Reseña: Gardens

Introducción

Últimamente anda caliente la red con el tema del amiguismo en el mundo lúdico nacional. Gente que afirma que algunos generadores de contenidos son, en algunos casos, demasiado indulgentes con determinados productos solo por venir de quienes vienen (normalmente autores españoles). Esto provoca que, cada vez que se reseñe un título publicado por un autor patrio, haya que hilar fino. Ya sabéis que yo, en este humilde blog, solamente transmito mis propias sensaciones. Es cierto que soy, de natural, optimista, y siempre intento verle el lado bueno a las cosas, pero eso no quiere decir que obvie los aspectos negativos. Sobre el título que nos ocupa, decir que a mí me entró por los ojos desde el primer día, y, desde que supe de su publicación, lo anoté como fijo en mi próximo pedido. Y aquí estamos.

Portada
Portada

En Gardens, los jugadores se convierten en jardineros y deben crear, entre todos, un maravilloso jardín. Pero cada uno de ellos debe tratar de que su color de flores favorito sea el que ocupe el mejor lugar en cada parterre. Para ello, debe mover a sus jardineros con astucia, de modo que estos consigan acceder a los laberínticos accesos del jardín.

Así de directo se nos presenta uno de los últimos títulos lanzados por Devir y Kosmos (en su versión alemana) este mismo año (2014), diseñado por Perepau Llistosella, en racha desde el año pasado, con un ritmo casi feldiano. Por si no le conocéis, ahí van algunos títulos: Sidibaba, 1911: Amundsen Vs. Scott, 21 Mutinies o 1, 2, 3 ahora me ves… Las ilustraciones en esta edición corren de la mano de otro artista de moda en el panorama lúdico, el Sr. Pedro Soto, al que recordaréis de otros trabajos como Banjooli Xeet, Ragami, MIL o, el ya nombrado, 1911: Amundsen Vs. Scott.

El juego, como hemos dicho, se encuentra publicado en nuestro país por Devir, aunque es totalmente independiente del idioma. Permite partidas de 1 a 4 jugadores, con una edad mínima recomendada de 8 años y una duración aproximada de unos 45 minutos. El precio recomendado es de 27 €.

Contraportada
Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.

Ir a la Opinión Personal

 

Contenido

En una caja de cartón de dimensiones 25×25×5,5 cm. nos encontramos con los siguientes elementos:

  • Loseta inicial (2×2) (de cartón)
  • 96 losetas de jardín (de cartón)
  • 4 losetas especiales para cada jugador (una de cada color) (de cartón)
  • 8 fichas de jardinero (2 de cada color) (de cartón)
  • 40 fichas de parterre (10 de cada color) (de cartón)
  • Reglamento
Contenido
Contenido

 

Mecánica

En Gardens, cada jugador toma el papel de un jardinero que tiene que intentar conseguir plantar el máximo número de parterres de su color posible. Para ello se usan unas losetas cuyas esquinas van formando los parterres, que se otorgan al jugador que posea mayoría de secciones sobre él. Un juego de colocación de losetas, mayorías y bloqueos.

 

Conceptos Básicos

Gardens es un juego con unos conceptos claros y concisos. Vamos con ellos.

En primer lugar hablemos de las losetas, elemento fundamental del juego. En ellas, lo más importante es, sin duda, las cuatro esquinas, donde encontramos una porción de parterre (como si de una pizza se tratase) de cada color (azul, blanco, rojo y amarillo). Además, las losetas tendrán caminos y riachuelos que se interconectan a través de los cuatro lados de la loseta. Tendremos:

  • 36 losetas con los 4 lados con camino.
  • 24 losetas con 3 lados con camino y 1 lado con riachuelo.
  • 30 losetas con 2 lados con camino y 2 lados con riachuelo.
  • 6 losetas con 1 lado con camino y 3 lados con riachuelo.
Losetas sin ríos
Losetas sin ríos

A su vez, estas losetas se pueden dividir en grupos de 6, que serán idénticas en el recorrido de caminos, riachuelos y ornamentos, pero la distribución de los colores de las secciones de los parterres será distinta. Esto tendremos que tenerlo muy en cuenta a la hora de jugar y calcular probabilidades y esperanzas de robar una determinada pieza.

Por supuesto, a la hora de colocar losetas en el tablero, estas deben ser coherentes con los caminos y riachuelos de las losetas ya colocadas. Es decir, que no podemos colocar una loseta cuyo lado conecta un camino adyacente a otra cuyo lado con el que colindamos conecta un riachuelo.

