Reseña: OsoPark

Introducción

Tu ciudad ha decidido construir un nuevo parque de osos… ¡Y tú has sido contratado para construirlo! Como el bienestar de los animales y la creación de un hábitat apropiado para ellos es algo importante para ti, vas a construir grandes recintos y guaridas. Sin embargo, no es tan fácil como parece encajar todas las piezas de este parque en el terreno que te han dado, así que una buena gestión del espacio es necesaria para sacar el máximo provecho y traer los animales más impresionantes a tu parque, donde construirás las increíbles y valiosas estatuas de oso. ¿Serás el mejor constructor de parques?

Portada

Así se nos presenta este OsoPark, un diseño de Phil Walker-Harding, responsable de, por ejemplo, Cacao, Imhotep, Sushi Go! o Dungeon Raiders. El juego fue publicado en 2017 por Mayfair Games y Lookout Games en ediciones en inglés y alemán. Posteriormente ha sido localizado a varios idiomas más. De las ilustraciones se encarga el recurrente Klemens Franz, responsable del aspecto de juegos como Agricola, Snowdonia, Orleans o Isla de Skye.

El juego se encuentra publicado en nuestro país por Maldito Games (aunque el juego es completamente independiente del idioma). Permite partidas de 2 a 4 jugadores, con una edad mínima sugerida de 8 años y una duración aproximada de entre 30 y 45 minutos. El precio de compra recomendado es de 30 €. Para esta reseña se ha utilizado una copia de la edición en español de Maldito Games, que nos ha cedido amablemente la propia editorial.

Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.



Contenido

Dentro de una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 27,5×19×6,5 cm. (tamaño estándar rectangular mediana tipo Race for the Galaxy o Cacao), nos encontramos los siguientes elementos:

  • 16 Solares, 4 de ellos con entrada (de cartón)
  • 52 Zonas Verdes (de cartón):
    • 16 Zonas de Restauración
    • 10 Zonas de Recreo
    • 10 Aseos
    • 16 Ríos
  • 12 Recintos (de cartón)
  • 28 Guaridas (de cartón):
    • 7 Guaridas de Oso Polar
    • 7 Guaridas de Oso Panda
    • 7 Guaridas de Oso del Gobi
    • 7 Guaridas de Koala
  • 16 Estatuas de Oso (de cartón)
  • 30 Losetas de Objetivo (de cartón)
  • Tablero de Suministros (de cartón)
  • Reglamento
Contenido

Mecánica

OsoPark es un juego familiar de puzles en el que cada jugador deberá conformar un parque de osos mediante la colocación de piezas que representan los distintos espacios del parque (zonas verdes, servicios, ríos, guaridas, reservas y ornamentos), proporcionando puntos solo algunas de ellas. En un turno, el jugador deberá colocar una pieza de su reserva personal sobre sus solares y recibirá nuevas piezas en función de los símbolos que cubra con la pieza colocada. Finalmente, si cubre completamente un solar o cumple alguno de los objetivos, recibirá una bonificación. El jugador con más puntos será el vencedor.


Conceptos Básicos

Empezaremos por los Solares. Estos representan el espacio disponible para cada jugador a la hora de conformar su parque. Cada jugador comenzará con un solar especial que muestra una entrada al parque, añadiéndole posteriormente hasta 3 losetas de solar más. Estas losetas de solar, independientemente de si muestran puerta (loseta inicial) o no, tienen las mismas dimensiones, 4×4 casillas. Estas casillas pueden mostrar terreno virgen o bien un símbolo, según el cual se desencadenará un efecto cuando lo cubramos con una pieza (de las que hablaremos más adelante). Existen 5 símbolos: carretilla verde, hormigonera, excavadora, equipo de trabajo y foso acordonado. Este último símbolo es el único que funciona de forma distinta a los demás, no pudiéndose cubrir esta casilla con las piezas normales, sino que se completará con una pieza especial una vez que se hayan cubierto el resto de casillas del solar. Cada vez que se adquiera un nuevo solar este deberá colocarse adyacente a al menos otro solar, haciendo coincidir sus bordes y con la única restricción de no poder colocar un solar más abajo de la puerta de entrada del parque. Dicho de otra forma, los solares nuevos se podrán colocar hacia la izquierda, hacia la derecha o hacia arriba.

