Reseña: Toscana

Introducción

Como ya supondréis mucho, la espiral de compras compulsivas en la que me encuentro inmerso no tiene fin. Por otro lado, es necesaria (junto al ritmo de partidas por semana) para poder mantener el ritmo del blog, que no quiero que dejéis de leerme. En este afán comprador entra el suministrador online más importante del mundo occidental, Amazon. Y con él, esas diabólicas herramientas de seguimientos de precios que te avisan convenientemente cuando un artículo ha bajado su precio hasta esa cantidad que sí estás dispuesto a desembolsar. Y así es como este Toscana luce en mi estantería.

Portada
Portada

En Toscana los jugadores competirán por edificar la mayor zona de un determinado tipo, Tejados o Plazas, colocando losetas sobre un tablero cuadriculado. El juego de esos de la vieja escuela. En los que el tema está ahí para poder ilustrar la portada con algo más llamativo. Y hasta aquí, porque el juego es totalmente abstracto. Podría haber sido la Toscana como cualquier otra cosa. Fue publicado en 2001 por Piatnik y es un diseño de Niek Neuwahl, responsable de otros juegos abstractos como Aztec o Ta Yü.

El juego no se encuentra editado en nuestro país, aunque es totalmente independiente del idioma y existen traducciones del sencillo reglamento en la red. Permite partidas para dos jugadores, con una edad mínima recomendada de 10 años y una duración aproximada de unos 20 minutos. Se puede encontrar en tiendas online aproximadamente a un precio de 18 € (aunque con un poco de suerte lo podéis conseguir mucho más barato).

Contraportada
Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.

Ir a la Opinión Personal

 

Contenido

En una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 29,2×14,6×3,8 cm. nos encontramos con los siguientes elementos:

  • 32 Losetas (de cartón)
    • 16 de Tejado
    • 16 de Plaza
  • 30 Contadores (de plástico)
  • 2 Fichas de Veto, una roja y otra blanca (de madera)
  • Tablero (de cartón)
  • Reglamento
Contenido
Contenido

 

Mecánica

Toscana es un juego abstracto de colocación de losetas en el que intentaremos conseguir la mayor zona de nuestro tipo (plaza o tejados).

 

Conceptos Básicos

El tablero es una malla que conforman una serie de casillas cuadradas sobre las que colocaremos las losetas. Estas losetas son todas de dimensión 2×4 casillas y están divididas en dos grupos:

  • Aquellas en las que predomina el tejado
  • Aquellas en las que predomina la plaza
Losetas
Losetas

Esta predominancia es siempre en la misma proporción, 6 casillas del tipo predominante y 2 del tipo recesivo. La diferencia entre las losetas es la distribución de estas dos casillas sobre ella.

El concepto principal es el de colocación de las losetas sobre el tablero: una loseta, para poder ser colocada, debe hacerse siempre de forma que la loseta se coloque adyacente a alguna que se encuentre en el tablero. Y esta adyacencia deberá ocurrir con el tipo que estemos jugando. Por ejemplo, si estamos jugando con Tejados, la loseta que vamos a colocar debe tocar al menos en una casilla con teja que se encuentre en el tablero. Por supuesto, las losetas deben colocarse de forma que sus ocho casillas se encuentren dentro de la malla del tablero. Está prohibido colocar una loseta en la que alguna de sus casillas sobre sale del tablero.

También es importante indicar que la adyacencia es siempre con contacto. Es decir, que casillas que solo compartan un vértice (diagonal) no se consideran adyacentes.

Finalmente tenemos el concepto de veto. Durante la partida, un jugador tendrá la opción de evitar que el rival coloque una determinada loseta sobre el tablero.

Marcadores
Marcadores

 

Preparación de la Partida

La partida constará de dos rondas. La preparación de cada una de estas se realiza de la misma forma:

  • Se coloca el tablero sobre la mesa
  • Se separan las losetas según su tipo, se barajan y se forman sendas pilas
  • Cada jugador toma una de estas pilas, así como la ficha de veto del color correspondiente (roja para los Tejados, blanca para las Plazas)
  • Para la primera ronda se echa a suertes quien será el primer jugador. En la segunda ronda, el primer jugador será el que no lo fue en la primera.

Y a comenzar.

Partida Preparada
Partida Preparada

 

Desarrollo de la Partida

Como hemos dichos, la partida consta de dos rondas. Cada una de estas rondas se desarrolla a lo largo de, como mucho, 32 turnos (16 para cada jugador).

En su turno, el jugador revelará la ficha situada en la parte superior de su pila y la colocará sobre el tablero. Recordemos que es obligatorio que esta nueva loseta debe colocarse de forma que al menos una de las casillas del tipo con el que juega el jugador que forma la loseta esté adyacente a otra casilla de ese mismo tipo perteneciente a alguna loseta ya colocada en el tablero.

