Reseña: Zooloretto

Introducción

Cada jugador es el dueño de un parque zoológico. Los jugadores consiguen puntos atrayendo a tantos visitantes a sus zoos como sea posible. Para lograrlo, deben conseguir grupos de animales iguales. Si un jugador consigue obtener muchos animales para su zoológico, deberá considerar si merece la pena ampliarlo. Una vez que los recintos están llenos, los animales necesitan entrar en los establos y el jugador pierde puntos. Los pequeños puestos de venta cerca de los recintos garantizan un número mínimo de visitantes. El jugador con el mayor número de puntos gana el juego.

Portada

Así se nos presenta este Zooloretto, un diseño de Michael Schacht, responsable de juegos como Hansa, China, Mondo o Richelieu. A su vez, este juego es una reimplementación y ampliación de Coloretto. El juego se publicó por primera vez en 2007 por Rio Grande Games (en inglés) y ABACUSSPIELE en una versión multilenguaje (holandés, inglés, alemán, francés e italiano). Se convirtió en el ganador del Spiel des Jahres de 2007. De las ilustraciones se encarga el equipo Design/Main, un grupo de artistas entre los se encuentra el propio Michael Schacht. Algunos juegos cuyo arte ha corrido a cargo de este grupo son Patrician, Gold!, Crazy Race o Gods.

El juego no se encuentra editado en nuestro país, por lo que tendréis que tirar de importación si queréis haceros con una copia (el juego es completamente independiente del idioma a excepción del reglamento). Permite partidas de 2 a 5 jugadores, con una edad mínima sugerida de 8 años y una duración aproximada de 45 minutos. El precio de compra recomendado es de 40,5 €. Para esta reseña se ha utilizado una copia de la edición de ABACUSSPIELE.

Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.

Ir a la Opinión Personal

 

Contenido

En una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo), con dimensiones 29,7×29,7×7,1 cm. (caja cuadrada estándar tipo Catan o Ticket to Ride), nos encontramos con los siguientes elementos:

  • 5 Tableros de Zoo (de cartón)
  • 5 Tableros de Expansión (de cartón)
  • 5 Camiones de Reparto (de madera)
  • 30 Monedas (de madera)
  • Disco Rojo de Pila Final (de madera)
  • 5 Tarjetas Resumen (de cartón)
  • 112 Losetas Cuadradas (de cartón):
    • 88 Losetas de Animales (11 de cada uno de los 8 tipos de animales)
    • 12 Losetas de Puestos de Venta (3 de cada uno de los 4 tipos)
    • 12 Losetas de Moneda
  • 16 Fichas Redondas de Cría (2 de cada uno de los 8 tipos de animales)
  • Reglamento
Contenido

 

Mecánica

En Zooloretto tomaremos el control de un zoo que recibe periódicamente camiones con los ejemplares que ocuparan los recintos. Durante la ronda, en su turno, un jugador deberá elegir entre tres posibles acciones: sacar una loseta de la bolsa y colocarla en un camión, tomar un camión con al menos una loseta, o ejecutar una acción especial utilizando monedas. Al final de la partida se recibirán puntos en función de la ocupación de los recintos, así como de aquellos ejemplares que tengan que quedarse en el establo por falta de recintos disponibles.

 

Conceptos Básicos

Empecemos con el Tablero de cada jugador. Este representa un zoo con una serie de recintos en los que se podrán albergar animales, con una cantidad variable de espacios cuadrados. En cada uno de estos recintos solo podrán colocarse ejemplares de una misma especie (aunque el juego incluye mecanismos para desplazar a los animales de sitio). Además, se muestran 2 valores numéricos separados por una barra junto a un numero de monedas. Estos valores representan el número de puntos de victoria que se obtienen al final de la partida en función de la ocupación del recinto (la cifra de la izquierda es si no hay huecos, y la de la derecha es si solo resta un hueco por ocupar), mientras que el número de monedas será el que se obtenga si se consigue completar el recinto. En la zona inferior central se encuentra el establo, donde se podrán ubicar animales que no puedan ser colocados en ningún recinto. Y, por último, cada recinto muestra uno o dos espacios para ubicar puestecillos. Adicionalmente, cada jugador puede expandir su tablero con un recinto adicional con un coste de 3 monedas.