Solares

Durante la partida los jugadores irán obteniendo una serie de piezas que serán las que irán colocando sobre los solares. Estas piezas deben entrar a formar parte de la reserva personal del jugador antes de poder ser colocadas. Si un jugador no dispone de piezas en su reserva al comienzo de un turno tendrá que emplear el turno en conseguir una de las piezas básicas, de las que hablaremos justo a continuación.

Detalle Suministro

Las Zonas Verdes son las piezas básicas de OsoPark. Son losetas que simplemente sirven para rellenar los espacios del parque y poder activar los símbolos de las casillas cubiertas. Existen cuatro tipos de piezas:

  • Aseos, de dimensión 1×1.
  • Zona Recreativa, de dimensión 1×2.
  • Zona de Restauración, de dimensión 1×3.
  • Río, formando una L de 3 casillas.
Zonas Verdes

Las Guaridas serán el primer tipo de pieza que proporcione puntos. El juego incluye cuatro tipos de guarida, una para cada tipo de animal y con una forma concreta que cubrirán 4 casillas: oso polar (forma de T con tonos azules), oso del Gobi (casilla cuadrada 2×2 con tonos amarillos), oso panda (zigzag con tonos grises) y koala (L con 3 casillas por un lado con tonos verde oscuro). Estas serán las primeras piezas que muestren un valor numérico de puntos de victoria, aunque este será decreciente, de forma que, cuanto antes consigamos una de estas piezas, mayor valor poseerá.

Guaridas

Por otro lado, tenemos los Recintos que, al igual que las guaridas, están adaptados a un tipo de animal (osos panda, osos del Gobi, osos polares y koalas), con la diferencia de que cada pieza de recinto tendrá una forma y valor únicos, pudiendo ser reclamadas por un único jugador.

Recintos

Las Estatuas de Oso son dichas octogonales de dimensión 1×1 que se obtendrán cada vez que completemos un solar, esto es, hayamos cubierto todas sus casillas a excepción del foso, casilla en la que se colocará la estatua de oso obtenida. Estas fichas muestran un valor de puntos de victoria comprendido entre 2 y 16.

Fichas de Estatua de Oso

Todas estas piezas se desplegarán sobre un tablero de suministro que muestra diversos espacios para ubicarlas.

Tablero de Suministro

Por último, el juego incluye unas losetas de objetivo que los jugadores deberán intentar completar lo antes posible cumpliendo ciertos patrones. Para cada objetivo habrá disponibles 3 losetas, cada una con un valor de puntos de victoria distinto, siendo mayor cuando antes se reclame la loseta.

Objetivos

Con esto tenemos suficiente.


Preparación de la Partida

  1. Se despliega el tablero de suministro en el centro de la mesa.
  2. Se coloca un numero de losetas verdes dependiente del número de jugadores (las no utilizadas se devuelven a la caja):
    • 10 Aseos para cualquier número de jugadores.
    • 10 Zonas de Recreo para cualquier número de jugadores
    • 8/12/16 Zonas de Restauración para 2/3/4 jugadores
    • 8/12/16 Ríos para 2/3/4 jugadores
  3. Se colocan determinadas guaridas en cada espacio del tablero de suministro (en una pila con valores descendente, estando la de mayor valor arriba de la pila y la de menor valor abajo) según el número de jugadores (las no utilizadas se devuelven a la caja):
    • Para 2 Jugadores las que muestren los valores 2, 4 y 6.
    • Para 3 Jugadores las que muestren los valores 2, 3, 4, 5 y 6.
    • Para 4 Jugadores se colocan todas las guaridas.
  4. Se forma una pila con las fichas de estatua de oso en orden decreciente (la de mayor valor arriba de la pila y la de menor valor abajo). Según el número de jugadores se utilizarán unas determinadas losetas (el resto se devuelven a la caja):
    • Para 2 Jugadores las fichas de valor 2, 4, 6, 8, 10, 12, 14 y 16.
    • Para 3 Jugadores: 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13 y 14.
    • Para 4 Jugadores se utilizan todas las fichas de estatua de oso.
  5. Se colocan los recintos en el tablero de suministro, cada uno en su espacio reservado.
  6. Cada jugador recibe una loseta de solar con entrada, escogiendo la nacionalidad de su parque.
  7. Las 12 losetas de solares sin entrada se mezclan y se separan en 2 pilas de 6 losetas, que se dejan a un lado del tablero de suministro.
  8. Se escoge al jugador inicial (el que haya visitado más recientemente un parque con animales). Cada jugador recibirá unas piezas iniciales para conformar, comenzando por el jugador inicial y continuando en el sentido de las agujas del reloj:
    • El primer jugador recibe un aseo.
    • El segundo jugador recibe una zona de recreo.
    • El tercer jugador recibe una zona de recreo.
    • El cuarto jugador recibe una zona de restauración.
  9. Finalmente, se escogen 3 objetivos y se colocan las 3 losetas en 3 pilas ordenadas de forma decreciente (la de mayor valor en la parte superior de la pila y la de menor valor en la parte inferior).