Partida en juego
Partida en juego

Si un jugador no puede colocar la loseta revelada, pierde el movimiento y el turno pasa al jugador contrario.

Finalmente, si es el turno del jugador rival y este revela una loseta que consideremos que es muy beneficiosa (por configuración y la situación actual de la partida), podremos vetarla. Para ello gastaremos nuestra ficha de veto, y el rival colocará la loseta revelada al fondo de su pila y revelará una nueva de la parte superior de la misma.

 

Fin de la Partida

La ronda finaliza cuando ya no es posible colocar más losetas sobre el tablero. Se procede a contar el número de losetas que se conectan en la mayor área del tipo de cada jugador. Para facilitar el conteo el juego provisiona de unas fichas de plástico que iremos colocando sobre las losetas que formen el mayor área de cada jugador.

La partida finaliza al término de la segunda ronda. Se suman los puntos obtenidos por cada jugador en las dos rondas. El ganador será el jugador con más puntos.

Conteo de puntos
Conteo de puntos

 

Opinión Personal

Como ya he comentado en la introducción, este juego está en mi ludoteca porque se puso muy a tiro y no pude resistir tan buena oferta. De esas ocasiones que te tiras a la piscina sin saber si hay agua, pero el salto es de centímetros. En el peor de los casos habría malgastado unos euros (sin llegar a la decena). ¿Fue una decepción? Ahora lo veréis.

Los que llevéis siguiendo el blog sabréis que los juegos de losetas me gustan bastante, por lo que muy malo tenía que ser este Toscana para que no me agradase al menos. Es cierto que es un juego meramente abstracto, en el que el tema (por llamarlo de alguna manera) sirve para poder poner una ilustración bonita en la portada, pero podría ser cualquier cosa.

También hay que tener muy presente la época en la que el juego fue lanzado, hace ya más de 10 años. Una época en los que los Eurogames se ganaron a pulso esa fama de tener el tema pegado y centrarse casi exclusivamente en las mecánicas. Y este Toscana no es una excepción a esa tendencia. Esto no debe ser considerado como algo necesariamente malo, pero si debe ser tenido en cuenta a la hora de evaluar el producto y, sobre todo, adquirirlo hoy en día.

Nos encontramos ante un juego de colocación de losetas y control de áreas que enfrenta a dos jugadores con el objetivo de conseguir la mayor zona posible (en número de losetas) del elemento con el que esté jugando y evitar que su contrincante haga lo propio con una zona superior. Cada jugador dispone únicamente de 16 losetas, ambas iguales (permutando tejado por plaza), por lo que conocer la distribución de las casillas dentro de estas losetas se antoja fundamental para poder dominar el juego.

Y es que existe una ligera componente de azar, ya que las losetas las iremos robando de una pila en la que se encuentran ocultas. Y puede afectar de forma importante. Habrá ciertos momentos en la partida en los que solo podremos colocar una loseta de una determinada forma, y si esta tiene una distribución poco conveniente de las casillas que no son de nuestro tipo, pueden fastidiarnos de forma importante la estrategia.

Tablero
Tablero

También puede ocurrir justamente lo contrario. Es decir, que, siendo nuestro rival el jugador en turno, saque una loseta propicia para sus intereses. Es el momento de hacer uso de las fichas de veto, para obligarle a descartar dicha loseta (que no se pierde) y robar una nueva, haciendo una llamada a la suerte para que la loseta que robe no le permita ejecutar el mismo movimiento que tenía pensado.

Y muchos realizaréis el siguiente razonamiento: si las losetas son prácticamente iguales, con seis casillas del tipo propio y dos del tipo contrario, ¿cómo va a ser una loseta mucho más beneficiosa que otra? Pues, la característica fundamental es que la propia loseta quede dividida en dos pequeñas zonas de nuestro tipo o no. Existen cinco de las 16 losetas en las que las dos casillas del tipo contrario la dividen en dos pequeñas zonas de casillas de nuestro tipo. Esto, en conjunción con la norma de que, al colocar una loseta, al menos una casilla de nuestro tipo debe colocarse adyacente a otra de una loseta ya colocada, provocan que en aquellos casos en los que queramos colocar una especie de puente (muy habitual cerca de los bordes) esta división en dos nos destroce completamente, porque la zona quedará inconexa.

Otro gran punto del juego es su rapidez. El tiempo estimado en la caja es bastante correcto. Salvo que los jugadores se piensen mucho como colocar las losetas, la partida se desarrolla a un elevado ritmo, provocando que el jugador que sea derrotado pida la revancha casi instantáneamente.