Tablero

El objetivo fundamental de los jugadores será completar los recintos de sus tableros acumulando losetas de Animales. El juego incluye 8 especies: flamencos, monos, elefantes, leopardos, camellos, osos panda, cebras y canguros. Cada loseta muestra un ejemplar de una de estas especies y, opcionalmente, puede indicarse su sexo (macho o hembra).

Animales

El género de los animales es relevante a la hora de colocarlos en los recintos, ya que, si logramos juntar una pareja de una misma especie, automáticamente, nacerá una cría que, a efectos prácticos, funcionará igual que cualquier loseta de animal. La única diferencia es que las losetas de cría son circulares.

Género de Animales

Además de las losetas de animales, también encontraremos Losetas de Puesto de Venta. Estas losetas proporcionan puntos al final de la partida además de asegurar puntos procedentes de los animales del recinto asociado en caso de no estar completo (o a falta de una loseta).

Puestos de Venta

Como último tipo de losetas, tenemos las Losetas de Moneda, que proporcionan una moneda nada más que se recibe.

Losetas de Moneda

Las monedas servirán para realizar acciones de coste variable. Si un jugador no dispone de monedas, esta vía no la tendrá disponible temporalmente.

Monedas

Por último, tenemos los Camiones. Cada camión tiene espacio para tres losetas, y los jugadores irán conformando durante la ronda la carga de estos camiones. En cada ronda, un jugador deberá tomar un camión con al menos una loseta. Un jugador que tome un camión deja de actuar en la ronda en curso.

Camiones

[preparación]

  1. En función del número de jugadores, se dejan en la caja un número determinado de especies de animales (todas sus losetas cuadradas y redondas):
    • Partida de 3 Jugadores: se dejan fuera 2 especies.
    • Partida de 4 Jugadores: se deja fuera 1 especie.
    • Partida de 5 Jugadores: no se deja fuera ninguna especie.
  2. Tras esto, todas las losetas cuadradas de animales se meten en la bolsa junto a las de monedas y puestos de ventas.
  3. Se mezclan bien dentro de la bolsa y se sacan 15 losetas que se colocan sobre la mesa formando una pila bocabajo. Sobre esta pila se coloca el disco rojo.
  4. Se forma una reserva con las monedas y las fichas redondas de crías de animales.
  5. Cada jugador recibe un tablero de zoo y una tira de ampliación, que colocará a la izquierda por el lado que muestra 2 monedas.
  6. Se colocan en el centro de la mesa tantos camiones como jugadores haya en la partida (el resto se dejan en la caja).
  7. Finalmente, se escoge al jugador inicial de forma aleatoria.

¡Ya podemos comenzar!

Partida Preparada

 

Desarrollo de la Partida

Una partida de Zooloretto consta de un número indeterminado de rondas (dependiente de la reserva de losetas). En cada ronda, los jugadores alternan turnos hasta que todos los jugadores han tomado un camión de mercancías.

En su turno, un jugador debe elegir una de las siguientes opciones:

