jugador inicial de forma aleatoria y se le entrega la loseta de mascara de jugador inicial.

¡Ya podemos comenzar!

Partida Preparada

 

Desarrollo de la Partida

Una partida de Okavango consta de un número indeterminado de rondas. En cada una de estas rondas, comenzando por el jugador inicial y continuando en el sentido de las agujas del reloj, cada jugador disfrutará de un turno.

Cada turno se compone te cuatro pasos (uno opcional):

  1. Intercambiar 1 Loseta de Guardabosque (opcional). Si hay una o mas losetas de guardabosque colocadas sobre deltas y/o abrevaderos, el jugador puede intercambiar 1 de ellas (y solo una) por el animal correspondiente, pudiendo utilizar dicha loseta en el siguiente paso o reservarla para un turno posterior. Las opciones son:
    • Delta: cualquier animal que no esté presente en el abrevadero.
    • Abrevadero: una loseta del mismo tipo de animal que hay en la localizacion.
  2. Desplazar animales para que beban. El jugador forma un grupo de animales y los lleva a un emplazamiento, llevando tras su pantalla los animales que previamente se encontrasen en dicho lugar (recordemos que los guardabosques se pueden jugar sustituyendo animales). Aquí se abren dos opciones:
    • Mover un grupo de animales distintos a un delta con al menos un animal más que el grupo actual en el delta.
    • Mover un grupo de animales de un mismo tipo a un abrevadero con al menos un animal más que el grupo actual en el abrevadero, o bien con el mismo número de animales, pero de un valor superior.
  3. Anotar Puntos: si en el delta o en el abrevadero en el que se ha colocado el grupo no quedan casillas claras, el jugador anota los puntos correspondientes:
    • En el abrevadero se anotan tantos puntos como se indica en la parte superior del mismo.
    • En el delta se anotan los puntos de la última casilla cubierta por una loseta del grupo. Si el delta se ha ocupado completamente, este quedará seco. Se devuelven todas las losetas del delta a la bolsa y se voltea la loseta del delta.
  4. Recoger animales del río. Finalmente, el jugador puede tomar un animal o grupo de animales de un mismo tipo, colocando las losetas tras su pantalla. Las posibles elecciones dependerán del grupo de animales desplazados en el primer paso:
    • Si se movió un grupo a un delta, el jugador solo podrá tomar un grupo de animales del mismo tipo cuyo número de losetas sea inferior al número de losetas del grupo jugado.
    • Si se movió un grupo de animales a un abrevadero, el jugador podrá tomar un grupo de animales del mismo tipo cuyo número de losetas sea inferior al número de losetas del grupo jugado (sin importar el valor) o bien un grupo con exactamente el mismo número de losetas del grupo jugado, pero de un valor inferior.

Tras el turno, se debe reponer el Okavango, robando tantas fichas de la bolsa como sean necesarias para que en el río haya 13 fichas. Si la bolsa se vacía, ya no se repondrá mas el Okavango.

Alternativamente, un jugador podría pasar y robar una loseta del Okavango (incluso aunque no se encuentre sola) y no realizar ninguno de los pasos anteriores en su turno.

Tras esto, el turno pasa al jugador de la izquierda.

Detalle Loseta Jugador Inicial

 

Fin de la Partida

La ronda final se activa cuando, tras el turno de un jugador, no queda ninguna loseta blanca disponible en los abrevaderos ni en los deltas. Se completa la ronda y el jugador con mayor cantidad de puntos de victoria será el vencedor. En caso de empate, se comparte la victoria.