También es interesante la curva de aprendizaje que ofrece el juego. Al principio tendremos la sensación de que apenas tenemos capacidad de decisión, colocando las losetas casi de forma automática intentando crear la zona más grande posible. Pero, poco a poco, veremos que la colocación de cada loseta es fundamental para, por un lado intentar crear un entramado interesante y, por otro, no concederle al enemigo ni una opción. Entonces empezaremos a dejar de colocar losetas de forma totalmente adyacentes a las ya colocada, sino que iremos dejando huecos en los que no puedan caber losetas para crear bloqueos. En las primeras partidas usaremos casi todas las losetas. Pero a medida que ganemos experiencia, las rondas finalizarán con 3 y 4 losetas aun por colocar en cada bando.

Muchos lo comparan con el Blokus. Es cierto que tiene ciertas similitudes, pero son bastante distintos. De entrada, Toscana tiene el componente de azar que hemos comentado anteriormente (en Blokus todas las piezas son visibles desde el primer momento). Ambos comparten como características que, una vez dominada la mecánica, las partidas pueden ser muy similares. Pero como ocurre con la gran mayoría de juegos abstractos para dos con reglas medianamente sencillas. ¿A que nadie se queja de la rejugabilidad de las damas?

Por supuesto, si los juegos abstractos o de colocación de losetas no son santo de vuestra devoción, mejor mantenerse alejado de este título.

Los componentes podemos calificarlos de correctos. Lo más destacable es el gran grosor de las losetas, aunque también llama la atención el satinado de las mismas, algo poco habitual en este tipo de juegos. Por el reverso son completamente blancas (podrían haberles puesto algún motivo para que no quedasen tan desangeladas). Tablero algo fino, pero suficiente. Es el que explica el extraño tamaño de la caja (de alto como la típica caja cuadrada de Eurogame, pero la mitad de ancho y la mitad de profundo). Lo marcadores de veto son unos buenos discos de madera, que destacan al compararse con las fichas para realizar el recuento (típicas fichas de plástico). Este es para mí el peor elemento de la edición. No porque sea de plástico de mala calidad, sino porque solo vienen en color blanco, por lo que el conteo de cada jugador hay que realizarlo por separado. Yo me he comprado unas fichas rojas para completar el juego y poder realizar el conteo de forma directa.

Detalle de partida en juego
Detalle de partida en juego

El trabajo de ilustración brilla por su ausencia. Como hemos dicho, la portada y poco más. El juego es feo. Los tejado recuerdan un poco a las ciudadelas del Carcassonne, pero de forma muy tangencial. Y las casillas de plaza son de un gris claro liso que, de vez en cuando, presentan alguna irregularidad en el firme, o algún pequeño detalle, pero que casi ni destaca. El tablero tiene un motivo que recuerda a un descampado con ciertos tonos verdosos y amarillentos (la Toscana antes de ser edificada, ¿no?). Es cierto que el juego tiene sus años y aún no se le daba la importancia al aspecto como se le da hoy en día, pero sí que se podía haber hecho algo más.

Y vamos cerrando. Como he dicho, un juego que ya tiene sus años, que ofrece buenos ratos pero que, seguramente, a la mayoría de jugadores de hoy en día no les atraiga en absoluto. Un juego abstracto de colocación de losetas con sabor añejo. Solo lo recomendaría a coleccionistas empedernidos o amantes de los tipos de juego comentados. Eso sí, a su precio de venta recomendado hay opciones mucho más interesantes en el mercado. Otra cosa es que encontremos alguna oferta interesante (como fue mi caso). Por todo esto le doy un…

Aprobado

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

2 comentarios en “Reseña: Toscana”

  1. Como ya te comentamos en las primeras impresiones, nos parece de los juegos más feos que hemos visto, sobre todo porque, en teoría, tiene "tema" e "ilustraciones". Casi sería mejor que hablasen de blanco vs rojo (muy mal eso de que "falten" fichas).
    Aunque sea para dos, no nos ha acabado de llamar nunca. Si algún día lo viésemos rebajado igual le dábamos una oportunidad…pero teniendo otro juego del autor como el Ta yü (que también tiene su buena dosis de azar, aunque su aquel, de forma similar a éste) y el Blokus…muy rebajado tendría que estar, jeje.
    Buena reseña!

    Responder
    • Yo sabía que vosotros no íbais a faltar a la cita con la tochorreseña y su correspondiente comentario! xD

      Yo es que lo pillé a 8 €. Y por ese precio compensa lo feo que es :P. En las plazas podían haber puesto cualquier chorrada. Que parece que la Toscana es fantasmal.

      Un saludo!!

Responder a Escuela de juegos Cancelar la respuesta