  • Cargar Loseta en un Camión. El jugador saca de la bolsa una loseta y la coloca en un espacio libre de cualquiera de los camiones que aun permanezcan en el centro de la mesa. Si no hay espacios libres en ningún camión, esta acción no se puede ejecutar.
    • Si no quedan losetas en la bolsa, entonces comienzan a tomarse de la pila de reserva, lo que activa la ronda final.
  • Tomar un Camión de Reparto. El jugador escoge uno de los camiones disponibles con al menos una loseta en sus espacios. Es importante indicar que, cuando un jugador toma un camión, deja de disfrutar turnos durante la ronda. A continuación, ubica las losetas en su tablero:
    • Fichas de Animales: deben ser colocadas en un espacio vacío de un recinto (recordemos que un recinto solo puede albergar animales de un mismo tipo) o en el establo. Una vez ubicados, los animales no pueden desplazarse libremente.
    • Fichas de Puestos de Venta: se colocan en uno de los espacios para puestos de venta de los recintos que esté libre. Si no quedan espacios, se dejan en el establo.
    • Fichas de Moneda: se devuelven a la caja y se toma una moneda de la reserva por cada ficha.
      • Si se añaden 2 fichas de animal de un mismo tipo de sexo opuesto en un recinto, automáticamente nace una cría, la cual debe ser ubicada en el zoo inmediatamente (en un recinto o en el establo).
      • Si se completa un recinto (no quedan espacios libres), el jugador obtiene inmediatamente el número de monedas indicados en el mismo. Sin embargo, si el recinto se completa mediante una acción de intercambio, no se obtiene este premio.
  • Ejecutar una Acción Monetaria. Aquí hay varias opciones:
    • Remodelar (1 moneda). Esta opción permite a su vez, dos alternativas:
      • Mover una loseta desde el establo a un recinto (en caso de ser un animal) o a un espacio de puesto de venta (si es un puesto de venta). Se debe seguir cumpliendo la norma de único tipo de animal por recinto.
      • Intercambiar todos los animales de un tipo de un recinto por todos los animales de otro tipo en el establo. El recinto debe tener capacidad para albergar a todos los animales que se transfieren desde el establo. No se pueden intercambiar puestos de venta.
    • Comprar/Descartar una Ficha (2 monedas). De nuevo, dos opciones:
      • Comprar una ficha de animal del establo de otro jugador (este no se puede negar). Una de las monedas va para este jugador, la otra se devuelve a la reserva. El jugador puede colocar ahora esta loseta como si la hubiese recibido en un camión.
      • Descartar: el jugador retira una loseta de animal de su establo. Las 2 monedas se devuelven a la reserva.
    • Expandir el Zoo (3 monedas): el jugador voltea el tablero de expansión, de forma que ahora dispone de un nuevo recinto. Esta acción solo puede ejecutarse una vez durante la partida.

La ronda finaliza una vez todos los jugadores han tomado un camión. Tras esto, se vuelven a colocar todos los camiones en el centro de la mesa. La nueva ronda comienza por el jugador que tomó el último camión.

Detalle de Pila Final

 

Fin de la Partida

La partida termina al término de la ronda en la que se ha tenido que utilizar una o varias de las losetas de la pila final. Se procede al recuento final. Cada jugador anota los siguientes puntos:

  • Cada recinto completo proporciona tantos puntos de victoria como el valor de la izquierda de la barra.
  • Cada recinto al que solo le reste una posición por ocupar proporciona tantos puntos de victoria como el valor de la derecha de la barra.
  • Cada recinto con 2 o más espacios por ocupar proporciona 1 punto de victoria por loseta siempre y cuando los espacios de puesto de venta de dicho recinto estén ocupados por losetas. En caso contrario, el recinto no proporciona puntos.
  • Por cada tipo de Puesto de Venta distinto el jugador recibe 2 puntos de victoria.
  • Por cada tipo de Puesto de Venta en el establo el jugador pierde 2 puntos de victoria.
  • Por cada tipo de animal en el establo el jugador pierde 2 puntos de victoria.

El jugador con más puntos de victoria será el vencedor. En caso de empate, el jugador con más monedas será el vencedor. Si el empate persiste, los jugadores comparten la victoria.

 

Variantes

  • Modo a 2 Jugadores: se aplican los siguientes cambios:
    • Se retiran 3 tipos de animales del juego.
    • Se utilizan 3 camiones.
    • Se toman 3 losetas de las descartadas y se colocan bocabajo en los camiones (2en un camión y 1 en otro). Estos espacios permanecerán ocupados durante toda la partida.
    • Cada jugador recibe 2 tableros de expansión (puede ejecutarse la tercera acción monetaria 2 veces).
    • Los jugadores solo pueden escoger un camión que contenga una ficha bocarriba.
    • Cuando un jugador toma un camión, solo toma las losetas bocarriba.
    • Las losetas que resten en el camión sobrante al final de la ronda se devuelven a la caja.

 

Opinión Personal

Hoy toca analizar uno de esos juegos que vienen rápidamente a la cabeza cuando se preguntan por franquicias lúdicas. Además, se trata de un título que ha seguido un desarrollo atípico, contrario al habitual a la hora de hablar de sagas de juegos. Hoy analizamos Zooloretto.