¡Ya podemos comenzar!

Partida Preparada

Desarrollo de la Partida

Una partida de OsoPark consta de un número indeterminado de turnos alternados por los jugadores (comenzando por el jugador inicial y continuando en el sentido de las agujas del reloj).

El turno de un jugador consta de 4 pasos:

  1. Colocar una Loseta. El jugador debe colocar una loseta de su reserva en su tablero cumpliendo las siguientes normas:
    • No se pueden cubrir los espacios de foso.
    • La loseta no puede sobresalir de las losetas de solar (aunque si pueden colocarse entre dos o más solares).
    • La loseta no puede solaparse con otra.
    • La loseta debe colocarse adyacente a al menos una loseta ya colocada en el parque, compartiendo lado de al menos una casilla. Únicamente la primera pieza colocada en el primer turno de cada jugador podrá colocarse en cualquier lugar del solar inicial.
    • Las losetas se pueden girar y voltear.
      • Si el jugador no dispone de losetas que pueda colocar en el parque tendrá que pasar, recibiendo una loseta de zona verde del suministro. En este caso, el turno termina inmediatamente y no se procede con los siguientes pasos.
  2. Resolver Iconos. Se resolverán los iconos de las casillas de los solares que han sido cubiertos con la pieza colocada en el paso anterior. Existen cuatro posibilidades:
    • Carretilla Verde: el jugador toma una loseta de zona recreativa (aseo, zona de recreo, zona de restauración o rio) y la coloca en su reserva personal.
    • Hormigonera: el jugador toma la loseta superior de una de las pilas de losetas de guarida y la coloca en su reserva.
    • Excavadora: el jugador toma una de las losetas de recinto y la coloca en su reserva.
    • Equipo de Obras: el jugador toma el solar de la parte superior de una de las dos pilas de solares y lo coloca adyacente a alguno de sus solares, de forma que los bordes de los mismos queden alineados. No se puede colocar un solar de forma que quede por debajo de la entrada. Solo se podrán tener 4 solares, por lo que el tercer icono de equipo de obras no se tendrá en cuenta
  3. Colocar una Estatua de Oso. Si el jugador ha completado un solar, tomará la ficha de estatua de oso de mayor valor disponible (situada en la parte superior de la pila de fichas de estatuas de oso) y la colocará en la casilla de foso.
  4. Reclamar Objetivos. Si el jugador cumple la condición indicada en el objetivo, tomará la loseta de mayor valor disponible de dicho objetivo. Si el jugador ha cumplido varios objetivos con la pieza colocada en el turno actual, podrá reclamar todos ellos.

Tras esto, el turno pasa al jugador de la izquierda.

Detalle Parque

Fin de la Partida

El final de la partida se detona tras el turno de un jugador que consiga completar su parque, disponiendo de un turno más el resto de jugadores.

También puede finalizar si un jugador no puede añadir ninguna loseta a su parque. En este caso la partida finalizaría inmediatamente tras verse el jugador obligado a pasar.

Ahora los jugadores suman los puntos de su parque:

  • Puntos mostrados en las piezas y estatuas de oso del parque.
  • Puntos de las losetas de objetivo.

