Crónicas Jugonas: Semana 35 del 2014 (25/08 – 31/08)

Hoy os traigo la crónica de una semana intensísima, con partidas prácticamente todos los días. Así que sin más dilaciones, vamos al lío.

El lunes, tras una lectura el día anterior de las normas, Sandra y yo estrenamos mi copia de Galaxia: La Conquista, más conocido como Race for the Galaxy (titulo original en inglés). Como suele ocurrir en estas ocasiones, estreno igual a victoria de Sandra. Además aplastante. Jugamos en el modo estándar (no con la variante para dos jugadores). Sandra fue a colonizar/conquistar planetas militares, mientras que yo hice un poco de todo. Quien mucho abarca… Resultado final, 27 a 18. Gran primera impresión. Juego sencillo, un poco solitario, pero adictivo. A ver qué tal le sienta la primera expansión, que la tengo también en la estantería.

Estreno =  Victoria de Sandra
Estreno =  Victoria de Sandra

Por la noche, casi de sorpresa, mientras redactaba la reseña que publiqué el miércoles, Isra me preguntó que si había hueco para echar un In the Year of the Dragon. Y no puedo resistirme ante ese tipo de proposiciones. Soy débil. Así que echamos una partida rápida junto con Sheila, quien no se acordaba muy bien de cómo iba la historia, por lo que las catástrofes no tenían piedad de ella, llevándose por delante a casi todos sus cortesanos. Isra jugó muy inteligentemente. En vez de centrarse en intentar salvar el máximo posible de chinos, fue acumulando puntos ronda tras ronda, con privilegios y demás. A la ronda final fui yo el que llegó más desahogado y con los palacios repletos, pero la ventaja que había adquirido Isra fue demasiado para ese sprint final. Sobre todo teniendo en cuenta que apenas conseguí puntos en los festivales. Me pilló a contrapié el último tributo imperial, y tuve que cambiar mi estrategia, y ya no me dio tiempo a alcanzarle. Gran partida. Resultado final: Isra 80 puntos, yo segundo con 73 y Sheila en tercer lugar con 51.

¡Malditos privilegios!
¡Malditos privilegios!

El martes tocaba la última sesión lúdica intersemanal en casa de José Luis y Silvia (la semana que viene vuelvo al horario de tarde en el trabajo). Empezamos con un Ra, que llevaba tiempo José Luis queriéndolo volver a sacar a la mesa. Además esta vez jugaba Nico, que añade un poco de caos al asunto, haciendo la partida más interesante. Nico, ansioso el, se lanzaba el primero a todas las subastas, aunque a veces con demasiada precipitación. Pero más de una vez se llevó un lote interesante, teniendo en cuenta lo que nos llevamos los demás durante el resto de rondas. Yo me centré especialmente en los faraones, llevándome en las tres rondas los puntos correspondientes. Donde no rasqué nada es con el Nilo. La partida estaba muy emocionante, sobre todo en la ronda final, en la que decidí finalizar mi participación llevándome un lote no muy suculento pero si muy interesante para mi combinación de losetas. Y entonces ocurrió lo impensable. Quedando una cantidad importante de losetas en la bolsa, comenzaron a salir losetas de Ra una tras otra, no dando opción a ninguno de los demás jugador a llevarse absolutamente nada. La estadística no tenía cabida aquella tarde en la sala. Salieron como 5-6 losetas de Ra seguidas. Y gracias a eso, me llevé la partida con 38 puntos (sobre todo porque Sandra tenía un punto menos en los tokens de puja, por lo que no me restaron puntos en la puntuación final). Segunda fue Silvia con 35, tercero José Luis con 31, cuarta Sandra con 22 y último Nico con 14.

Soy todo un Faraón
Soy todo un Faraón

Después estrenamos mi copia de Tzolk’In: The Mayan Calendar, al que Sandra y yo ya habíamos jugado varias veces por la BoardGameArena, pero que aún no habíamos jugado en la mesa. Tras explicarles la historia a José Luis y Silvia, comenzamos a planificar a largo plazo, que es a lo que te obliga este magnífico título. Y, pese a tener más experiencia, hice una partida desastrosa.  Y eso que jugamos mal con el concepto de alimentar a los trabajadores, ya que en la primera mitad de era estábamos casi todos en 0 puntos, y como en las normas no especifica nada, no alimentamos y nos quedamos en 0 puntos. Luego he consultado el hilo de dudas de la BSK y en un FAQ posterior los diseñadores aclaran que si se pueden tener puntos negativos. Pero bueno. La única persona que no incumplió esta norma fue, precisamente, quien ganó la partida. Yo quedé último gracias a una trolleada épica de José Luis que, con tal de no quedar último, se cogió el jugador inicial a falta de dos rondas y avanzó el calendario dos posiciones, forzando el final de la partida. Resultado final: Sandra vencedora con 46 puntos, José Luis segundo con 34, Silvia tercera con 33 y yo último con unos horrendos 28 puntos.

