Reseña: Takenoko, Chibis

Introducción

La época de apareamiento de los pandas comienza en marzo y se extiende hasta mayo. En cautividad, el panda macho tiene un suministro casi ilimitado de bambú gracias al esfuerzo denodado del jardinero real, por lo que vive despreocupado. Sin embargo, durante el periodo de celo, la panda hembra pierde todo el apetito y pone todo su empeño en conquistar el corazón del plantígrado compañero para dejar que la vida se abra camino. En general los pandas tienen una cría cada dos años, aunque de vez en cuando ocurren excepciones. Si cuidar de un bebe panda es difícil… ¡imagina cuidar a nueve!

Portada

Así se nos presenta este Takenoko: Chibis, la primera expansión para Takenoko, diseñada por el autor del juego base, Antoine Bauza (7 Wonders, Ghosts Stories) y Corentin Lebrat (Diavolo, Open Sesame). La expansión fue publicada en 2015 por Bombyx. De las ilustraciones se encargan Nicolas Fructus (Takenoko, BattleLore, Kemet), Picksel (Takenoko) y Yuio (Takenoko, Rockwell, Nautilus).

La expansión se encuentra publicada en nuestro país por Asmodee Ibérica, aunque es completamente independiente del idioma (a excepción del reglamento). Mantiene los mismos parámetros que el juego base, esto es, de 2 a 4 jugadores, con una edad mínima sugerida de 8 años y una duración aproximada de unos 45 minutos. El precio de compra recomendado es de 20€. Para esta reseña se ha utilizado una copia de la edición en francés de Bombyx.

Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.

Ir a la Opinión Personal

 

Contenido

Dentro de una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 14,5×28,7×4,8 cm. (caja rectangular alargada como las expansiones de Five Tribes), encontramos los siguientes elementos:

  • 6 Losetas de Jardín (de cartón)
  • 17 Secciones de Bambú (de madera)
  • 9 Losetas de Pandas Bebé (de cartón)
  • 18 Cartas de Objetivo (44×68 mm.)
  • Miniatura de Panda Hembra (de plástico)
  • Reglamento
Contenido

 

Mecánica

Si no conocéis el juego base os recomiendo que os paséis por la tochorreseña correspondiente, ya que se hacen referencia a muchos conceptos explicados en ella. Esta expansión incluye, además de nuevos objetivos, una nueva miniatura de panda (hembra) que irá al encuentro del panda macho para poder procrear y así conseguir los valiosos pandas bebés, que, además de puntos de victoria, proporcionan beneficios inmediatos.

 

Conceptos Básicos

Empecemos con los nuevos tipos de losetas de jardín. Todas tienen en común que muestran un símbolo de panda hembra en una de las esquinas del hexágono. Cada loseta tendrá asociado un efecto.

Losetas de Jardín

Seguimos con la miniatura de la Panda Hembra. Esta miniatura inicialmente no se colocará sobre el tablero, sino que entrará en juego cuando una de las losetas de jardín se añade al juego (colocándose sobre dicha loseta). Esta miniatura se podrá desplazar alternativamente a la miniatura de Panda del juego básico, con la diferencia de que está miniatura no comerá bambú, sino que tendremos que lograr que la pareja de pandas coincidan en un hexágono, siendo la panda hembra la que se desplace hacia el panda macho, y no al revés.

Panda Hembra

Estos encuentros permitirá a la pareja procrear (entregando bambú para la cena romántica previa a ñiki-ñiki), naciendo así los Pandas Bebé. Hay 9 pandas bebés, 3 de cada color. Cada uno de estos pandas bebés proporcionarán 2 puntos de victoria al final de la partida. Adicionalmente, existen 3 efectos, cada uno asociado a un bebé de cada color, que se activará en el momento de nacer el pequeño plantígrado.

