Crónicas Jugonas: Semana 3 del 2015 (12/01 – 18/01)

Tercera semana del año que finaliza con un saldo bastante pobre, teniendo en cuenta la gran racha que mantenía desde hacía ya bastante tiempo. Pero bueno, hay que coger impulso.

Empezamos el lunes con un rico Carcassonne en el descanso del trabajo con Diego y Enrique. Un juego de Klaus-Jürgen Wrede en el que, mediante la colocación de losetas, iremos formando Carcasona. Los jugadores, en su turno, roban una loseta y la colocan de forma coherente sobre la mesa, pudiendo colocar un meeple sobre ella para intentar completar una estructura con la que puntuar (caminos, castillos o claustros, además de los granjeros). La norma más importante es que no se puede colocar un meeple en una estructura en la que ya haya alguno otro, de forma que solo se podrá intentar arrebatarla mediante una incorporación indirecta (comenzando otra estructura del mismo tipo y contándolas). Se va notando que dominan el juego. Partida mucho más igualada que fue dominada por Enrique gracias a su buena visión y correcta colocación de los granjeros que, a la postre, le otorgarían la victoria. Yo logré remontar gracias a arrebatarle a Diego una gran ciudad que estaba montando, pero no conseguí unirme al pasto del que Enrique cobró 15 puntos. Resultado final: Enrique vencedor con 81 puntos, yo segundo con 74 y Diego tercero con 66. Un juego que nunca falla. Por eso es uno de los grandes clásicos y que sirve como puerta de entrada muchos jugadores cada día, sin que los expertos se cansen de él.

No pude engancharme a los pastos
No pude engancharme a los pastos

El martes tocaba partida multitudinaria en el descanso del trabajo. A los ya habituales Diego, Enrique y Aurora, se sumó Roberto, un antiguo compañero que se pasó para hacernos una visita. Y que mejor momento para jugar un Sushi Go! Diseñado por Phil Walker-Harding, toma la mecánica principal (draft) del 7 Wonders y la reduce a la mínima expresión, centrándose únicamente en el set-collection. A cinco jugadores, como ya se sabe, poco control. Es arriesgado ir a por combinaciones de muchas cartas, como los Sashimis o las Gyozas. El uso correcto de los palillos fue fundamental. La partida se la llevó, precisamente, Roberto, que fue quien mejor supo leer las distintas fases de la partida y arriesgó lo justo, anotando una buena cifra en cada ronda. Resultado final: Roberto ganador con 43 puntos, Diego y yo quedamos empatados en la segunda posición con 33 puntos, Enrique cuarto con 29 y Aurora ultima con 25. Un filler ultrasimpático de esos que enganchan y no puedes jugar solo una partida. Es de esos juegos que tienen las tres B: bueno, bonito y barato, aunque, tal vez, a 5 haya demasiado poco control y sea una lotería.

Me faltó un Sashimi en la última ronda
Me faltó un Sashimi en la última ronda

El miércoles me llevé para el descanso ¡Tiburón!, el filler de Dave Chalker que estrenamos la semana pasada, en el que cada jugador controla a un pirata nadando desesperadamente para intentar huir de las fauces de un incansable escualo. Un juego con una pizca de memoria en el que, mediante unas cartas numeradas jugadas de forma simultánea, iremos reordenando la fila de nadadores. Al que quede último tras la recolocación el tiburón le endiña un buen mordisco, arrancándole algún miembro. ¡Pero si dos jugadores sacan la misma carta, sus piratas no se moverán! En la partida estábamos Enrique, Diego, Ciro y el que os escribe. Tras explicarles la historia, nos pusimos a nadar como locos. Los mordiscos estuvieron bastante bien repartidos, por lo que la partida se mantuvo igualada casi hasta el final. Impresionante la conexión mental entre Ciro y yo, que íbamos calcando las cartas ronda tras ronda. Afortunadamente, el tiburón se lo llevó a él por delante antes que a mí. El segundo en caer fue Enrique, dejándome en cabeza en ese momento y llevándome la partida mientras a Diego se lo zampaba el tiburón. Es muy divertido ir arrancándole los miembros a los piratas y ver cómo, aun siendo bultos flotantes, nuestros intrépidos piratas intentan escapar. No es nada del otro mundo, pero cumple el objetivo de todo filler que se precie: divertir, especialmente gracias a una producción muy cuidada.