Desastrosa partida, aunque al final podría haberse arreglado algo
Desastrosa partida, aunque al final podría haberse arreglado algo

Después saque el One Night Ultimate Werewolf para ver que tal funcionaba a 4 jugadores (el número mínimo). No está mal, aunque queda algo descafeinado. Nos reímos un poco, pero decidimos dejarlo porque no tenía mucho más recorrido.

No triunfó, aunque algunas risas echamos
No triunfó, aunque algunas risas echamos

A continuación, Knizia vuelve a la mesa. Ahora con Genial. Nico se puso con Sandra para, entre los dos, intentar llevarse la partida. Yo intenté hacer una partida regular, intentando centrarme en el color que peor llevaba cada vez. Tuve suerte porque los colores que antes se cerraron logré dejarlos bastante arriba como para que no me agobiasen. Al final Silvia y yo llegamos muy igualados al final, pero, afortunadamente, José Luis colocó una pieza en el único sitio que podía darle a Silvia la victoria (y lo hizo para mejorar su puntuación, no para fastidiar, que conste en acta). Resultado final: yo vencedor con 13 puntos (segundo color en 14 y tercero en 15), Silvia segunda con 13 (segundo color en 14 y tercero en 14), José Luis tercero con 11 y Sandra (con Nico) última con 9.

¡Como me gusta hacerle fotos a este juego! ¡Colores y Figuras!
¡Como me gusta hacerle fotos a este juego! ¡Colores y Figuras!

Después de la cena, sacamos el estreno de la semana, deseando probarlo a cuatro jugadores. Tras explicarles a José Luis y Silvia como iba la mecánica de Galaxia: La Conquista, nos dispusimos a jugar a conquistar planetas y desarrollar tecnologías. Volvió a ocurrir algo bastante habitual, que es que quien menos se está enterando de la película es quien se lleva la partida. Silvia, que hasta los últimos turnos no veía claro cómo se jugaba, fue quien más puntos anotó, quedándome yo muy cerca. Esta vez me centré en la estrategia de Sandra de la primera partida, e ir a acumular fuerza militar para poder conquistar planetas de forma sencilla. Algún que otro desarrollo molón y poco más. Creía que lo tenía hecho, pero cuando llegamos al recuento, ¡Sorpresa! Silvia vencedora con 36 puntos, yo segundo con 33, y Sandra y José Luis empatados con 22.

Buena partida que no finalizó con victoria
Buena partida que no finalizó con victoria

El jueves fuimos a casa de Juan y María, que ya terminaron de arreglar su nuevo hogar. Ciro también se apuntó. Además Hernán andaba de vacaciones por Gijón, así que quedamos todos para echar algunas partidillas. Como éramos 6, me pareció un buen momento para volver a sacar el One Night Ultimate Werewolf. La ocasión la pintaban calva, pero, desgraciadamente el juego no cuajo entre estos jugadores, así que tras tres rondas (que estuvieron bien, pero no fueron nada del otro mundo), cortamos y pasamos a otra cosa.

Segundo fail de la semana con este juegazo
Segundo fail de la semana con este juegazo

Y esa otra cosa fue el 7 Wonders de Bauza, al que hacia eones que no jugábamos una partida. Tras explicarle a Hernán y María como iba la cosa (Juan y Ciro se acordaban), comenzamos a levantar nuestras civilizaciones lo mejor que podíamos. A mí me tocó Babilonia, y me dediqué en las primeras Eras a asegurarme el acceso a todos los materiales, cosa que, gracias a Juan, ocurrió relativamente pronto. Además construí el edificio que me abarataba el coste comprándole a él. Al poco comenzaron las hostilidades por parte de Ciro, por lo que ocurrió la típica reacción en cadena. Yo intenté adelantarme, para ir rascando puntos en la categoría militar. Ya en la tercera era, aproveché el segundo nivel de mi maravilla para potenciar los edificios científicos, acumulando hasta cuatro de la rueda dentada, lo que era una gran cantidad de puntos (uniéndolo a que conseguí el gremio que ofrecía lo mismo que mi segundo nivel). Desgraciadamente no gané. Y no gané por un mal movimiento. Me gasté gran cantidad de monedas en poder construir un edificio militar para intentar asegurarme los 5 puntos contra Juan, pero, posteriormente, el construyó otro edificio de la misma categoría, haciéndome perder la batalla. Esos preciosos recursos podría haberlos empleado en construir el tercer nivel de mi maravilla, lo que me habría dado la partida. Resultado final: Ciro vencedor con 49 puntos, Sandra segundo con 48, yo tercero con 46, Juan cuarto con 41, Hernán quinto con 38 y María sexta con 34.