Pandas Bebés

Por último se incluyen nuevos objetivos en las tres categorías:

  • Para los objetivos de jardín se incluyen patrones de número de losetas irrigadas de un mismo tipo (independientemente de su posición), y patrones que exigen que una loseta sea de las incluidas en la expansión, esto es, con el símbolo de panda hembra.
  • Para los objetivos de panda se incluyen cartas que exigen pocos segmentos de bambú pero requieren que el panda macho se encuentre en un estanque para poder completarlos.
  • Para los objetivos de jardinero se incluyen carta que exigen un determinado número de tallos con altura mínima pero sin restricciones en altura máxima y objetivos que exigen tallos de distintas alturas.
Nuevos Objetivos

Con esto tenemos suficiente.

 

Preparación de la Partida

A la preparación básica del juego se añaden los siguientes pasos:

  1. Se mezclan las nuevas losetas de jardín con las del juego base.
  2. Se mezclan las nuevas cartas de objetivo con las del juego base.
  3. Se forma una reserva con los pandas bebés.
  4. Se deja a un lado del tablero la miniatura de la panda hembra.

¡Ya podemos comenzar!

 

Desarrollo de la Partida

El desarrollo de la partida se ve alterado en los siguientes puntos:

  • Al ejecutar una acción de colocar loseta de jardín, si la loseta escogida muestra un símbolo de panda hembra, la miniatura de panda hembra deberá colocarse sobre esta nueva loseta, independientemente de donde se encontrase inicialmente (fuera del tablero o en otra loseta).
  • Al ejecutar la acción de panda, el jugador pude optar por desplazar a la panda hembra si ésta se encuentra en el tablero. La panda hembra no come bambú, sino que debe intentar coincidir con el panda macho en una loseta. Si esto ocurre, pueden procrear entregando una sección de bambú y escogiendo una loseta de panda bebé del color del bambú entregado (siempre que queden en el suministro). En función de la loseta escogida, se activa un efecto de forma inmediata (no se puede aplicar más tarde):
    • Tomar una ficha de mejora del suministro.
    • Tomar una pieza de irrigación del suministro.
    • Devolver una carta de objetivo y robar otra (no tiene por qué ser del mismo tipo).

 

Fin de la Partida

La detonación del final de la partida no sufre ninguna variación. Así, cuando un jugador cumpla al menos tantos objetivo

 

Variantes

Estas variantes se pueden aplicar directamente sobre el juego básico:

  • Gourmet: el panda no puede comer la base de los tallos.
  • Diversidad: al final de la partida, por cada set de tres objetivos de distinto tipo el jugador recibe 3 puntos de victoria.

 

Opinión Personal

Takenoko es uno de esos juegos familiares que más adeptos posee dentro de la afición sobre todo gracias a su espectacular y adorable despliegue. ¿Quién puede resistirse a un juego con un oso panda que se dedica a comer bambú? Bambú qué crece sobre el tablero con una impresionantes piezas de madera. Pero, desgraciadamente, como juego, queda lejos de la perfección. Es por ello que muchos esperábamos como agua de mayo una expansión que complementase el diseño original. Diseño original del que aquí tenéis su tochorreseña, por si no lo conocíais.

El mayor defecto de Takenoko es, sin duda, su elevada dependencia del azar para ser un eurogame familiar. Y es que, cuando todos los jugadores tienen el mismo nivel, el tanteador de un jugador va a quedar marcado por las cartas de objetivo que le vayan tocando. Habrá cartas que costarán una vida completarlas mientras que otras, por la disposición del tablero, se podrán completar con una simple acción. Esto provocaba que los jugadores tuviesen especial gusto por los objetivos de panda, los más asequibles, en contraposición de los de jardineros, que requieren alcanzar cierta situación sobre el tablero. Pues bien, la expansión está orientada casi en su totalidad a resolver este problema.

En primer lugar tenemos a los famosos chibis, los pandas bebés. Estos osos revoltosos y adorables ofrecerán una vía alternativa de puntos de victoria, así como un efecto puntual, en el que destaca el de poder obtener una loseta de mejora del suministro, reduciendo la influencia del azar también en este aspecto de cara a completar objetivos de jardinero con alguna mejora específica. Recordemos que en el juego base sólo se pueden conseguir si en la tirada de dado del comienzo de turno resulta un valor específico. Si no teníamos suerte, no llegábamos ni a oler estas fichas, por lo que sería imposible completar dicho objetivo.

