Primeras Impresiones: Labyrinth, Paths of Destiny (3ª Ed.)

Laberinto, obra de la antigua raza de los Magos del Tiempo… Tras entrar, no hay salida sencilla. Su mecanismo variable esconde numerosos enigmas. Conviértete en uno de los personajes que consiga la llave que abrirá el camino a la salida. Conoce y utiliza las extraordinarias habilidades de tu personaje con el cual recorrerás un mundo subterráneo, compuesto de corredores, niveles y puentes, consigue objetos mágicos escondidos, supera trampas mortales y engaña al Golem ancestral que lo vigila desde hace siglos. Pero recuerda que, al final del camino, el laberinto siempre cambia su forma.

Así se nos presenta este Labyrinth: Paths of Destiny, un juego diseñado por los autores polacos Kamil Matuszak y Mateusz Pronobis y que en 2016 ha recibido su tercera revisión, puliendo detalles de las dos ediciones anteriores. Se trata de un juego temático en el que los jugadores encarnarán a personajes de corte medieval-fantástico que se verán encerrados en un laberinto del cual intentarán escapar con vida. Para ello, tendrán que lograr encontrar una llave que les permita abrir la puerta de salida, inicialmente vigilada por el golem.

Portada de Labyrinth
Portada de Labyrinth

El juego plantea una curiosa mecánica de puntos de acción y colocación de losetas, de forma que los jugadores dispondrán de diversas posibilidades para construir el laberinto y progresar por los corredores del mismo. A su vez, para evitar que los demás jugadores consigan el objetivo antes que nosotros, podremos colocar trampas a diestro y siniestro, que dificultarán el progreso de los rivales, aunque seguramente nos pagarán con la misma moneda.

Digo que es curioso el planteamiento porque cada jugador asume los dos roles típicos que suelen encontrarse en los juegos de mazmorreo, a saber, el maestro de la mazmorra (el malote) y los héroes. Por un lado, estaremos moldeando el laberinto y poniendo trampas para evitar el progreso de los rivales y, a su vez, intentaremos ser nosotros los que consigamos con éxito abandonar este conjunto enrevesado de pasillos y estancias.

Así, cada turno supondrá una decisión respecto al reparto de puntos de acción a la hora de hacer progresar a nuestro personaje a o a frenar a los demás. Obviamente esto va a depender en gran medida de la situación en el tablero. Lo normal es que nos centremos en aquel que está a punto de ganar para evitar el cierre de la partida, aunque también podemos dejarlo en mano de nuestros “compañeros”.

Tengo que admitir que yo me he divertido con él. No tanto por el sistema de juego en sí, que es bastante rudimentario (a pesar implementar numerosas mecánicas, algunas de forma interesante), sino por el constante fastidio entre los jugadores, tanto a la hora de colocar trampas como si no hubiese mañana, como haciendo uso de las poderosas habilidades especiales de los personajes. Es bastante entretenido ver como alguien caía en una trampa sin poder sortearla, llevandose un severo correctivo. No tanto para el que se llevaba el sopapo.

Hay que tener muy claro qué propone Labyrinth para no llevarse una decepción. Nos encontramos ante un juego temático con mucha interacción y una influencia del azar desmedida. Las trampas son difíciles de sortear (la mayoría requieren una o varias tiradas de dos dados de 6 caras que superen el 7), y la muerte nos espera a la vuelta de la esquina, especialmente si mantenéis una buena relación con la dama fortuna (como es mi caso). Al menos la muerte no es más que el comienzo de una nueva vida. Tras cada fallecimiento, el héroe del jugador reaparecerá en el punto de inicio y podrá volver a intentar la machada de salir con vida de este infierno.

Aparte del tema azar, que es asumible en este tipo de juegos, sí que hay detalles que no me terminan de convencer. De entrada, el combate, al cual el juego no es que incite precisamente. Es mucho más efectivo colocar una trampa que ir a buscar a otros personajes para pelear. Hacer un punto de daño arriesgándonos a sufrirlo nosotros… Muy poco atractivo. Cierto que hay algunos personajes cuyas habilidades están enfocadas al combate, pero si no controlamos uno de estos…

Otro detalle desafortunado es el tema de las erratas. Ortografía aparte, hay un par de fallos de impresión en las cartas de personajes, de forma que no se pueden ligar con la carta que muestra sus habilidades (para ahorrar unas cuantas cartas están separadas la carta de ilustración de la de habilidades, siendo esta última la que se encuentra traducida a todos los idiomas incluidos). Es cierto que no afecta a la jugabilidad (se soluciona con una hoja de ayuda que la editorial ha puesto a disposición de los usuarios que muestra la relación correcta en los 4 idiomas). También hay un par de personajes al que se les han extraviado los símbolos de ojitos de vida o el cristal.

Tablero con partida a 4 jugadores
Tablero con partida a 4 jugadores

Por último, está el detalle de la duración. Al encontrarnos un juego de confrontación tan directa y con importantes vuelcos en la situación de la partida, es posible que esta se alargue más de la cuenta si nadie consigue encadenar unos cuantos turnos que le permitan hacerse con la victoria. Podría darse la circunstancia de que algún valiente construyese un túnel en línea recta desde que coja una llave y, aunque le pongan una y mil trampas, se enfrente a ellas y tenga la suficiente suerte como para no perecer en el intento. Y, como es obvio, también puede ocurrir justo lo contrario.

En cierto modo, Labyrinth: Paths of Destiny me recuerda a la película Cube. Un grupo de desconocidos acaba encerrado en un laberinto cambiante repleto de trampas. Al igual que en la película, cada paso que das puede ser el último. Y aquí no tenemos a un superdotado en matemáticas que nos proporcione el patrón de salida. Si no soportas que el azar decida por ti, este no es tu juego. Ahora, si disfrutas con el acoso constante a tus rivales al más puro estilo Munchkin, está puede ser una buena alternativa. El 8 de Noviembre comienza la campaña para la distribución de este juego en nuestro país. Si os ha parecido interesante, estad atentos, que habrá importantes extras a desbloquear.

2 comentarios en “Primeras Impresiones: Labyrinth, Paths of Destiny (3ª Ed.)”

  1. Hola. Acabo de pillarlo y tengo un par de dudas: Cuales son los personajes que no tienen señalados los puntos de vida o de cristal?
    Sabéis para que sirven los objetos?

    Responder
    • Los personajes que no llevan los puntos de vida y cristal son el Cazacabezas y el Ilusionista. Los objetos te otorgan ciertas ventajas una vez los tienes equipados. Y creo recordar que solo puedes llevar 2 objetos.

Responder a Juan Cancelar la respuesta