Detalle Camiones

Por partes. Empecemos por ese desarrollo atípico. Si uno se para a pensar, la mayoría de editoriales “clásicas” poseen un juego franquicia. Una gallina de los huevos de oro de la que, casi periódicamente, nos llegan versiones, revisiones, reediciones y demás variantes. Ejemplos: Carcassonne para Hans im Glück, Catan para Kosmos, Alhambra para Queen Games o Ticket to Ride para Days of Wonder. El juego que hoy analizamos cumple este papel para ABACUSSPIELE. Si echamos un vistazo en la ficha de la BGG, veremos el arsenal de títulos generados en torno a la franquicia: Coloretto, Aquaretto, Zooloretto Junior, Zooloretto: The Dice Game… Así que, para hablar de Zooloretto, hay que ponerse en pie, porque estamos ante un clásico, guste más o guste menos.

Pero, como hemos dicho, el desarrollo de esta franquicia ha seguido un desarrollo algo peculiar, ya que Zooloretto no fue el primer título de la saga, sino que fue el también aclamado Coloretto (aquí su tochorreseña). Un filler de cartas con un par de ideas muy inteligentes y que funciona más que bien, aunque, como es sabido, tiene sus problemas que impiden que sea considerado como un filler grandioso.

El autor, el señor Schacht, no quedaría contento con el acabado y decidió solucionar los problemas del juego de cartas, desarrollando así Zooloretto. Un juego de mayor categoría, que toma los principios básicos del juego de cartas para ofrecernos un título de tablero que solventa los inconvenientes más importantes.

Recordemos brevemente como funciona Coloretto. En cada ronda, los jugadores van conformando unos sets de cartas (de 1 a 3 cartas) con camaleones (hay 7 colores), además de algún comodín y de cartas de puntuación adicional. Cuando un jugador entiende que un set es interesante, lo toma y deja de actuar en la ronda. El detalle interesante es que, al final de la partida, los jugadores puntúan por los 3 sets (colores) más valiosos, mientras que el resto de sets que haya acumulado restarán puntos. Así que en cada turno aparece la disyuntiva entre ser conservador o arriesgar, incluso apareciendo una pincelada de push your luck cuando queda solo un jugador y en el set que le corresponde aún quedan espacios.

El problema más grave que se le apreciaba a Coloretto es la existencia de turnos muertos, en los que el jugador activo no dispone de alternativas y se ve obligado a ejecutar una determinada acción. Obviamente cuando se trata de tomar un set porque se es el último jugador es, dentro de lo que cabe, aceptable. El problema es cuando en cuando no se pueden coger camiones, y el jugador está obligado a sacar carta. Si esto le ocurre varias veces al mismo jugador, puede llegar a molestar.

¿Cómo soluciona esto Schacht en Zooloretto? Pues fácil, introduciendo una tercera acción (además de añadir carta o tomar conjunto). Pero de forma que no se pueda abusar. Pero bueno, no adelantemos cosas.

Detalle de la Bolsa

En Zooloretto los jugadores gestionan un zoo con una serie de recintos. El objetivo, completar dichos recintos lo máximo posible con ejemplares de diversos tipos de animales (en cada recinto solo puede haber un tipo). Obviamente, la gracia está en que en juego hay más tipos de animales que de recintos disponibles, de forma que, si un jugador toma ejemplares de más tipos de animales de los que se pueden albergar en recintos, tendrán que dejarlos en el establo, y al final de la partida restarán puntos. Así que, al igual que en Coloretto, el eje central del juego está en el ritmo de desarrollo y el riesgo que los jugadores quieran asumir, teniendo en cuenta que la composición de los lotes se realiza de forma conjunta, con malicia, intentando no dejar lotes que beneficien claramente a un jugador.

De esta forma, muchas veces un jugador cree conveniente adoptar una postura conservadora y tomar camiones con poca carga con tal de no verse forzado a tomar más tipos de animales de la cuenta. Pero claro, abusar de esta postura permite que los más osados tengan un desarrollo más potente, pudiendo quedarse descolgado en el desarrollo del zoo.

Pero tampoco se debe pisar el acelerador a fondo desde el comienzo, ya que todas las losetas que hay en la bolsa van a salir a reparto, de forma que, si hemos tomado demasiadas losetas podemos encontrarnos con un problema importante de sobrepoblación animal, lo que nos penalizará de forma importante al final de la partida.

