Reseña: Basari, El Juego de Cartas

Introducción

Los jugadores toman el rol de comerciantes de un bazar oriental, el Basari. Pero, ¿quién será el más inteligente de ellos? ¿Quién será el que mejor comprenda cual es la mejor opción para su negocio? Comerciar, cambiar y regatear serán una constante, y las gemas cambiarán rápidamente de manos. Todo con un solo propósito: obtener más puntos que el resto de comerciantes.

Portada
Portada

Así se nos presenta este Basari: El Juego de Cartas, un diseño de Reinhard Staupe que surge como reimplementación de sus anteriores títulos, Edel, Stein & Reich y Basari (juego de tablero). El juego se publicó por primera vez en 2014 de la mano de Nürnberger-Spielkarten-Verlag (en su versión alemana) y de White Goblin Games (en su versión holandesa). De las ilustraciones se encarga Stefan Theurer, quien ya se ocupase de la versión de tablero de Basari o de El Paso.

El juego no se encuentra editado en nuestro país, por lo que habrá que tirar de importación para hacerse con una copia. Afortunadamente, el juego es completamente independiente del idioma. Permite partidas de 3 a 5 jugadores, con una edad mínima sugerida de 10 años y una duración aproximada de 30 minutos. El precio de compra recomendado es de 10,99 €. Para esta reseña se ha utilizado una copia de la edición en alemán de NSV.

Contraportada
Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.

Ir a la Opinión Personal

 

Contenido

Dentro de una de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 11,9×9,4×2 cm. (caja estándar tipo ¡Toma 6! o ¡No Gracias!), nos encontramos con:

  • 88 Gemas (22 de cada color: rojo, amarillo, verde y azul) (de plástico)
  • 60 Cartas (59×92 mm):
    • 39 Cartas de Bazar
    • 20 Cartas de Acción
    • Carta de Evaluación
  • Reglamento
Contenido
Contenido

 

Mecánica

Basari: El Juego de Cartas es un pequeño filler de mayorías y juego simultaneo con una curiosa mecánica de negociación en el que los jugadores intentarán acumular puntos mediante tres posibles vías: trabajadores, puntuaciones directas o tener la mayor cantidad de gemas de uno o varios de los colores. Se juega a tres fases, al término de cada cual se realiza una evaluación, de forma que los que puntúen por gemas perderán parte de estas.

 

Conceptos Básicos

Empecemos con las Gemas. Estas tendrán dos usos durante la partida. El más importante es el proporcionar puntos al final de una fase se evaluará qué jugador posee un mayor número de gemas de cada color. Por otro, servirán como moneda de cambio a la hora de realizar acciones a través de una fase de negociación.

Gemas
Gemas

Esta fase de negociación es tan simple como que, el jugador que más gemas posea deberá ofrecer una cantidad de gemas para ganar el derecho a ejecutar la acción. El otro jugador podrá aceptar la oferta o mejorarla, ya sea en cantidad y/o en calidad de las gemas.

Las Cartas de Bazar será el hilo conductor a la hora de elegir acciones. Estas cartas muestran tres elementos:

  • Trabajadores (de 1 a 4). Será el único elemento de estas cartas que se acumulará a lo largo de las rondas de una fase y servirá como delimitador de la misma (cuando un jugador alcance un determinado número de trabajadores la fase finalizará). Además, existe una bonificación por alcanzar cierto número de trabajadores.
  • Valor de Puntos (de 4 a 7). Servirá para anotar puntos de forma directa.
  • Gemas (de 2 a 4 con combinaciones distintas de colores). Permitirá obtener dichas gemas de la reserva.
Cartas de Bazar
Cartas de Bazar

Las Cartas de Acción serán el elemento de actuación de los jugadores. Cada uno dispondrá de un conjunto de 3 cartas (4 en partidas de 5 jugadores) con una acción asociada a uno de los tres elementos de las cartas de bazar. De forma simultánea, todos los jugadores escogerán una carta. En función de la selección conjunta entre los jugadores, algunos podrán llevar a cabo su acción de forma directa, otros tendrán que negociar y otros perderán la acción.

Cartas de Acción
Cartas de Acción

Por ultimo tenemos la Carta de Evaluación que indica los puntos a repartir en cada fase por cada tipo de gema, así como los puntos que se obtienen si se alcanza cierta cantidad de trabajadores.

Carta de Evaluación
Carta de Evaluación

Con esto tenemos suficiente.