Civilizaciones viviendo al limite con esas bebidas en el centro
Civilizaciones viviendo al limite con esas bebidas en el centro

Por último, para cerrar la tarde, el party que me tocó en el concurso de Asmodee hace poco: Tic Talk. Tras comentarles cómo iba la historia, hicimos equipos. Un equipo estaba formado por Sandra, Hernán y Ciro, mientras que yo hacía equipo con María y Juan. Partida aparentemente muy desigual, si no fuese porque el juego puntúa mejor el endosar palabras que el equipo contrario no es capaz de adivinar que acertar las del equipo contrario. En total todos acertamos muy poco. Algunas palabras muy cachondas. Para mi es la evolución perfecta del Time’s Up. Le faltaría meter los gestos, pero soluciona el problema de la rejugabilidad. Ganó el equipo de Sandra 56 a 44.

Grandioso chorrijuego
Grandioso chorrijuego

Pero no iba a acabar el día en lo que a juegos se refiere. Por la noche habíamos convocado megapartida online. En la BoardGameArena estábamos Edgard (muevecubos), Alejandra y Aarón (los chicos de Juegos de la Mesa Redonda) e Isra y Sheila (Cariño, he encogido a los dados y Pelea de Llamas) nos pusimos a echar unas buenas risas jugando al ¡Toma 6! del gran Wolfgang Kramer. Echamos dos partidas, en las que volví a demostrar que este juego se me da horrorosamente mal. Aunque siempre me ocurre lo mismo, comienzo en picado pero luego me mantengo al borde del abismo y es difícil que me caiga. Lo más gracioso es que con tantos jugadores, prácticamente cada una o dos rondas alguien se lleva cartas (siendo yo el que más veces tuvo que hacerlo). La primera partida tuvo un dominador claro: Isra. Sheila fue la única que pudo mantener su ritmo, pero al final también se desinfló. Resultado (en la BoardGameArena los puntos son decrecientes, todos empiezan con 66): Isra vencedor con 41 puntos, Sheila segunda con 16, Edgard tercero con 9, Aarón cuarto con 6, yo quinto con 4, Alejandra sexta con -1 y Sandra ultima con -21. En la segunda la cosa estuvo mucho más igualada, aunque volví a tener un momento caída libre, y esta vez sí quedé último. Resultado de esta segunda ronda: Alejandra vencedora con 29,  Isra segundo con 26, Aarón tercero con 8, Sheila cuarta con 7, Edgard quinto con -2, Sandra sexta con -7 y yo séptimo y ultimo con -21. Divertidísimo, sobre todo lo que nos decíamos por la conferencia que teníamos montada. Especialmente las indecisiones de Aarón cambiando de carta tropecientasmil veces en el último instante.

Diversión a raudales
Diversión a raudales

Como no tuvimos suficiente con esas dos rondas al ¡Toma 6!, decidimos echar una partida al Saboteur. También muy divertida, ya que a tantos jugadores tocamos a pocas cartas por jugador, además de que puede haber hasta tres saboteadores en juego. En la primera ronda Edgard y yo éramos los saboteadores. Logramos escondernos muy bien y hacer creer al resto de jugadores que otros eran los saboteadores, aunque finalmente alcanzaron la pepita. En la segunda ronda las saboteadoras eran Alejandra y Sheila, que gracias a una trolleada de Isra, fueron las vencedoras de la ronda. Y en la última y definitiva tanda, volvía a ser saboteador junto a Alejandra y Aarón. Alejandra y Aarón se llevaron todos los palos y de mí no sospechó nadie en ningún momento. Fueron mis únicos puntos. Finalmente, Alejandra resultó vencedora con 8 pepitas, Aarón segundo con 6, Sheila tercera con 4, yo cuarto con 3, Sandra e Isra con 1 compartían la quinta y sexta posición, y por ultimo Edgard, que no tiene futuro como minero.