Bien, todo esto está presente en Coloretto, exceptuando la componente espacial, que es uno de los grandes añadidos de Zooloretto. Pero el cambio relevante es la introducción de un recurso a gestionar durante la partida: las monedas. Mediante dichas monedas tendremos acceso a una tercera acción alternativa (con varias opciones) que nos permiten romper el ritmo, evitando tener que tomar un camión o revelar loseta. Como digo, esta acción permite varias opciones, con distinto coste. Desde poder alterar el orden del zoo hasta robarle ejemplares a un rival (ejemplares en su establo) o ampliar el zoo disponiendo de un nuevo recinto.

Los jugadores comienzan con monedas, aunque esta acción no está realmente disponible hasta que los jugadores no empiezan a recibir losetas. Pero en los momentos importantes no hay cabida a la queja, ya que es difícil encontrar turnos muertos.

Además, estas monedas no son fácil de reponer. Solo se consiguen de dos formas. Por un lado, lograr completar recintos, de forma que aseguraremos puntos al final de la partida (el objetivo principal) y, en la mayoría de los casos, recibiremos monedas. Por otro, dentro de la bolsa de losetas encontramos losetas de monedas. Como supondréis, no nadaremos en la abundancia, por lo que hay que sopesar cuidadosamente en qué emplear las pocas monedas que vamos a obtener a lo largo de la partida.

Como ultima perla, se introducen las croas, de forma que podemos ganar losetas sin tener que pasar por el trámite de recibir cargamento. Esto hace que haya ejemplares más interesantes que otros, algo que se puede utilizar a favor o en contra (podemos encontrarnos con una cría en el establo, separado de sus padres, triste y sola, que tendremos que intentar encalomar para que no reste puntos, a pesar de disponer de un distrito con ese tipo de animal.

Con todo, ahora sí, Zooloretto funciona como un gran familiar, de reglas sencillas, y bastante vistoso por el tema escogido. ¿A quién no le gusta gestionar un zoo? Es cierto que solo lo hacemos a nivel logístico, pero al menos el tema encaja y no se siente como una excusa para que el ilustrador de turno tenga algo que hacer.

Es más, cuando hablamos de juegos introductorios, siempre saltamos con la Santísima Trinidad: Carcassonne (aquí su tochorreseña), Catan o Ticket to Ride (aquí la tochorreseña de su edición Märklin), cuando Zooloretto debería ser un miembro de pleno derecho de ese selecto club de juegos ideales para engatusar al personal desconocedor del mundo de los juegos de mesa modernos y, en especial, de los eurogames.

Detalle Zoo

Es cierto que, probablemente, de los cuatro títulos mencionados, sea el que menor sensación de desarrollo proporcione en relación a las decisiones tomadas. Al fin y al cabo, durante la ronda simplemente vamos, bien sacando losetas de una bolsa y colocándolas en un espacio vacío de los camiones, bien tómanos uno de estos y distribuyendo el cargamento entre los distintos espacios. Cuando uno está en mitad de la partida, es probable que sienta que realmente no está influyendo de forma importante en el desarrollo de la misma, algo que si ocurre en los otros tres títulos.

Esto se debe a la fuerte interacción entre los jugadores, algo que no encontramos ni en Carcassonne, ni en Catan ni en Ticket to Ride. Es cierto que en estos títulos hay conflicto en determinados momentos. Pero es que en Zooloretto es una constante. Si queremos jugar para ganar, es imperativo estar pendientes de los zoos de los demás, y sopesar qué puede ser más interesante para ellos y evitar dejar regalitos en forma de cargamentos apetecibles. Debemos intentar jugar siempre, a la hora de colocar losetas, con la intención de hacer dudar al contrario a la hora de decidir qué hacer con su turno.

Como ya supondréis, el juego tiene una importante carga táctica, y con una influencia del azar importante, ya que, aunque los lotes los deciden los jugadores, dependen de las losetas que vayan revelando. Habrá ocasiones en que se formen, inevitablemente, lotes que convengan mucho a uno y nada a otro. A medida que los turnos se desarrollan sí que trazaremos un objetivo de final de partida, sobre todo cuando escogemos qué especies serán las que expongamos en los distintos recintos. Pero es algo que ocurre casi de forma circunstancial, no porque el jugador planifique desde el comienzo qué especies va a querer. Aunque siempre hay quien se emperra en tener osos panda, aunque esto le cueste la partida.