El jugador con más puntos de victoria será el vencedor. En caso de empate ganará aquel que sume un mayor valor con las piezas de su reserva. Si se mantiene la igualdad, los jugadores comparten la victoria.


Variantes

  • Variante del Foso: durante su último turno los jugadores ignorar la limitación de los fosos, pudiendo colocar una pieza sobre ellos. Sin embargo, al hacerlo, no se recibirá ficha de estatua de oso, aun completando el solar.
  • Sin Objetivos: no se colocan objetivos al comienzo de la partida y los jugadores solo anotaran los puntos de las piezas sobre sus solares.

Opinión Personal

Aquí estamos con una nueva tochorreseña. En esta ocasión volvemos a tener bajo el microscopio un diseño de Phil Walker-Harding, el autor australiano que con su buen hacer se ha ganado, al menos para mí, un espacio en ese selecto grupo de diseñadores a los que siempre hay que prestar atención. El señor Walker-Harding tiene un pequeño don, que es conseguir tomar ideas que ya han funcionado en otros títulos, darles un pequeño giro de tuerca (normalmente simplificando el asunto) y consiguiendo títulos familiares que ven mesa con facilidad y rara vez dejan insatisfecho. Ahí tenemos Sushi Go! (aquí su tochorreseña), Cacao (aquí su tochorreseña) o Imhotep (aquí su tochorreseña). Ahora se atreve con los juegos de puzles, de moda desde que Uwe Rosenberg cosechase un gran éxito con su Patchwork (aquí su tochorreseña). Vamos a ver, pues, como se desenvuelve este OsoPark, no sin antes volver a agradecer a Maldito Games la cesión de la copia que hace posible la avalancha de palabras que viene a continuación.

Detalle Suministro de Recintos

Como hemos dicho, probablemente OsoPark no existiría si en su día Uwe Rosenberg no pusiese patas arriba el mercado de los juegos para dos con su Patchwork. Un juego aparentemente sencillo y sin mucha historia en el que había que intentar completar un tablero cuadriculado con unas piezas de tetris que, para adquirirlas y colocarlas, exigían satisfacer un doble coste en botones (que funcionaban como monedas y puntos de victoria) y tiempo (que delimita la duración de la partida). Sin embargo, a medida que le caían partidas, se le encontraban matices, sobre todo gracias a esa gestión doble del tiempo y los botones, así como por la bonificación de ser el primero en completar una región de determinadas dimensiones que podía ser decisiva de cara al recuento final.

Tal fue el éxito que el propio Uwe Rosenberg se plagió a si mismo (¡Oh, sorpresa!) y publicó en 2016 el inefable Cottage Garden (aquí su tochorreseña), que prometía ser un Patchwork para hasta cuatro jugadores y resultó ser una sosez descafeinada carente de decisiones. En este punto es donde hace acto de aparición nuestro querido Phil para triunfar donde Uwe Rosenberg fracasó, aunque comercialmente el juego de los jardines no parece haber ido mal, tanto que se va a convertir en una trilogía. Esperemos que el resto de títulos de esa trilogía ofrezcan algo más que el primero.

Detalle Suministro de Recintos

OsoPark viene a ser lo que un Cottage Garden que sí funciona adecuadamente, esto es, un juego familiar de puzles de 2 a 4 jugadores, con su pizca de decisiones interesantes, su chorreoncito de interacción y una duración contenida (marca de la casa Walker-Harding). Así que vamos a proceder son su análisis pormenorizado.

Para empezar, los jugadores se encuentran con el proyecto de una reserva natural de osos que deberá conformar haciendo uso de una serie de piezas con las que ir cubriendo los espacios de sus solares. Para ello previamente deberán haber acumulado estas piezas en la reserva personal, pudiendo colocarlas en turnos posteriores. La forma de obtener estas piezas será cubrir ciertas casillas de los solares en las que se muestran símbolos asociados a cada tipo de pieza (zonas verdes, guaridas y recintos), además de existir un símbolo que permite conseguir nuevos solares con los que expandir el terreno sobre el que colocar piezas.