Casi consigo mi objetivo
Casi consigo mi objetivo

Viernes tarde partida a una llegada sorpresa de ese mismo día, el Constructo de Santiago Eximeno. Con un magnifico y original acabado, tras leernos las instrucciones, comenzamos a jugar. Una partida consta de dos rondas, y las puntuaciones de ambas se suman. En la primera Sandra me sorprendió, ganándome 2 a 1, pero en la tercera me vengué con 3,1 ganando 4-3. Me ha encantado lo sencillo que es, pero lo profundo que aparenta. Tengo que echarle más partidas.

Un precioso acabado. ¡Gran adquisición!
Un precioso acabado. ¡Gran adquisición!

Para cerrar esta intensa semana, el domingo quedé por primera vez con Roberto (Gixmo en la BSK) y Berto (Lediakhov en la BSK). Empezamos con un Russian Railroads, al que Berto no había jugado y Roberto anda igual de entusiasmado con el que yo. Tras la explicación de turno, nos pusimos a desarrollar nuestros trayectos ferroviarios. De nuevo, volví a caer en la misma estrategia: desarrollar el track de tecnología por partida doble e intentar aprovechar bien los trayectos de Saint Petersburg y Kiev, dejando un poco de lado el Transiberiano. No me habría salido mal la jugada de no ser porque Roberto se llevó todos los Ingenieros. Yo quería haberme llevado el último, pero no fui el primero en esa ronda y me quedé sin él. Probablemente esta jugada decantó la partida en su favor. Roberton por su parte, se centró en aprovechar el trayecto de Kiev aprovechando su multiplicador completo, llegando a avanzar el marcador beige varias posiciones. Berto por su lado hizo una partida decente, manteniéndose en la lucha hasta la última ronda. Como he dicho, Roberto fue el vencedor final, con 325 puntos, quedando yo segundo con 294 y Berto tercero con 292. Gran partida.

Todo muy igualado hasta la última ronda
Todo muy igualado hasta la última ronda

Empezamos echando un Nations, al que tenía bastantes ganas de jugar pero que teniendo en mi ludoteca el Through the Ages no tenía nada claro el adquirirlo. Jugamos al modo estándar. La verdad es que a mí si me dio la sensación de atrapar la esencia del juego de Vlaada y comprimirlo a un par de horitas, por lo que si alguien está indeciso entre ambos títulos pero difícilmente va a sacar en torno a las 4 horas para jugar a un mismo juego, que se decante por este. Respecto a la partida, me costó un poco al comienzo, porque hacia bastante que no jugaba al Through the Ages, y tardé en ver el ciclo de recursos para poder montarme un motor adecuado. Afortunadamente logré alcanzar un buen ritmo. Me centré en intentar tener un ejército decente, ya que mis líderes y maravillas me bonificaban por guerras y batallas. En las últimas rondas siempre iba muy justo de pasta, y en estabilidad nunca fui sobrado, por lo que no tuve opción a ampliar mucho mi civilización. En la última era Roberton pegó el acelerón, sobre todo en libros y en fuerza militar. Resultado final: Roberto vencedor con 45 puntos, yo segundo con 37 y Berto tercero con 32.

Gran partida y gratísima primera impresión
Gran partida y gratísima primera impresión

Luego Roberton nos sacó el Top This! A Flicking Pizza Game, un juego de flickeo (como su propio nombre indica) que bebe directamente de Crokinole, pero en el que nos dedicamos a meter fichas en una pizza intentando cumplir pedidos de porciones. Juego muy divertido y que me llamó bastante la atención. En tu turno puedes, o meter ficha en la pizza (teniendo que golpear algún ingrediente para que permanezca en ella) o dar la vuelta a un tipo de ingrediente (cada ficha tiene dos caras). La verdad es que fue alucinante como, utilizando esta segunda acción, me llevé hasta tres pedidos. Pero me faltó aprovechar más los objetivos de mitades de pizza, que otorgan más puntos. El ganador fue Berto con 41 puntos, Roberto segundo con 25 y yo tercero con 22. Pero me gustó mucho el juego.