Losetas con un lado con río
Losetas con un lado con río

Otro concepto importantísimo es el de los Jardineros. Cada jugador dispone de dos jardineros de su color que podrán ir entrando y saliendo del tablero (lo veremos más adelante). Los jardineros se utilizarán para dos fines:

  • Colocar losetas en el jardín: alguno de los jardineros deberá poder llegar hasta la loseta que estamos colocando mediante los caminos o saliendo desde la reserva.
  • Bloquear jardineros de otros jugadores: los jardineros no pueden atravesar losetas en cuyo camino haya un jardinero que impida el tránsito.
Jardineros y Marcador de Jugador Inicial
Jardineros y Marcador de Jugador Inicial

Finalmente tenemos el concepto de los Parterres. Un parterre se forma cuando se juntan cuatro losetas formando una estructura de 2×2. En ese momento, las cuatro esquinas de las cuatro losetas que se encuentran adyacentes dibujan un parterre circular. Este parterre puntuará si algún color es predominante sobre los demás. Así pues, se pueden dar las siguientes combinaciones:

  • 2 secciones de 1 color y otras 2 secciones de dos colores distintos. Ejemplo: 2 secciones rojas, 1 sección azul y 1 sección amarilla. Mayoría para el rojo.
  • 2 secciones de un color y otras 2 de otro. Ejemplo: 2 secciones rojas y 2 secciones azules. No hay mayoría.
  • 3 secciones de 1 color y otra de otro. Ejemplo: 3 secciones azules y 1 sección blanca. Mayoría para el azul.
  • 4 secciones de los 4 colores. Ejemplo: 1 sección roja, 1 sección azul, 1 sección amarilla y 1 sección blanca. No hay mayoría.
  • 4 secciones de 1 color. Ejemplo: 4 secciones amarillas. Mayoría para el amarillo.

Y con esto ya tenemos lo básico para seguir adelante.

Losetas con dos lados con río
Losetas con dos lados con río

 

Preparación de la Partida

Muy sencillo:

  1. Cada jugador toma las 2 fichas de jardinero, la loseta especial y las fichas de parterre de un color numeradas del 1 al 8 (estas últimas las ordena de menor a mayor, quedando arriba de la pila el parterre con el numero 1).
  2. Se bajaran el resto de losetas y se forman pilas para que los jugadores puedan robar de ellas
  3. Se coloca la loseta inicial en el centro de la mesa y una ficha de jardinero de cada color sobre el cuadrado correspondiente.
  4. Se decide quién será el jugador inicial y se le hace entrega de la ficha que lo indica

Y ya podemos comenzar.

Nota: si se desea una partida más larga, se pueden tomar las dos fichas de parterre extra numeradas con el 9 y el 10.

Partida preparada
Partida preparada

 

Desarrollo de la Partida

La partida se desarrolla a lo largo de un número indeterminado de rondas hasta que se cumple alguna de las condiciones de fin de partida. En su turno, un jugador realiza las siguientes acciones

  1. Decide si robar loseta o utilizar su loseta especial (en caso de que estén disponibles en la partida y aun no haya sido colocada)
  2. Ahora decide si:
    • Colocar la loseta en el tablero. Para ello deberá colocarla en la mesa de forma coherente a las losetas que ya se encuentran en juego y deberá poder llegar con alguno de sus jardineros, a través de los camino, hasta ella (si tiene un jardinero en la reserva, puede usar este colocándolo directamente sobre la loseta)
    • Descartar la loseta. Esta se devuelve a la caja y el jugador deberá retirar a la reserva un jardinero que se encuentre en juego
  3. Opcionalmente, si en el tablero se encuentran en juego las dos fichas de jardinero del jugador en turno, el jardinero que no fue usado para colocar la loseta puede ser movido, a través de los caminos, a cualquier punto del tablero, siempre y cuando el camino esté libre (que no haya jardineros contrarios que bloqueen el paso).
  4. Finalmente, si se han completado parterres, estos deben evaluarse. El jugador en turno debe colocar una ficha de su color sobre cada parterre completado en el que tenga mayoría. Es posible que se completen parterres cuya mayoría no corresponda al jugador en turno. En este caso, es responsabilidad de los jugadores estar atentos a la partida y colocar en este momento fichas de su color sobre los parterres. Una vez que el turno pase al siguiente jugador ya no podrá colocarse ninguna ficha sobre los parterres completados en el turno anterior.
Parterres
Parterres

 

Fin de la Partida

La partida puede finalizar de dos modos:

  • Que un jugador coloque su última ficha sobre un parterre (ya sea la octava en una partida normal o la décima en una partida larga). En este caso, el turno debe completarse. Es decir, que si el jugador que coloca su última ficha es el jugador inicial, el resto de jugadores tendrán un último turno. Sin embargo, si es el último jugador el que coloca su última ficha la partida finalizará inmediatamente.
  • Que solo queden 4 losetas para robar. En este caso, todos los jugadores tendrán un último turno.

El ganador será aquel que más puntos haya conseguido. En caso de empate, el ganador será aquel que haya necesitado menos secciones de su color para conseguir los parterres puntuados (es decir, un parterre conseguido con una mayoría de 2 es más valioso que un parterre conseguido con una mayoría de 3 secciones, y este, a su vez, más valioso que un parterre conseguido con una mayoría de 4 secciones). Si el empate persiste, los jugadores comparten la victoria.