 

Preparación de la Partida

  1. Se coloca la carta de evaluación en el centro de la mesa.
  2. Cada jugador recibe un set de cartas de acción (las que no se utilicen se devuelven a la caja) (la carta de acción con la letra D solo se utiliza en partidas de 5 jugadores).
  3. Se forma una reserva general con las gemas y se entregan 3 de cada color a cada jugador (12 gemas iniciales).
  4. Se baraja el mazo de cartas de bazar y se coloca al lado de la carta de evaluación.
  5. Por último, un jugdor deberá tomar papel y lapiz (o una aplicación móvil) para contabilizar los puntos.

¡Ya podemos comenzar!

Partida Preparada
Partida Preparada

 

Desarrollo de la Partida

Una partida de Basari: El Juego de Cartas se desarrolla a lo largo de 3 fases. Cada fase consta de un número indeterminado de rondas hasta que se cumple una determinada condición.

El desarrollo de una ronda es como sigue:

  1. En primer lugar, se reparte una nueva carta de bazar a cada jugador. Si ya disponían de cartas en su zona de juego, la nueva carta se colocará solapando al resto, de forma que solo se vean los trabajadores de las anteriores cartas.
  2. Todos los jugadores deberán elegir una de sus cartas de acción y colocarla bocabajo en su zona de juego.
  3. Una vez todos los jugadores han elegido, voltearán sus cartas y se resolverán las acciones en orden (A, B, C y D, esta última solo en caso de haber 5 jugadores). Pueden darse 3 casos:
    • Que la acción solo haya sido escogida por un único jugador. En este caso el jugador lleva a cabo la acción sin más inconvenientes.
    • Que la acción haya sido escogida exactamente por 2 jugadores. En este caso comienza una fase de negociación.
    • Que la acción haya sido escogida por 3 o más jugadores. En este caso, los jugadores pierden la acción.
  4. Las acciones son:
    1. Recibir una nueva carta de bazar.
    2. Anotar los puntos de su carta de bazar
    3. Tomar las gemas indicadas en su carta de bazar. Si algún color se agotase, este no estaría disponible para tomar nuevas gemas, perdiendo parte de la acción.
    4. Intercambiar/Tomar Gemas (solo para 5 jugadores). Si solo un jugador ha escogido esta acción, devolverá a la reserva 1 gema y tomará 2 cualesquiera. Si varios jugadores han tomado esta acción, tomarán una gema cualquiera de la reserva. Además, para esta acción no se aplican las restricciones en caso de que varios jugadores la elijan, esto es, siempre se ejecutará y no habrá que negociar. El orden de resolución será en función de la cantidad de gemas (primero el que más rojas tenga, si hay empate, el que más amarillas, etc.).
  5. Una vez resueltas las acciones, se comprueba si algún jugador ha acumulado 15 o más trabajadores. En caso afirmativo, la fase finaliza y se procede a la evaluación. En caso contrario, se repite el proceso.

En caso de que dos jugadores tengan que negociar, el procedimiento será el siguiente:

El jugador con más gemas rojas (en caso de empate amarillas, luego verdes y finalmente azules. Si aún hay empate, el más joven) deberá hacer una oferta inicial conformada por tantas gemas como desee de los tipos que crea conveniente (mínimo 1). El otro jugador tendrá dos opciones:

  • Aceptar la oferta. Tomará las gemas ofrecidas y el jugador que las ofreció lleva a cabo la acción.
  • Subir la oferta. Una oferta en gemas podrá ser mejorada en cantidad o en calidad, cambiándose las tornas. Algunos ejemplos:
    • Cantidad: 2 gemas azules es una mejor oferta que 1 gema roja, o 4 gemas azules es mejor oferta que 1 roja y 1 amarilla.
    • Calidad: 2 gemas azules y 1 verde es mejor oferta que 3 gemas azules, o 1 gema roja, 1 gema amarilla y 1 gema verde es mejor oferta que 1 gema roja, 1 gema amarilla y 1 gema azul.
  • Si un jugador no puede mejorar la oferta se verá obligado a aceptarla.

Durante la evaluación, los jugadores anotarán los siguientes puntos:

  • El jugador con mayor cantidad de gemas de cada tipo recibirá los puntos mostrados en la carta de evaluación. Tras esto, deberá devolver a la reserva la mitad de esas gemas (redondeando hacia arriba). En caso de empate en la mayoría, los puntos se reparten equitativamente entre los jugadores, aunque solo tendrán que devolver 2 de esas gemas a la reserva.
  • Cada jugador que haya logrado acumular 15 trabajadores anotará 12 puntos (independientemente de cuantos jugadores lo hayan conseguido).

Tras esto, se retiran todas las cartas de bazar, se forma y se baraja de nuevo el mazo de catas de bazar y comienza una nueva fase.

 

Fin de la Partida

La partida finaliza tras la evaluación de la tercera fase. El jugador con más puntos será el vencedor. En caso de empate, se comparte la victoria.