Los otros dos efectos son, aparentemente, menos interesantes, pero en un momento dado pueden resultar vitales, ya que recibir una pieza de irrigación o poder deshacerse de un objetivo inalcanzable puede suponer la diferencia entre la victoria y la derrota.

Para poder conseguir procrear el juego añade a la adorable panda hembra. Esta miniatura entrará en juego cuando se coloque alguna de las nuevas losetas de jardín, y su funcionamiento será distinto al del panda macho. Al desplazarla, buscaremos hacer que coincida con el plantígrado del juego base para “fabricar” un retoño, empleando un segmento de bambú que determinará el color de pequeño (habrá que escoger de entre los disponibles). Los encuentros en sentido contrario, esto es, que el macho se cruce con la hembra no provocará encuentros en la dimensión del amor. El panda gordinflón sólo piensa en deglutir bambú de todos los colores.

Hablando de las losetas de jardín. Éstas también son especiales y cada una aporta un efecto interesante enfocado a equilibrar la dificultad a la hora de completar objetivos. Por un lado tenemos las 3 losetas de templo, que hacen crecer bambú en todas las losetas irrigadas del color correspondiente, independientemente de la adyacencia. Luego tenemos el jardín Kamis, sobre la que crecerán 3 tallos de bambú, uno de cada color. También se incluye un segundo estanque que irrigará automáticamente todas las losetas adyacentes. Y por último la cabaña del jardinero, que permite, al colocar al jardinero sobre ella, robar un objetivo de cada tipo y escoger cuál mantener (los otros dos se devuelven).

También se compensa el juego con la incorporación de nuevos objetivos. Obviamente, los objetivos de panda son más complicados, ya que exigen dos secciones de colores distintos y, además, requieren que el panda macho se encuentre en un estanque (obligando a emplear una acción en desplazar al panda y no recibir nada a cambio). Los objetivos de jardín aumentan en variedad, ya que se añaden patrones de cantidad (que haya un cierto número de losetas de jardín irrigadas, independientemente de su posición) o con posición específica de alguna de las nuevas losetas. Y los objetivos de jardinero ganan en libertad, ya que se incluyen objetivos que requieren un determinado número de tallos con una altura mínima pero sin importar la altura máxima, así como otros que exigen varios tallos de alturas diversas.

Detalle Panda

Por último, el reglamento añade dos variantes que, en mi opinión, son de obligada aplicación y que se pueden utilizar directamente en el juego básico, ya que no requieren ningún elemento de la expansión. Especialmente la de los sets de objetivo, que bonifica el acumular conjuntos de tipos de objetivos distintos, lo que favorece el completar objetivos diversos y no decantarse siempre por los de panda a la hora de robar nuevas cartas. La otra variante, la de las bases incomibles, le añaden un punto de complejidad, ya que bloquean las losetas a la hora de añadir mejoras y cuesta más comer bambú, haciéndose imprescindible el trabajo del jardinero y poniéndole ciertas trabas al plantígrado devorador de bambú.

En cuanto a la producción, se mantienen la buena factura del juego básico, incluyendo, además, unas cuantas secciones de bambú de cada color para no quedarse cortos en caso de aplicar la variante de los tallos. Habría sido de sobresaliente si los pandas bebés también hubiesen sido miniaturas, pero entonces el precio de la expansión se hubiese disparado. Tendremos que conformarnos con las funcionales fichas circulares. La única pega que se puede poner en este aspecto es un posible cambio de tonalidad en el reverso de las cartas de objetivo y las losetas de parcela. Es cierto que durante la partida es imperceptible, pero algún jugador con visión laser podría detectar en los mazos o en la pila que la carta o loseta superior es o no de la expansión. El reglamento es claro y no deja lugar a dudas.

Y vamos cerrando. Takenoko: Chibis es una expansión clave para elevar el nivel del que, probablemente, sea el familiar más precioso que podemos añadir a nuestra ludoteca. Variabilidad, dificultad modulada y reducción de un azar que se convertía en determinante cuando los jugadores dominan el diseño. Una expansión necesaria y que sube de calificación al conjunto. Por todo esto le doy un…

Notable

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

Deja un comentario