<i>Ciro</i> ya ha sido engullido por el escualo
Ciro ya ha sido engullido por el escualo

Por la noche Sandra y yo volvimos a sacar a la mesa el precioso Pelican Bay. Un juego diseñado por Jacques Zeimet al que un horrendo reglamento en su primera edición le hizo mucho mal. Yo me he pillado la segunda y la cosa mejora muchísimo. Se trata de un título de colocación de losetas en el que iremos ampliando zonas y puntuándolas, a la vez que vamos bloqueando posibles posiciones que interesen a nuestros rivales para evitar que anoten de forma importante. Además, si cerramos áreas, repetiremos turno, adquiriendo unos pelicanos que otorgan puntos extra al final de la partida. Pero estos son limitados, así que una vez que todos estén en juego, los jugadores se los irán robando unos a otros. En esta ocasión parecía que la partida iba a caer de mi lado, ya que en un momento dado yo tenía los 7 pelicanos en mi poder, además de unos buenos puntos de ventaja. Pero el último turno de Sandra fue increíble. Con un poco de fortuna por las losetas, fue cerrando áreas y arrebatándome pelicano a pelicano, hasta que no solo le dio la vuelta al marcador, sino que abrió una brecha importante, llevándose la victoria con suficiencia incluso. Resultado final: Sandra 181 por mis 159. La verdad es que el juego me sorprendió muy gratamente. Con los añadidos de esta segunda edición, queda un juego magnifico cuya nota en la BGG no le hace justicia. Eso sí, provoca Análisis-Parálisis en grandes cantidades. Esta segunda partida nos ha dejado aún mejor sabor de boca que la primera.

Remontada épica
Remontada épica

El jueves me llevé para el trabajo el simpático Noah, diseñado por Bruno Cathala y Ludovic Maublanc. Un juego de cartas en el que tendremos que ir creando series de animales según su género (alternado o del mismo) cumpliendo una restricción de peso máximo. Se juegan tres rondas en las que intentaremos quedarnos sin cartas. Los jugadores van anotando los puntos correspondientes a la tristeza que le provoca a Noé el no haber podido salvar a esos animales. Como jugadores, Aurora, Diego y el que os escribe. Aurora tardó en comprender la mecánica del juego y en la primera ronda se quedó con demasiados animales pequeños en la mano cuando Diego cerró. Yo me mantuve cerca. La segunda ronda fui yo el que cerró, pero Diego solo anotó una lagrima. Pero ya la última ronda fue apoteósica, de nuevo Diego cerrando, y dejándonos con unas puntuaciones elevadísimas. Resultado final: Diego vencedor con 1 puntos, yo segundo con 11 y Aurora ultima con 16. Con un aspecto infantiloide, encierra un juego que te hace pensar, con una buena componente de memoria y de saber cuándo jugar ciertas cartas para intentar sacarle el máximo rendimiento. Muy recomendable.

Mi última y nefasta ronda
Mi última y nefasta ronda

Por la noche Sandra y yo sacamos Lobo, el adorable juego de colocación de losetas de Philippe des Pallières en el que cada jugador juega con un determinado color desconocido para el resto de jugadores. Los pastos cerrados contienen una serie de ovejas, y al final de la partida cada jugador puntuará únicamente con un pasto (el que más ovejas tenga), siempre y cuando no esté amenazadas por un lobo en un bosque adyacente. Lo más curioso es que los jugadores pueden retirarse de la partida, premiando al que antes se quite de en medio. A dos jugadores hay más opción de faroleo, y así intentamos jugar, escondiendo nuestras cartas, favoreciendo colores de forma aleatoria mientras se prepara la jugada maestra en la que nos revelamos. Pero antes de eso hay que ir acumulando losetas. Sandra fue la primera en revelarse y en plantarse, aunque no le salió bien la jugada, ya que yo tenía casi todos los lobos en mi mano, de forma que anulé casi todos sus pastos. Finalmente, yo cerré el mío con más ovejas que el suyo. Resultado final: yo vencedor con 21 puntos por los 14 de Sandra. Un gran juego con buena edición, ilustraciones llamativas y mecánica conocida con un par de pinceladas que le dan un toque original, como lo del color oculto y el tener que retirarse en cuanto creamos que tenemos una buena jugada para anotar más puntos, a riesgo de que si lo hacemos demasiado pronto el resto de jugadores pueden completar una mejor sin nuestra oposición. Muy recomendable si os gustan los juegos de colocación de losetas.

