Primeras Impresiones: Yspahan

Bueno, hoy os traigo las primeras impresiones tras jugar a uno de esos grandes títulos que tiene en el mercado Ystari Games, esa editorial francesa que se caracteriza por cuidar muy mucho su catálogo, en el que es bastante complicado encontrar un juego de baja calidad (tanto en componentes como en mecánicas). Por supuesto también es famosa porque prácticamente todos sus juegos llevan una Y (a veces un poco forzado) en sus títulos. Como es el caso de este Yspahan, el juego que nos ocupa diseñado por Sébastien Pauchon, autor de Jaipur o Jamaica.

Portada un poco sosainas
Portada un poco sosainas

En Yspahan, los jugadores toman el rol de mercaderes, tomando posiciones en los barrios para ofrecer las mejores mercancías. El supervisor se encargará de tomar las mejores mercancías para enviarlas a la caravana. Los jugadores obtendrán puntos por zonas de puestos de un mismo color colocados en los barrios, así como por las mercancías enviadas a la caravana.

Se trata de un juego de control de áreas, en el que obtendremos puntos de diversas formas. La mecánica es muy sencilla. La partida se desarrolla a lo largo de tres semanas de siete días (21 rondas). En su turno, un jugador podrá realizar únicamente una acción (además de poder gastar cartas y construirse edificios de su zona). Hay seis posibles acciones:

  • Tomar camellos.
  • Colocar puestos en cada uno de los cuatro barrios (colocar en cada uno es una acción distinta).
  • Tomar monedas.

La cantidad de camellos, puestos o monedas que obtendremos dependerán de una serie de dados que son lanzados por el jugador inicial de la ronda. Los dados se agrupan por el valor obtenido, colocándose el grupo con el número más bajo en la acción de Tomar Camellos y el grupo con el número más alto en la acción de Tomar Monedas. El resto de grupos de dados se van colocando de forma ascendente en las acciones de colocar puestos en los barrios. Un jugador solo podrá realizar una acción en la que queden dados, y no podrá repetir una acción realizada por otro jugador.

Además, existen las siguientes opciones:

  • Descartar un grupo de dados para robar una carta.
  • Descartar un grupo de dados para mover al administrador tantas casillas como valor tenga un dado del grupo. Si este se detiene sobre una casilla que tiene un cubo adyacente, este es movido a la caravana (salvo que paguemos un camello, que entonces enviaremos el cubo a la caravana desde nuestra reserva).
  • Potenciar un grupo de dados, añadiendo un dado más descartando una carta.

Al final de la semana, ocurre una fase de puntuación:

  • Se puntúan los barrios completos (cada barrio en el que todas las casas de un mismo color contengan un marcador nuestro).
  • Se puntúa la caravana (se multiplica el número de mercancías por el número de la última fila en la que tengamos mercancías).

No debemos olvidarnos de los edificios que pueden ir construyendo los jugadores, cuyo coste viene indicado en camellos y monedas. Estos edificios suelen potenciar las acciones que los jugadores pueden realizar. Al finalizar la última semana, el que más puntos tenga será el ganador.

Colorido y atrayente
Colorido y atrayente

La verdad es que me sorprendió gratamente este Yspahan. Cumple esa regla no escrita que define a los buenos juegos: fácil de jugador, difícil de ganar. Y es que la delimitación de las acciones en cada turno (además de la posición en el turno) provoca que solo tengamos unas pocas acciones entre las que elegir. Esto hace que el juego fluya y apenas haya Análisis-Parálisis.

Es cierto que temáticamente no es que sea una maravilla. No se tiene mucha sensación de estar colocando mercancías en puestecillos esperando que el administrador seleccione las mejores. De hecho, si hemos jugado al Caylus, el administrador nos recordará demasiado al Preboste, de forma que interpretaremos que es algo “malo” (lo usaremos poco en las primeras partidas), cuando es, simplemente, una opción estratégica más.

Y ese es otro de los grandes puntos del juego, que siendo sencillo, ofrece una buena cantidad de formas de llegar a obtener puntos de victoria, de forma que los jugadores pueden lidiar con ser de los últimos en jugar en el turno.

En resumen, un juego muy interesante, con una pizca de azar que afecta a casi todos los jugadores por igual (salvo raras excepciones que salen los dados adecuados en el momento oportuno para algún jugador), muy fluido aunque temáticamente poco inmersivo. De esos juegos ideales para aquellos que les gusta la profundidad estratégica pero no quiere morir en la fase de explicación con los mil y un detalles de otros títulos. Yo lo he puesto en mi Wishlist. Como se ponga a tiro…

2 comentarios en “Primeras Impresiones: Yspahan”

  1. Coincido en todo lo que dices. Gran juego este Yspahan. El sr. Pauchon menudo crack está hecho, ¿has probado de él tb el Metropolys? otro juego q me encanta, con grandes virtudes, y tb de Ystari.

    Responder
    • Que va! Lo tengo ahí en seguimiento en Amazon, por si se pone a tiro. Estos de Ystari afinan mucho.

      Gracias por pasarte!!

Deja un comentario