Juego superllamativo que entra en mi radar

Seguimos con la tanda de chorrijuegos y Roberto nos sacó el Fliegende Teppiche, un filler en el que nos montamos en una alfombra mágica y al más puro estilo Gambito lanzaremos nuestra carta sobre otras tantas encima de la mesa para intentar capturarlas. El juego no tiene más. Luego las cartas dan puntos según una mecánica de set-collection o por parejas. Muy divertido sobre todo porque cada uno tiene su peculiar estilo de lanzamiento. Esta fue mi primera victoria de la tarde, descubriendo un talento innato para el lanzamiento de cartas. Resultado final: yo 36 puntos, Berto 14 y Roberto -11.

I'm Gambit!
I’m Gambit!

Y para cerrar la sesión, estreno para todos: The Builders: Middle Ages. Un filler que esconde mucho más de lo que aparenta. En el representamos a un gremio de constructores que se dedican a levantar edificaciones en la edad media. Para ello en nuestro turno podremos hacer tres acciones a elegir entre: tomar constructor de los cinco disponibles en la mesa, tomar construcción de las cinco disponible en la mesa, construir (asignando un constructor de nuestra mano a una construcción elegida pagando su coste) o tomar monedas. Los edificios completados son los que otorgan puntos al final de la partida. Sensaciones muy similares al Noah: tiene mucho más de lo que aparenta. Ir agenciándose un gremio de constructores versátil que sea capaz de afrontar cualquier construcción es importantísimo. La partida me la llevé yo por muy poco, con 23 puntos, quedando Berto segundo con 21 y Roberto tercero con 19.

Lo de construir en la Edad Media no se me da nada mal
Lo de construir en la Edad Media no se me da nada mal

Y con esto termina la semana. Muchas partidas con mucha gente (probablemente las crónicas en las que más personas hay nombradas de toda la serie). A ver si esta semana que entra se porta igual.

16 comentarios en “Crónicas Jugonas: Semana 35 del 2014 (25/08 – 31/08)”

  1. Race for the Galaxy (Galaxia) tiene una cosa buena y otra menos buena. Es un juego bastante más abierto en cuanto a grupos de cartas de los que sacar puntos (fuerza militar, desarrollos de 6, motor de producción) pero al ser un poco solitario, tienes que planificar un poco más tu estrategia porque ir a todo es literalmente un suicidio.

    La estrategia militar es buena, algo básica pero arriesgada, porque como no salgan desarrollos de 6, tardas en sacar poder militar y te adelantan por la derecha. Si quieres puntos a porrillo, prueba la estrategia alien (cartas amarillas)

    Responder
    • Quiero meterle la primera expansión, a ver que tal modifica el juego que, según dicen, añade algo mas de interacción 😛

    • La primera expansión es fundamental. Al meter los objetivos comunes quita mucho factor azar y mete más planificación. Muy recomendable.

    • A ver si esta semana la puedo probar! No me compré la edición de Gabinete Lúdico (que a mi no me parece tan mala) porque no sabía si iban a sacar las expansiones. Pero con la primera fue suficiente 😛

  2. Vaya doble rasero que usas para describir mi agresiva forma de jugar. Jeje.
    Resulta que en el Genial pongo la última pieza en el lugar donde más me renta aunque sabía que no iba a ganar y en el Tzolkin, eso mismo es una trollada. Jajajajaja. Tenía opciones reales de ganar. Además, de cara a la clasificación general… es mejor ser segundo en vez de último.
    Sabía que nos estabais estafando a Silvia y a mí con lo de los puntos negativos.

    Responder
  3. Joder, estaba escribiendo una mega-comentario y me ha recargado la página y se me ha ido al carajo :/
    Bueno, iba diciéndote que a mí con el Toma 6 me pasa justo lo contrario. Se me da muy bien ese filler, pero en fin, cada uno tiene sus "predilectos" xD
    Saludos crack!

    Responder
    • Jo, con lo que me mola a mi un tocho-comentario! 🙁

      La proxima vez escribelo en word y luego lo pegas!! xDDDDDDD

      La cosa es que me divierto muchísimo con el jueguillo de Kramer, pero vaya suerte que tengo… 😛

  4. Qué semana más jugona!
    En este caso la novedad que más nos llama es el The builders, caja formato Noah que nos inspira confianza y pinta de ser un filler que escala bien.
    Esperaremos primeras impresiones o reseña! 😉

    Responder
    • Si no esta semana la que viene habrá Primeras Impresiones. A mi me sorprendió gratamente y no descarto pillarlo (por lo que, en ese caso, habría reseña :P)

Deja un comentario