Primeras Impresiones: Drako

Hoy vengo a hablaros de uno de esos juegos que siempre anda en boca de todos, principalmente porque se puede conseguir a un precio muy asequible en ese gran almacén online que seguro todos conocéis. La gran A y eso (aunque también en tiendas nacionales). Pero tranquilos, no es su única cualidad. Ni siquiera la más importante, pero si una de las más atrayentes. Estamos hablando de Drako, un juego diseñado por el polaco Adam Kałuża e ilustrado por Jarek Nocoń.

La portada ya nos da una idea de qué nos vamos a encontrar
La portada ya nos da una idea de qué nos vamos a encontrar

Se trata de un juego asimétrico para dos jugadores, en el que cada uno de ellos tomará el control de un bando en una lucha épica a vida o muerte. Por un lado tenemos al temible dragón, que se encuentra libre, campando a sus anchas y aterrorizando al personal. Por otro, un grupo de tres intrépidos enanos decididos a dar caza al terror escupefuego.

En un tablero hexagonal, de casillas hexagonales (tres casillas por lado) se hallarán las figuras del dragón y de los tres enanos. Estos podrán realizar las siguientes acciones:

  • Enanos: moverse (1 o 2 enanos), atacar (1 o 2 enanos), defenderse, ballesta y red.
  • Dragón: moverse, volar, atacar, llamarada y defenderse.

Estas acciones vienen representadas en una serie de cartas que los jugadores irán robando y jugando (cada bando tiene su propio mazo). Hay ciertas cartas con varias acciones posibles, aunque solo se podrá ejecutar una de ellas. La mecánica es bien sencilla. Cada jugador comienza con una mano inicial de cartas, las cuales representan acciones que pueden ejecutar el dragón o los enanos (dependiendo del bando en turno). Durante su turno, un jugador podrá realizar dos acciones. Para estas dos acciones existen dos posibilidades (se pueden combinar como desee):

  • Robar dos cartas (el límite de mano es 6 cartas, debería descartarse el exceso).
  • Ejecutar la acción de una carta (solo una de las posibles).

El dragón y los enanos tienen un determinado aguante, representado con puntos de vida. El dragón, adicionalmente, posee una gruesa piel que le sirve de armadura, de forma que puede recibir más impactos. Posteriormente, tiene tres marcadores, uno para las alas, otro para escupir fuego y otro para moverse. En cuanto uno de estos marcadores esté completamente lleno, el dragón no podrá ejecutar esa habilidad (es el jugador que maneja al dragón el que decide en que marcador anota el daño). Los enanos, en cambio, solo tienen sus puntos de vida. Cuando un enano recibe tantos puntos de daño como puede resistir, muere y es retirado de la partida.

El combate finaliza cuando:

  • El dragón muere, ganando los enanos
  • Los enanos mueren, ganando el dragón
  • El dragón sigue vivo después de que los enanos jueguen su última carta, ganando el dragón.

Un aspecto visual increíble
Un aspecto visual increíble

Como veis, un muy táctico en el que los jugadores se enzarzan en un toma y daca constante para intentar abrir una brecha e infligir daño al contrario. Como veis, el juego es totalmente asimétrico, pues la forma de afrontar la partida es completamente distinta en función del bando que se controle. Si somos los enanos iremos a la carga, gracias a que cubrimos mucho mejor el terreno y le damos pocas opciones al dragón. Este tendrá que jugar a la defensiva, desgastando a los enanos, jugando inteligentemente sus bazas, sin parar de moverse para evitar daños.

El juego no solo es asimétrico en cuanto a su mecánica, sino que también lo es en cuanto a su dificultad. No olvidemos que es un tres contra uno, y realmente la única acción realmente diferente del dragón respecto a los enanos es poder volar, ya que le permite atravesar el terreno de juego para colocarse en una posición ventajosa o huir de una emboscada mortal. Entonces, como supondréis, jugar con el dragón es mucho más complejo. Los fallos no son una opción. Cada paso en falso supondrá exponerse a que los enanos nos endiñen un buen palo. De hecho, en las propias instrucciones se recomienda que el jugador más inexperto controle a los enanos para una partida más igualada.