 

Opinión Personal

Hoy analizamos uno de estos fillers de caja pequeña que tan socorridos son, y no como algunos títulos que aparecen hoy en día que, es cierto que encajan en la definición, pero resultan ser un armatoste de cuidado, cuando una de los fundamentos del género es ser fácilmente transportable. Vamos a ver qué tal es este Basari: El Juego de Cartas.

Cuando un juego lleva el añadido “El Juego de Cartas” es porque previamente se publicó bajo otro formato (normalmente el de tablero). Pero se da la circunstancia de que, entre ambos, existe un tercer diseño que ya es un juego de cartas. Así que tenemos el original, Basari, la reimplementación con cambio de tema de este, Edel, Stein & Reich (dentro de la serie de caja pequeña de Alea) y, finalmente, el juego que hoy nos ocupa, Basari: El Juego de Cartas. Aunque pueda parecer curioso, no será es esta la primera (ni será la última) ocasión en el que un mismo diseño es reimplementado en varias iteraciones. Otro caso reciente podría ser Broom Service (aquí su tochorreseña), ganador del Kennerspiel des Jahres del 2015. Este es una reimplementación, en este caso a tablero, de un juego de cartas anterior, Witch’s Brew, y, tras el éxito de Broom Services, en 2016 ha llegado Broom Service: El Juego de Cartas.

Detalle de Zona del Jugador
Detalle de Zona del Jugador

Pero bueno, no nos desviemos del tema. La esencia de los tres juegos a los que el señor Reinhard Staupe le ha dado vueltas es el mismo. Una selección simultanea de acciones con varias opciones que implementa, en mayor o menor medida, el dilema del prisionero. Esto es, unos pagos determinados para tres posibles acciones que los participantes pueden llevar a cabo. La elección es simultánea, por lo que cada jugador intentará meterse en la cabeza del otro para intentar prever sus movimientos en función de la información que hay en la mesa.

Esta información viene dada, principalmente, por unas cartas que los jugadores van recibiendo en cada ronda. Esta carta determina los pagos que un jugador obtendría para cada acción. La gracia está en que estos pagos no son realmente lo importante a la hora de tomar la decisión, sino las circunstancias que rodeen al propio jugador, esto es, la cantidad de gemas y de trabajadores que tenga en ese instante.

Acabo de soltar dos conceptos que, si no os habéis leído la mecánica, no tendréis ni idea de que implican. Por un lado, las gemas son la moneda de cambio del juego y, a su vez, el elemento de puntuación más importante, ya que al final de cada fase, se evaluará qué jugador posee la mayor cantidad de gemas de cada color (hay 4), recibiendo una importante cantidad de puntos. Y los trabajadores tienen una doble función. Una es delimitar la duración de la fase (una vez que un jugador alcance un determinado número, esta finaliza y se procede a realizar la evaluación comentada), y por otra, ofrecer una bonificación adicional, esta de forma individual (sin entrar en comparaciones entre los jugadores) si se alcanza la cifra de finalización (pueden conseguirlo varios jugadores en una misma fase).

He dicho que las gemas funcionan como moneda de cambio. ¿De cambio de qué? preguntaréis algunos. El punto más interesante de Basari: El Juego de Cartas es que cada una de las tres acciones disponibles solo va a poder ser ejecutada por un único jugador. Si tres o más jugadores optan por la misma acción, entonces todos perderán el turno. Pero si exactamente dos jugadores eligen una misma acción, entonces se desencadenará una fase de negociación en la que los jugadores se verán obligados a entrar en una especie de subasta a 2 manos por ver quién se queda con la acción.

De esta forma, el jugador que esté en mejor posición deberá realizar una oferta en gemas al contrario por ganar el derecho a ejecutar la acción. El rival simplemente obtendrá esas gemas como compensación. O bien, si está interesado en la acción, tendrá que subir la oferta, ya sea en cantidad o en calidad de las gemas.

Aquí vuelve a entrar en juego la situación de los jugadores, con la vista puesta en el final de la fase, intentando forzar al contrario a aceptar la oferta, normalmente con gemas que no nos van a permitir optar a una mayoría, o bien para obligar al contrario a subir la puja ofreciéndonos gemas que si nos interesen para ganar uno de estos premios de final de fase.

Esto sin olvidar que las tres acciones son siempre interesantes, al menos a priori. Obtener una nueva carta busca alcanzar el bonus de final de ronda, aunque aquí estaremos completamente vendidos ante la dama fortuna. Si los hados deciden que nuestras cartas van a tener pocos trabajadores (1 o 2), ya podemos ganar el derecho a ejecutar la acción durante todos los turnos de la fase, que no alcanzaremos el ansiado premio. La acción de puntuación será interesante en caso de tener valores altos (6 o 7), aunque nunca se le hacen ascos a 4 o 5 puntillos. Y, finalmente, la acción de gemas proporciona la gasolina necesaria para mantener una posición de fuerza a la hora de negociar y optar a las mayorías.

