Primeras Impresiones: Caverna: The Cave Farmers

Como habréis leído en las crónicas de esta semana, tuvimos la oportunidad de probar el último juego de Uwe Rosenberg, Caverna: The Cave Farmers. Mucho se ha escrito sobre este título en comparación con su juego mejor valorado hasta la fecha y mi juego favorito. Por si acaso alguien no cae, me refiero a Agricola.
Un fiel reflejo de lo que nos vamos a encontrar dentro
Un fiel reflejo de lo que nos vamos a encontrar dentro

De entrada, la mecánica principal es idéntica en ambos juegos: colocación de una familia de trabajadores (granjeros en un caso y enanos mineros en otro) sobre una serie de acciones, algunas desde el comienzo de la partida y otras qué  se van revelando a medida que las rindas se suceden.

El tablero individual de cada jugador, siendo similar, en este nuevo juego se divide en una zona de caverna y otra de bosque. En la primera construiremos minas y habitaciones, mientras que en el segundo haremos lo mismo que en Agricola. Aprovecho para comentar que aquí es donde radica la gran diferencia con Agricola, y no es otra que las distintas estancias que podemos colocar en el interior de la montaña. Esto recuerda mucho a Le Havre, donde teníamos todos los proyectos de edificio en la mesa visibles y disponibles para todos los jugadores. Por contra no hay oficios.

Finalmente tenemos el tema de las aventuras, que son un tipo de acción mediante la cual nuestros enanos se piran a conseguir botines. La primera vez gastaremos minerales para darles un nivel inicial. Este valor será canjeable por distintas recompensas, y cada vez que vuelvan de su escapadita subirán de nivel.

Siendo una evolución de Agricola y, tomando lo mejor de este, solo puedo decir que es, al igual que el primero, un grandísimo juego. El mayor y principal cambio está en la sustitución de los oficios por las distintas habitaciones. Este cambio supone, de forma positiva, la eliminación total del azar que tenía el juego de levantar granjas, ya que si a algún jugador tenía mala suerte en el reparto de cartas podría estar lastrado desde el comienzo de la partida con respecto a sus rivales. Sin embargo, la cantidad de información desplegada desde el comienzo resulta abrumadora. Es cierto que otorga absoluta libertad a la hora de planificar una estrategia, pues tenemos acceso a todo (salvo que algún rival se nos adelante). Pero son muchísimas losetas distintas, cada una con sus peculiaridades, por lo que aquellos jugadores que se tomen en serio las primeras partidas, echaran bastante tiempo en estudiar los efectos de cada una de las losetas. También es justo decir que existe un modo sencillo en el que no están disponibles todas las losetas, sino un subconjunto de ellas (supongo que las más importantes) para no producir esta avalancha de información.

Tal vez habría sido más interesante un sistema tipo Le Havre, en el que todas las construcciones estarán disponibles en la partida, pero no en cualquier momento, de forma que pudiésemos asimilar la información a lo largo de la partida (algo así del tipo, tras cada ronda aparecen otras 3-4 losetas más, las ojeas, y sigues jugando). Si el juego es nuestro, este aspecto negativo lo será menos, ya que lo enfocaremos como una curva de aprendizaje. Pero si jugamos ocasionalmente y no conocemos las losetas, puede ser bastante traumático al principio.

Despliegue en modo "sencillo", sin tantas habitaciones
Despliegue en modo “sencillo”, sin tantas habitaciones

Otro pequeño cambio es el tema de las cosechas. Estas siguen siendo exactamente iguales, pero a partir de una determinada ronda, mediante el uso de unas fichas que permanecen ocultas hasta que se activan, se indica si se realiza cosecha o no. Esto añade un pequeño componente de azar común, de forma que al principio de una ronda sabremos si tenemos que estar pendientes de poder alimentar a todos nuestros miembros o podemos dedicarnos a mejorar despreocupándonos de la comida. Para paliar este estos eventos, cada jugador es como si ya tuviese un hogar de Agricola incorporado en su parcela, de forma que siempre podrá convertir en comida los animales y vegetales sin tener que gastar acción.

Seguramente no entrará en mi ludoteca porque ya tengo Agricola (con su expansión) y Le Havre, además de tener un precio bastante elevado, ya que difícilmente vamos a montar alguna partida a 6-7 jugadores, por lo que esa cantidad sobrante de material encarece demasiado el juego. Si no fuera por esto, seguramente ya lo tendría en mi ludoteca. Pero por ese precio, hay muchos títulos que tienen prioridad para lucir en mis estanterías.