Detalle de Crías

Así pues, antes de enfilar la recta final, podemos decir, sin lugar a duda, que Zooloretto es un gran familiar, un juego que forma parte de ese conjunto de juegos ideales para iniciar al personal, pero que, seguramente por no disponer de una editorial que lo distribuya en nuestro país, no tiene el peso que le correspondería. Seguro que alguno me pregunta cual sería mi ranking entre estos cuatro juegos. Pues ahí va, sin anestesia. Carcassonne me parece que está a otro nivel. El más elegante, profundo, que mejor escala y, encima, el más barato. En el siguiente escalón tendría a Ticket to Ride y a Zooloretto luchando a brazo partido. Y, como ya sabéis muchos, si fuese por mí, Catan no formaría parte de este grupo.

La rejugabilidad que ofrece Zooloretto es similar a la mayoría de familiares. Son pocas normas, pocas variables y todas con un setup inicial exacto, por lo que la única diferencia entre las partidas son las decisiones entre los jugadores. En este sentido, es un juego del que podemos cansarnos relativamente rápido si se abusa de él, ya que tampoco es que suponga un gran desafío. Pero siempre es agradable echar una partida, si se dilata suficientemente en el tiempo.

La escalabilidad es aceptable, ya que, a pesar de tener un parche para que se pueda jugad a dos, es un título que funciona de 3 a 5, mejor cuantos más jugadores en la partida, ya que introducen más variables y la interacción crece. Hay que estar pendientes de más frentes y no es tan sencillo evaluar donde colocar las losetas para no beneficiar demasiado a alguien. El modo a 2 es un parche, al igual que en el juego de cartas.

Pasemos a la edición. Aquí ABACUSSPIELE cumple con lo justo y se excede en algunos aspectos. Los elementos de cartón tienen un grosor aceptable, aunque nada destacable. Es cierto que sería recomendable un poco más de densidad, ya que las losetas se introducen en una bolsa y están chocando entre sí. Pero bueno, como digo, aceptable. En el lado opuesto, los elementos de madera son exagerados. Unos discos de madera de tamaño extrageneroso, y unos camiones que pueden ser utilizados como arma arrojadiza. No molestan, pero habría sido preferible un nivel más parejo entre los elementos de cartón y los de madera. El reglamento no deja lugar a dudas y queda todo bastante claro con una primera lectura.

Detalle de Recinto de Pandas

Respecto a las ilustraciones, estas no destacan especialmente. Tampoco molestan. Ni frío ni calor. Únicamente se siente algo de ternura cuando uno ve las croas de los animales. Al menos no queda feo desplegado en mesa.

Y vamos cerrando. Zooloretto es un gran familiar que forma parte de ese conjunto de juegos ideales para iniciar al personal en los eurogames. Elegante, con un tema relativamente atractivo (al menos más atractivo que el resto de juegos de este grupo): gestionar un zoo, y con un punto de interacción más elevado. Decisiones interesantes que nos obligarán a sopesar en cada turno qué hacer. Tal vez su peor defecto es que no sentimos un desarrollo importante y que, a veces, nuestras decisiones no parecen influir demasiado (solo a veces). Por todo esto le doy un…

Notable

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

4 comentarios en “Reseña: Zooloretto”

  1. Hola. Estoy entre este zooloretto y Alhambra. Ambos les pones notable, familiares y de colocación de losetas. Cuál recomiendas entre estos dos?

    Responder
    • Mmmm. Depende. Alhambra es de un peso ligeramente mayor. Si tuviese que escoger solo uno, probablemente me quedaría con Alhambra. Zooloreto es aun mas familiar, pero funciona magnificamente bien.

    • Ahora, si en tu colección ya tienes Carcassonne y/o Ticket to Ride, a lo mejor Alhambra te recuerda demasiado a lo que sería una fusión de ambos. En este sentido, Zooloreto es mas distinto.

Responder a Fernando Cancelar la respuesta