La verdad es que el juego me pareció muy interesante. Un pequeño ajedrez con pocas fichas y añadiéndole una mecánica de cartas. Estas son fijas, por lo que los jugadores expertos comenzarán a contarlas para tener el control de las acciones que le restan al otro jugador. Además, las partidas tienen la duración justa como para querer jugar varias de forma seguida, alternando bandos.

Además, como he comentado al principio, suele poder encontrarse a un precio bastante competitivo teniendo en cuenta los componentes del mismo (en torno a los 20 €). Una buena compra si nos gustan los juegos tácticos y dos suele ser un guarismo habitual en nuestras partidas.

15 comentarios en “Primeras Impresiones: Drako”

    • Hombre, un juego meramente táctico como este hay que jugarlo con un estado anímico adecuado y con un rival acorde. Es como jugar al ajedrez. Si no tienes el día y te enfrentas a Kasparov… no te gustará 😛

  1. Acabo de terminar una partida y me encanta, aunque perdi por falta de cartas en el bando enano xD, es bonito, bueno y barato.

    Responder
    • Totalmente. Por si alguien quiere probarlo, en Yucata se puede jugar online!

      Un saludo y gracias por pasarte y comentar!

  2. A mí regular tirando pa´bajo. Esperaba mucho de él, me lo pintaron que no veas, y dps, en plena partida, me dio la impresión (jugué 2 partidas seguidas) que ganaba la partida a quien más escudos le tocasen. Da igual lo que hagas, cómo te posiciones, que a quien le toquen más escudos lleva las de ganar.

    Saludos!

    Responder
    • Hombre, en teoría los escudos son los mismos, ya que el mazo es invariable y lo vas a recorrer siempre. Seria como decir que al Carcassonne gana quien roba mas claustros :p

      Gracias por comentar crack!

    • Hombre, eso que dices del Carcassonne, pues es que llevas razón! :P, te juro que yo suelo decir eso del básico; que gana quien más claustros le tocan (cuando todos tienen nivel igualado).

    • Jejeje, weno, yo aun no me lo he comprado (si no esta entrada no existiría, ya que los juegos en propiedad los reservo para las reseñas). Pero siempre está ahí a punto de caramelo!

  3. La verdad es que estoy muy interesado en este juego ,pero sé que Masqueoca saca la edición en castellano supuestamente el mes que viene, no sé si esperar. La pregunta es ¿Iván, crees que se puede quemar a las pocas partidas? ¿Jaipur o Drako? Un saludo.

    Responder
    • De entrada decirte que el juego es TOTALMENTE independiente del idioma. Las cartas no tienen nada de texto. Lo único el reglamento y la caja. Pero por lo demás, yo tiraría por la edición que mas barato me costase.

      Jaipur es mucho mas adictivo, pero también se quema antes. Drako es un juego principalmente táctico. Y esto hay que tenerlo muy en cuenta. Habría que sopesar varios factores. Pero en cuanto a vida, Drako tiene mas. Es asimetrico, jugar con cada bando es totalmente distinto, cosa que el Jaipur no ofrece.

  4. Lo he jugado solo una vez, con los enanos, y mordí el polvo largamente. Me pareció curioso, pero noté como si le faltase algo para que terminase de gustarme. Creo que sería el típico juego que quieres que tenga un amigo 😛

    Responder
    • Es algo que suele pasar con los asimétricos. Yo le habría echado dos partidas, una con cada bando, a ver que sensaciones en general te transmitía. No deja de ser un juego táctico que se juega en pocos minutos, tampoco le vamos a pedir que sea la experiencia definitiva 😛

      Muchas gracias por comentar!

  5. No lo he jugado, pero vi una partida en directo entre Kabutor y Brackder….. sus impresiones no fueron buenas, pero a mi, como espectador, me parecio un juego muy frio

    Responder

Deja un comentario