Detalle Río

 

Opinión Personal

Creo que es indudable el gran crecimiento que ha experimentado el mundo de los juegos de mesa moderno. Hablando desde un punto de vista empresarial. Hasta hace no mucho, este mundo de los juegos modernos era un nicho reducido donde muy pocos se adentraban y menos aún comenzaban una ludoteca de dimensiones destacables. Asmodee vio el filón y comenzó una ofensiva empresarial jamás vista, comprando todo sello relevante que se precie para ampliar horizontes. Ahora ya no resulta tan extraño encontrarnos Catan o Carcassonne en las estanterías de grandes superficies en nuestro país. Siguiendo esta línea, Diset, absorbida por otro sello de peso como es Jumbo, ha decidido establecer una línea de eurogames intentando conseguir su espacio, recurriendo incluso a autores de reconocido prestigio, como es el caso de Okavango, el juego que hoy nos ocupa y al que agradecemos la cesión de la copia al grupo Jumbodiset que ha posibilitado esta tochorreseña.

En Okavango tomamos el papel de guardabosques de la sabana africana. Una terrible ola de calor está dejando seco el Okavango, y los animales se mueren de sed, ya que no hay espacio para todos en el espectacular río de Botsuana. Nuestra no será otra que reconducir a las distintas manadas a deltas o abrevaderos para que sacien su sed y logren sobrevivir.

Detalle Pantalla

Esta es el punto de partida que han escogido los yayos Kramer y Kiesling para ofrecer un peso medio-ligero que casi roza el filler en el que el objetivo de los jugadores será ir conformando grupos de animales para poder colocarlos en los distintos emplazamientos disponibles antes de que “se agoten”. En la ribera del Okavango encontraremos once tipos de animales, cada uno con un valor numérico asociado en función de su posición en la escala, desde el inofensivo suricato (con un uno) hasta el rey de la selva, el león (con un 11). Estas losetas las iremos acumulando tras nuestra pantalla para, al comienzo de cada uno de nuestros turnos, intentar puntuar desplazándolas en grupo.

Existen dos tipos de emplazamientos. Por un lado, los deltas, en los que los grupos deberán ser de animales distintos. Y por otro, los abrevaderos, donde los grupos deberán de ser del mismo tipo de animal. Cada vez que logremos colocar un grupo en un emplazamiento, todas las losetas previamente colocadas pasarán a nuestro control (independientemente de si logramos puntuar o no). Adicionalmente, también robaremos nuevas losetas del Okavango (suministro). La cantidad de losetas robadas dependerá del tamaño del grupo y, en caso de jugar en un abrevadero, del valor del tipo de animal del grupo. Así, turno a turno, lo que intentaremos es lograr desplegar jugadas más numerosas con el objetivo de ir cubriendo los abrevaderos y los deltas para ir anotando la mayor cantidad de puntos de victoria, teniendo en cuenta, además, las losetas que vamos a conseguir al ocupar un determinado espacio (tanto de la propia localización como del suministro en función de lo que haya disponible).

Y no tiene más. Comienzas con una mano de losetas probablemente bastante dispersa y te las tienes que apañar para ir soltando lastre y congregando grupos cada vez más importantes de animales para poder ejecutar jugadas más potentes. Seguro que este sistema os suena a otro diseño de la Doble K. Sí amigos, el eje central del juego tiene un sabor reconocible a… ¡Abluxxen! (aquí su tochorreseña). La idea es la misma, esto es, intentar convertir una mano normalmente poco interesante mediante turnos en los que iremos realizando jugadas relativamente simples para, mediante el robo del suministro o a otros jugadores, ir formando grupos de valores para pisar el acelerador y cerrar la partida.

Detalle Puntuación

En ese sentido, Okavango y Abluxxen son dos gotas de agua. Pero ahí no finalizan las similitudes. Como en el juego de los linces, aquí también tendremos un comodín que podrá utilizarse mejorar el margen de maniobra de los jugadores. También es muy similar la distribución de los valores. En ambos juegos tenemos 8 copias por valor, por lo que es más o menos sencillo llevar la cuenta de cómo están los grupos y de quién es el jugador que tiene esas losetas que nos faltan para poder ocupar ese abrevadero de grandes dimensiones.