Victoria por Lobos
Victoria por Lobos

Como Sandra no quería quedarse con ese mal sabor de boca, pidió que sacara el Can’t Stop, el magnífico juego de Sid Jackson que es el perfecto ejemplo de juego de forzar la suerte (push your luck). Una pequeña carrera por alcanzar la cima de una serie de columnas numeradas, cuyo número de posiciones aumenta en función de las probabilidades de que obtengamos esos valores mediante el lanzamiento de cuatro dados que agruparemos en parejas. El jugador lanza dados hasta que se plante (momento en el que consolida el avance) o no obtenga valores válidos, perdiendo todo lo recorrido. Y, por segunda vez esta semana, remontada épica de la señorita. Yo tenía la partida a punto de caramelo, con dos columnas cerradas y el 7 a un paso de cerrar. Viendo que, probablemente, mi siguiente ronda sería la última, Sandra se lanzó a la desesperada. Y la suerte decidió que ella tenía que ganar. Hizo más de 10 lanzamientos, hasta que cerró dos columnas y me gano. Lo intento yo y en la primera tirada ya estoy fuera. Resultado final: Sandra 3 columnas cerradas por 2 mías. Este es uno de esos juegos de dados en los que de verdad sientes que te juegas algo y la tensión a medida que van pasando las rondas aumenta. Una maravilla.

Segunda remontada épica de la semana
Segunda remontada épica de la semana

Para finaliza la semana, un estreno: Ginkgopolis, diseñado por el genial Xavier Georges. Un juego bastante abstracto en el que tendremos que ir ampliando una ciudad futurista. Colocación de losetas, gestión de la mano, un poquito de draft y mucho combo se juntan en este peculiar y adictivo juego. Como buen abstracto, la primera partida fue bastante extraña, sin saber muy bien cómo controlar el juego y a que ir. Sandra parecía tener muy controlada la partida gracias a los buenos combos que se montó, de forma que cada vez que realizaba una acción arrasaba con la pila de losetas. Pero, en el momento de aportar losetas para la reserva final, Sandra decidió aportar poco para forzar el cierre lo antes posible. Pero no contó con la puntuación de los barrios y que yo tenía más puntos acumulados que ella, por lo que finalmente la victoria quedo de mi lado. Resultado final, yo vencedor con 53 puntos por los 46 de Sandra. La verdad es que el juego me ha gustado mucho. Abstracto y con combos. Es de esos juegos a los que hay que darles unas cuantas partidas para empezar a vislumbrar todo su potencial. En este aspecto me recuerda al Kingdom Builder.

Primera partida al Ginkgopolis
Primera partida al Ginkgopolis

Y con esto finaliza la semana. Ocho partidas, la gran mayoría a juegos de poca envergadura, pero bueno. No nos podemos quejar. El sábado teníamos planificada una supersesión, pero los virus de esta época decidieron que mejor para otro día. A ver qué tal se da esta nueva semana.

13 comentarios en “Crónicas Jugonas: Semana 3 del 2015 (12/01 – 18/01)”

  1. ¿Poca envergadura el Ginkgopolis? xD Para mi es un poco como el Carcassone, en el sentido de que los distritos y los granjeros son una de las mayores fuentes de puntos. Eso si, como te empiecen a sacar combos te machacan.. Es un abstracto de la escuela francesa: un diseño sólido, escala sorprendentemente bien, el turno fluye con rapidez al ser abstracto, tiene un alto componente táctico, mucho puteo al robar y/o romper distritos. Es un gran juego, eso si, como bien dices, al principio vas un poco perdido con el tema de distritos y bajar cartas por edificar en altura, pero una vez que te das cuenta de que las cartas de 10 para arriba son las que puntúan y que en los distritos te llevas doble de puntos por doble mayoría (ser el que más y ser el único) se convierte en una lucha a cara de perro. Yo lo compré un poco a ciegas y ha sido uno de los descubrimientos del año pasado.