El objetivo no será otro que ir completando estos solares, cubriendo todas sus casillas menos una, el foso, sobre el que se colocará una ficha de estatua de oso que proporciona una importante cantidad de puntos de victoria. Adicionalmente, a modo de guía, se incluyen unos objetivos que bonificarán a los jugadores si consiguen completarlos. Estos objetivos exigirán conformar ciertos patrones sobre el parque o colocar una determinada cantidad de piezas de tipos concretos.

Y poco más. Parece realmente simple ¿verdad? Pues cuidado, que os podéis llevar alguna sorpresa. La primera, y más importante, es la gestión de los tiempos. En OsoPark no tenemos un recurso que controlar, pero sí una reserva personal, por lo que la primera meta a corto plazo es lograr mantener un flujo más o menos estable de piezas para no perder un turno para robar una pieza básica. Esto ya, desde el primer turno, exige a los jugadores trazar cierta proyección de cómo va a ser su parque.

Detalle Parque

Proyección que, por encima de todo, debe atender a los objetivos. Así que, de entrada, ya desde la primera pieza colocada, tenemos que pensar qué piezas vamos a ir necesitando y cómo van a encajar en los solares. A esto tenemos que sumarle la urgencia por ser los primeros en llegar a reclamar los elementos puntuables. Las guaridas, fichas de estatua de oso y objetivo estarán siempre disponibles para los jugadores (o casi) pero tienen el curioso detalle de ir disminuyendo en valor de puntos de victoria a medida que los jugadores van retirando piezas del suministro, mientras que los recintos, las piezas más espectaculares, directamente son únicas.

En esta proyección, además, hay que intentar maximizar el espacio cubierto por las piezas, es decir, intentar no generar huecos que requieran piezas menores en cuanto a zonas verdes. Un poco de matemáticas tontunas. Si prestáis atención, cada recinto ocupa exactamente cinco casillas, las guaridas cuatro casillas y las zonas verdes de una a tres casillas. No lo he dicho (al menos en la opinión), pero el final de la partida se detona tras el turno de un jugador que consigue completar su parque, colocando su cuarta ficha de estatua de oso. Como vamos a colocar 3 solares adicionales al inicial, cada jugador va a poder robar la misma cantidad de piezas, esto es: 3 recintos (una excavadora por solar), 8 guaridas (2 hormigoneras por solar) y 9 zonas verdes (3 carretillas en el solar inicial más 2 carretillas por cada solar adicional). Es decir, por nuestra reserva van a pasar 20 piezas. 20 piezas con las que tenemos que intentar cubrir 60 casillas (15 por solar) lo antes posible, esto es, de forma óptima.

Así con los 3 recintos cubriríamos 15 casillas, con las 8 guaridas cubriríamos 32 casillas y las 13 casillas restantes tendríamos que rellenarlas con zonas verdes (mínimo 5 piezas). Aquí es donde está la optimización. No utilizar las 8 guaridas y los 3 recintos es perder puntos. Puntos que, encima, perderemos utilizando losetas de zonas verdes que no proporcionan puntos (salvo que sean necesarias para algún objetivo) y que, además, cubren menos espacio, es decir, aumentarán el número de turnos necesarios para completar el parque.

Detalle Hormigonera

Y ya que los hemos mencionado, los objetivos no harán más que dificultar aún más esta planificación. ¿Veis que no es tan trivial? Por si no fuese suficiente, hay que contar con el resto de jugadores. Sí amigos, existe una potente interacción indirecta, aunque más circunstancial que otra cosa. Es decir, un jugador rara vez tomará una pieza del suministro porque considere que perjudica a un jugador. Lo hará pensando única y exclusivamente en sus intereses. La única planificación posible en este sentido es a la hora de cumplir los objetivos y completar los solares, ya que, si tendremos la opción de analizar las opciones de nuestros rivales para su siguiente turno y, con ello, evaluar si algún elemento deseado por nosotros puede desaparecer entre turno y turno. Pero más de una vez, especialmente a la hora de reclamar los recintos, algún jugador se nos adelantará y nos romperá los esquemas, así que mucho cuidado con dejar formas de piezas esperando a conseguir el recinto de turno, no vaya a ser que algún malandrín quiera jugarnos una mala pasada.