8 comentarios en “Primeras Impresiones: Caverna: The Cave Farmers”

  1. Hola. Antes que nada: Feliz cumpleaños!

    Pues, sin haber probado el Caverna, creo q coincido completamente con tus conclusiones finales. Si puedo, le echo alguna partida, pero me quedo con Agrícola, que también es mi juego favorito. Antes me compraría la expansión, que éste, pienso.

    Es que hay tantos juegos fantásticos…y tan poco espacio (y dinero, sigh, y dinero)…

    Un beso.

    Responder
    • El espacio se encuentra, el dinero no 😛

      Yo la expansión la tengo y, si te gusta Agricola, le da un puntito mas que lo vuelve delicioso. Aunque eso si, solo para amantes del juego original.

  2. Como vosotros, coincidimos: no dudamos de que sea bueno y lo jugaríamos, pero de momento (nunca digas este juego no compraré) no tiene cabida en casa. Ya Agrícola y Le Havre nos parecen similares, como para meter a los enanos. Además del exceso de madera para 7 que hay que pagar aunque lo jueguen como mucho 4…

    pd. Nos ha dicho un pajarito azul que te digamos Felicidades! 😉

    Responder
    • Ante todo, muchas gracias por las felicitaciones!!

      Y si, teniendo los dos, como ha dicho mami_meeple antes, me compraría antes la expansión que este Caverna. Otra historia sería si no tuviésemos ninguno. Pero aun así, el aura del Agricola me sigue pareciendo mas intensa. Los enanos hacen que el tema se disperse un poco.

    • Yo lo tengo en casa y ya ha tocado mesa unas 7 u 8 veces, de hecho ha llegado como agua de mayo en mi grupo, solemos estar casi siempre 5 jugadores y bastantes veces 6 o 7. Y el problema que teníamos era que no había Eurogame durete para esos 6 o 7 jugadores. Con lo que cuando nos juntábamos más de 5, tocaba hacer dos mesas.
      El tiempo de las partidas de 6 o 7 jugadores unas tres horas y media. Con 5 jugadores unas tres horas. Creo que incluso se puede bajar de este tiempo cuando se conozcan bien las “habitaciones”. Se pierde mucho tiempo cuando los jugadores empiezan a mirar que es lo que pueden comprar.
      Luego yo no lo veo sobre producido como he leído por algún lado, es cierto que trae más cartón, los 7 tableros individuales, y los tableros colectivos extra según número de jugadores, las minas, los marcadores de armas, las monedas de puntos/dinero… pero a mi entender no veo que haya mucha más “madera” por ser un juego para 7, jugando a 4 o 5 no sobra tanta “madera” de hecho tiene los típicos multiplicadores de cartón que también tiene agrícola que se usan bastante; No he comparado los componentes de Agrícola con Caverna, pero no creo que haya mucha diferencia en relación con añadir más jugadores. Entiendo que muchos de estos materiales vendrían en similar cantidad aun siendo un juego para 5.
      De hecho sabéis que agrícola tenía las vallas de madera, los discos de madera para juncos, adobe, madera… más luego las cartas… muchas cartas.
      Caverna no trae estas vallas de madera ya vienen impresas en la parte de atrás del cartón, con lo que para vallar solo hay que dar la vuelta. No trae cartas. No trae los discos grandes de madera o adobe, la madera y la piedra trae forma de tronco o piedra, con lo que hay entiendo que hay mucho ahorro de madera. Luego no los he comparado en cantidad pero hay en los dos juegos, ovejas, jabalís, vacas, trigo y calabazas, madera, adobe/piedra…
      Simplificando para no alargar más este ladrillo.
      Mi opinión es que la diferencia radica en el cartón, Caverna trae mucho, mucho cartón, más algún que otro material que no había en Agricola, como pueden ser los minerales y los rubís.
      Sobre la temática, en mi grupo ha gustado mucho. Yo cuando juego, no siento en ningún momento esa inmersión que sí que tengo con Agricola. Las expediciones no veo que encajen bien, aunque bueno cuando juegue más partidas podré hacer un balance más exacto.

    • Que gran comentario Romo! Muchas gracias antes que nada.

      Como he dicho en el articulillo, a mi me parece un gran juego, que toma lo mejor de Agricola y lo adereza con elementos que le dan un puntito diferente.

      Pero creo que no es suficiente para justificar tal desembolso si ya tenemos Agricola. Solo casos como el tuyo, en el que Agricola gusta, pero soléis ser 6 o 7 y no os da miedo la duración de la partida. O coleccionistas que les encanten los diseños de Rosenberg.

      Otra historia es si no tienen ninguno, en cuyo caso, si los 70 € no son un inconveniente, recomendaria Caverna.

      Saludos!

Deja un comentario