Y es así como Basari: El Juego de Cartas genera una dinámica más que interesante en poco más de 20 minutos, con decisiones constantes en cada turno.

Detalle de Suministro
Detalle de Suministro

Pero el juego tiene algunos problemas que hace que baje varios escalones. El primero es el tema del oportunismo en cuanto a las mayorías por gemas. Durante las tres fases que dura la partida, lo normal es que por un determinado color de gemas solo logremos llevarnos la mayoría una vez, ya que al puntuar nos veremos obligados a deshacernos de la mitad de nuestras gemas. Es cierto que hará que no forcemos la máquina y busquemos llevarnos la mayoría con lo mínimo, pero aun así el retroceso es importante. De hecho, lo normal es que, a partir de ese momento, utilicemos ese color para negociar, ya que el resto de jugadores poseerán una mayor cantidad al no haberse tenido que desprender de ninguna piedra de esa tonalidad. Entonces, se puede dar el caso de que, habiendo logrado puntuar un par de colores, y teniendo la reserva de gemas bajo mínimos, el interés por ejecutar la acción de gemas decrezca de forma importante, porque veremos imposible optar a una nueva mayoría en lo que resta de partida, por lo que nos centraremos en intentar alcanzar el bonus de trabajadores y lograr activar tantas veces como podamos la acción de puntuación. Aunque siempre podremos intentar ir a fastidiar al rival que amenace nuestra posición para obligarle a negociar con nosotros. Pero no dejará de ser una situación que puede desanimar a muchos jugadores.

El siguiente problema, tal vez el más importante, es que el juego escala mal, algo relativamente grave en los fillers. El número mágico en este caso es 4, ya que con él nos aseguramos que al menos dos jugadores van a escoger la misma acción. A 3 jugadores en muchas ocasiones ocurrirá que cada competidor escogerá una de las acciones y todos tan contentos, perdiéndose una parte importante del juego. Y a 5 jugadores aparece una cuarta acción que los jugadores pueden repetir, para que el problema que comenté en el párrafo anterior no fuese tan acuciante. Un parche demasiado obvio, utilizado para ampliar artificialmente el rango de jugadores.

Afortunadamente la rejugabilidad es relativamente alta, como suele ser habitual en este tipo de juegos con factor psicológico y acciones simultaneas. Es fácil encadenar varias partidas debido al revanchismo y al conocimiento adquirido sobre los rivales y su forma de actuar en diversas situaciones.

Pasemos a la edición. Esta es más que correcta. Cartas de calidad interesante, con un gramaje apropiado, tacto agradable y una respuesta elástica aceptable. Las cartas de mercado no requieren enfundado, ya que no se llevan a la mano y solo se barajan al comienzo de la partida. Sin embargo, las cartas de acción exigen protección para evitar el marcado, algo que arruinaría el juego. Las gemas son las típicas piedras preciosas de colores que hemos visto en tantos otros juegos. El reglamento está muy bien estructurado y no deja lugar a dudas, aunque es cierto que habría sido recomendable remarcar algún apartado con negrita para no tener que leer un párrafo entero para resolver alguna duda puntual, sobre todo las relacionadas con los desempates.

Detalle de Mano
Detalle de Mano

Pero, sin duda, lo peor de Basari: El Juego de Cartas, es su aspecto gráfico. Puedo entender que el juego original, que data de 1998, tenga un aspecto gráfico pobre y poco atractivo. Pero una reimplementación publicada en 2014 exige algo más. Los colores elegidos y las formas son dignas de un párvulo en sus primeros trabajos con los lápices de cera. Sencillamente horrendo. Podríamos salvar por los pelos la portada, que, en comparación con el diseño de las cartas, es una obra de arte. Pero tampoco es nada del otro mundo. Normal que el señor Theurer no tenga muchos más trabajos.

Y vamos cerrando ya. Basari: El Juego de Cartas es un filler aceptable que puede deparar muy buenos momentos. Acción simultánea y mucho juego psicológico en una pequeña caja con muchas gemas. Su fallo más importante es que escala de forma horrenda (solo es recomendable a 4, y eso en un filler es pecado mortal) y que en ciertas situaciones los jugadores pueden verse dirigidos hacia ciertas acciones. Un diseño cumplidor. Dicen que sus antecesores son mejores. Por todo esto le doy un…

Aprobado

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

Deja un comentario