Con esta parrafada espero que hayáis podido comprobar cómo, con una mecánica prácticamente calcada, OsoPark me parece un magnifico juego familiar de puzles mientras que Cottage Garden un diseño para olvidar. Muy pocas reglas, intuitivo al máximo y apto para toda la familia, desde los más pequeños que se divertirán encajando piezas y gruñéndole a los divertidos osos, hasta los más creciditos que se esfuercen en alcanzar el grado máximo de optimización.

Alguno me preguntará si, teniendo Patchwork, ¿tiene cabida en la ludoteca? Pues yo diría que sin ninguna duda. En primer lugar, porque OsoPark admite hasta cuatro jugadores, y esto lo convierte en un familiar que puede ver mesa más fácilmente. Ahora, si es solo para jugarlo a dos, entonces tal vez sí que puedan solapar, y, en ese caso, teniendo que elegir, me seguiría quedando con Patchwork. Pero, independientemente, OsoPark me parece una muy buena adquisición que escala genialmente, aunque es cierto que como más se disfruta es con cuatro participantes en la mesa que provoquen una mayor competición por las losetas.

Detalle Guarida de Osos Polares

La variabilidad de las partidas está asegurada, no ya solo por los distintos patrones que podamos ir formando con los solares y las piezas, sino por la combinación de objetivos resultantes que nos obligue a orientar nuestra planificación en un sentido u otro. Esto facilitará su salida a mesa, factor potenciado por su duración ajustada. Y es que una partida a OsoPark con cuatro participantes no debería llevar más de 45 minutos.

La única pega que se le podría poner es que, de entrada, puede resultar demasiado simple y carente de decisiones. Pero, como ya he dejado claro, nada más lejos de la realidad. Hay que intentar ver más allá para no caer en estas sensaciones. Bueno, eso, y que no resultará de especial interés a aquellos a los que los juegos de puzles no les entusiasmen. Pero ante esto no se puede hacer nada.

Pasemos a la edición. Aquí, como suele ser habitual con los productos de Mayfair y Lookout, nos encontramos con unos elementos de cartón de gran calidad, con un grosor y una resistencia más que interesantes, sobre todo teniendo en cuenta que son piezas que van a estar encajando y desencajando de continuo. Y poco más, porque todos los elementos son de cartón. Resulta curioso como han aprovechado parte del troquel para conformar un inserto en forma de cruceta que permite organizar los elementos en tres departamentos, aunque creo que resulta más incómodo de guardar que sin ello. El reglamento es claro, aunque deja un pequeño resquicio para la duda en cuanto a la colocación de nuevos solares, ya que la imagen que usan de ejemplo muestra un parque con los solares en una situación 2×2, cuando el reglamento indica que la única restricción para los solares es que no sobrepasen la puerta hacia abajo, pudiendo llegar a colocar una fila de cuatro solares si quisiésemos.

A los pinceles tenemos al hiperactivo Klemens Franz. Ilustrador con sello propio que provoca pavor con sus portadas, y la de este OsoPark no es una excepción, aunque si navegamos un poco y nos encontramos con el boceto inicial, la portada definitiva no nos parecerá tan desastrosa. En cuanto a los componentes aquí el señor Franz demuestra por qué tantos editores le contratan. El tablero de suministro y las piezas están repletas de detalles y guiños que consiguen un juego vistoso una vez desplegado en mesa. Aunque lo de haber metido a los koalas como osos… ¿no conoce los osos pardos?

Detalle Ficha de Estatua

Y vamos cerrando. OsoPark es un familiar de puzles que funciona perfectamente con una duración de partida muy ajustada. Con una mecánica realmente sencilla (colocar piezas sobre un tablero que permite robar nuevas piezas al cubrir ciertos iconos) los jugadores deben hacer gala de un nivel de planificación importante, siendo disfrutable por todo tipo de jugadores. Lo peor que se puede decir del juego es que en primeras partidas puede parecer demasiado simple. Por todo esto le doy un…

Notable

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

2 comentarios en «Reseña: OsoPark»

Deja un comentario