    Responder
    • Yo creo que verá mesa muy a menudo. Está en ese rango de euros medios-ligeros que tras una primera partida algo perdido, en las siguientes van todos a cuchillo ¿Qué opinión tienes sobre si funciona bien a 2? Yo creo que para ser mayorías, funciona pero que muy bien.

    • De hecho, en la BGG lo ponen como su mejor número! A mi me gustó bastante. A ver si puedo probarlo a mas jugadores, pero a 2 funciona bastante bien.

  2. Buenas tardes:

    Antes de nada, felicitarte por el gran trabajo que haces con tu blog. La verdad es que leo todas tus reseñas y sobre todo las "crónicas jugonas" semanales. Hace poco que empecé en este mundillo jugón y mi mujer y yo estamos empezando nuestra colección. Por ahora, aunque ya jugamos a otros también, nuestra pequeña colección se compone del Carcassonne, el Santiago de Cuba, el Sushi go! y el Fungi. Pero seguro que seguirá creciendo 🙂 Nuestro bu

    El caso es que quería preguntarte donde podríamos conseguir el Pelican Bay. La verdad es que no lo encontramos en ningún lado! Parece un juego divertido y visualmente muy chulo. Parece rollo Carcassonnee, que además es nuestro juego favorito (junto con The Island por ahora). ¿Sabes donde podríamos conseguirlo?

    También quería preguntarte qué juego de gestión de recursos, que sea menos arduo para empezar que el Agrícola (al que también jugamos, pero solo una partida), nos recomendarías para empezar y que fuese divertido. Al Santiago de Cuba solamente jugamos un par de partidas (y de 2) y nos gustó bastante, aunque se hace un tanto repetitivo y el Catán a mi me gusta bastante.

    Bueno, disculpa por el rollo! Un saludo desde tierras gallegas!

    Responder
    • Pues fíjate que te iba a preguntar concretamente por el Stone Age, jeje. Así ya lo tengo super claro! Y el Qin también tiene muy buena pinta! La verdad es que todo lo oriental me rechifla!

      Pues a ver si cuando me lleguen estos 2 fillers que te dije, monto una mini competición jueguil con mi mujer 🙂 El fungi no sé si lo has llegado a probar. A mí la verdad es que me pareció que tenía encanto y además la temática es bastante original y es barato.

      Ya contaré a ver qué tal.

      Saludos!!!

    • Vamos por partes!! 😛

      1. El Pelican Bay yo lo compré en Amazon Alemania a bastante buen precio en uno de estos pedidos gordos que hace que compense pedir (comprar solo el juego puede no salir rentable). En España lo tienen en la Dracotienda, aunque antes de comprar preguntaría si es la nueva edición (la que lleva los discos). A mi me ha gustado bastante el juego.

      2. Respecto al juego de gestión de recursos te recomiendo, sin duda, el Stone Age. Y sabiendo que el Catán te gusta, es la elección perfecta. Devir va a sacar una reedición en breves (al menos eso tengo entendido), aunque es completamente independiente del idioma, así que da igual donde lo pilles 😛

      Espero que te sirva. Un saludo y gracias por comentar y seguirme!!!

    • Lo tengo entre mis pendientes! Caerá en alguno de estos pedidos que hago, aunque ahora mismo tengo bastante material sin estrenar 😛

      Saludos!

  3. Hola Iván:

    Ayer jugamos mi mujer y yo un Sushi go! de 2 y nos pareció bastante descafeinadillo porque apenas se utilizan cartas del mazo. También es cierto que no utilizamos la variante del tercer jugador virtual. ¿sabes si está mejor de esta forma y si es habitual jugar así cuando son 2 los jugadores?

    Un saludo y gracias de antemano!

    Responder
    • Pero es tan entrañable que no puede faltar! Ya la caja es una maravilla! Hoy jugaré al Fungi. Ayer estuve viendo las reglas y la preparación de la partida. Ya te contaré 🙂

    • Le pasa lo mismo que al 7 Wonders. Es un juego para 3-4 jugadores. A dos quedan bastante del mazo sin usar. Es un filler sin mas pretensiones que echar un rato y hay que tomarlo como tal. Se explica en 5 minutos y se asimila en la primera ronda. Pero no tiene mucho mas.

Deja un comentario