¿Son entonces Okavango y Abluxxen dos juegos iguales con distinto soporte? Pues no. Y es que, desgraciadamente, en este Okavango los buenos de Wolfgang y Michael han decidido eliminar la componente que realmente hacía fabuloso a uno de los mejores fillers de los últimos años. Hablo de la interacción. En Abluxxen los jugadores podían anular la última jugada de rivales bajando un grupo de cartas del mismo tamaño, pero de valor superior, dejando a elección del jugador en turno si robar dichas cartas o pasar esa decisión al jugador en “atacado” (que podía descartarlas y robar del suministro o mantenerlas). Este ataque podía, además, ser simultaneo a varios jugadores si todos ellos, como última jugada, dispusieron un grupo de cartas del mismo tamaño que el que acaba de bajar el jugador activo, pero de valor inferior. Esos momentos son, sencillamente, épicos.

Pues, como digo por desgracia, esto desaparece al establecer una zona común que no pertenece a los jugadores, esto es, los abrevaderos y los deltas. Si, la idea es la misma, pero ya no “fastidiamos” a nadie cuando realizamos una jugada. Al colocar nuestras losetas sobre un abrevadero o un delta, lo que buscamos es puntuar. Lo que ocurra después ya escapa a nuestro control, pues el grupo de animales ya no nos pertenece.

Detalle Abrevadero

Esto provoca que Okavango se convierta en una especie de carrera por ver quien anota más puntos antes de que los emplazamientos se agoten. Obviamente, los primeros en caer serán los deltas, mas fácil de rellenar al exigir grupos de animales distintos. Una vez colapsen, quedará la competición por ver quien consigue reunir los mayores grupos de animales para ir arañando puntos en los abrevaderos. Pero, como digo, cualquier atisbo de interacción ha quedado borrado teniendo como punto de partida esa maravilla de filler que es Abluxxen. Y, en mi opinión, esto es una mala noticia. Ahora nos encontramos con un diseño relativamente plano que, sí, puede resultar agradable a jugadores ocasionales, pero que a la mayoría se le quedará muy corto. Solo lo vería viable como juego de iniciación para aquellos que buscan un entretenimiento ligero que no dé pie a conflictos durante las partidas.

La escalabilidad es tal vez uno de los pocos aspectos en los que Okavango puede salir vencedor en la lucha con Abluxxen, ya que, al restar esa gran carta interactiva, el juego no se siente especialmente distinto al cambiar de número de jugadores. Otra cosa ya es la rejugabilidad, pues una vez apreciados los patrones, las ganas de sacarlo a mesa decrecerán de forma importante.

Pasemos a la edición. Aquí hay que darle muy buena nota a la editorial, pues el acabado del juego es de nivel. El cartón es de un grosor considerable y de una resistencia más que adecuada. A destacar las fantásticas pantallas que ya quisieran tener la mayoría de juegos que utilizan este elemento. El reglamento está aparentemente bien redactado. Sin embargo, cuando llegas a unos de los ejemplos, te percatas de que parecen haberse olvidado de explicar correctamente el funcionamiento de los guardabosques. Un desastre.

Detalle Delta

A los pinceles tenemos a un nuevo ilustrado que se adentra en este mundillo. El trabajo de Paco, sin ser especialmente llamativo (el tema no deja mucho lucimiento), sí que es más que efectivo. La portada no me termina de entusiasmar, pero las losetas si tienen un gran acabado, con un estilo casi fotorrealista que encaja muy bien con el diseño. Me gustaría ver más colaboraciones suyas.

Y vamos cerrando. Okavango es un peso medio-ligero, casi filler, que toma los conceptos de diseños anteriores de los autores para rebajarlos en intensidad. Un juego simpático al que, sin embargo, se le agotará la mecha muy pronto. Puede funcionar bien como juego ligero para grupos ocasionales, pero poco más. A destacar el nivel de producción, que esperemos que se mantenga en futuros títulos en esta nueva vía para una editorial de tanto peso. Por todo esto le doy un…

Aprobado

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

Deja un comentario