Losetas con tres lados con río
Losetas con tres lados con río

3.5. Modo para 2 Jugadores o Por Parejas

Se tienen en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Se forma un equipo de jardineros (dos colores), que deben elegirse de forma que nunca, ningún equipo, juegue dos turnos consecutivos en la ronda. Es decir, que tienen que jugar de forma alternada. Así pues, los equipos serán blanco y amarillo contra azul y rojo.
  • No se utilizan las losetas especiales (se dejan en la caja).
  • Si al finalizar el turno de un jugador, este completa un parterre cuya mayoría corresponde a su compañero, este parterre se deja sin puntuar.
  • La partida finaliza cuando, al final del turno de un jugador, los dos componentes de un equipo hayan puntuado, como mínimo, 5 parterres cada uno. Por supuesto, se deberá completar la ronda para que todos los jugadores hayan dispuesto del mismo número de turnos.
  • A dos jugadores, cada uno de los contendientes manejará dos colores (como si fuese un equipo).

En caso de empate, se suman las porciones de parterre que han necesitado cada pareja (en sus respectivos parterres). El equipo que menos haya necesitado será el ganador.

3.5. Modo en Solitario

A los pocos días de lanzar el juego, Devir publicó un modo en solitario (de forma que lo que se indica en la caja se cumple), que, básicamente consiste en realizar un puzle en forma de matriz partiendo de la loseta inicial (se juega sin jardineros). Se plantean unas determinadas dimensiones como reto inicial. Hay cuatro niveles: 4×4, 6×6, 8×8 y 10×10. Se deben cumplir las siguientes condiciones para completar el nivel:

  • Se debe poder llegar con un jardinero imaginario desde la loseta inicial hasta la loseta colocada.
  • Todos los parterres completados deben tener una sección de cada color.
  • La loseta inicial debe estar en el centro de la estructura.

Una vez conseguido, se pasa al siguiente nivel.

 

Opinión Personal

Bueno, a riesgo de escuchar la palabra “amiguismo” en los comentarios, comentar que a mí el juego me ha encantado. Y no conozco personalmente al Sr. Llistosella (aunque si al Sr. Soto). Antes que nada, recordar que los juegos de losetas me pirran, y los juegos de losetas bien hechos más aún. Y este es uno de esos casos. Aunque es cierto que el tema del juego y su aspecto pueden llevar a una impresión errónea.

Nos encontramos ante un juego con mucha mala leche. En primer lugar, por la desesperación que puede generarse ante el reto creciente en el que se convierte la acción de colocar una loseta en el tablero, ya que el cuerpo nos pide intentar puntuar lo antes posible, entonces buscamos cualquier esquina que formen tres losetas para intentar colocar la que acabamos de robar y formar un parterre. Y, por supuesto, que nos otorgue la mayoría. Pues esto, señores, hay que ir trabajándolo. Los parterres no caen del cielo. Además, algo que nos ocurrirá muy a menudo es que, cuando nos toca la pieza que tiene la distribución de caminos y riachuelos que necesitamos, la única forma en la que encaja es la que, precisamente, impide que tengamos la mayoría. Enervante hasta niveles extremos. Me encanta.

Loseta inicial y Losetas especiales
Loseta inicial y Losetas especiales

Y por si no fuese poco, tenemos a los jardineros para poder desplegar toda nuestra maldad y bloquear sin piedad jardineros del resto de rivales. Uno se siente todo un señor oscuro cuando, con un único jardinero es capaz de bloquear a tres jardineros de los rivales, reduciendo notablemente su capacidad de maniobra. En estos casos, muchas veces es más rentable descartar una loseta que no va a aportarnos grandes beneficios con tal de desbloquear un jardinero que necesitaremos en otra parte.

Una cosa que, hasta el momento, ha ocurrido en casi todas las partidas, es que estas se han desarrollado con una igualdad casi absoluta (sobre todo en aquellas en las que los cuatro colores están en juego). Es difícil destacarse con una ventaja mayor de 1 o 2 parterres con respecto a nuestros rivales. Y en el momento que uno destaca un poco, los jugadores pueden aliarse para evitar que apenas tenga capacidad de maniobra, dejándolo un buen rato sin puntuar hasta que la ventaja ha desaparecido. Esto puede provocar que muchas partidas finalicen con empate de puntos y haya que recurrir al desempate con los parterres.

La loseta especial es una gran ayuda, pero hay que haber jugado adecuadamente e ir preparando el terreno de forma sutil para sacarle más partido que el llevarse un parterre a última hora por miedo a robar una loseta que no pueda colocarse en el sitio que queremos. Pero si este sitio ya implica que la loseta debe poseer al menos un lado con riachuelo, la loseta especial ya deja de tener utilidad en este caso. Además, también puede darse el caso de ir preparando una zona para puntuar dos o tres parterres con la loseta especial, y que alguien con un jardinero en la reserva nos lo birle en el último instante, ya que podrá colocar la loseta donde quiera. Estas maniobras deben ser muy sutiles. Si nuestra estrategia es demasiado descarada, seguramente no llegue a buen puerto.

Por cierto, cuidado con los jugadores con mucho Análisis-Parálisis. Como he dicho, tras la apariencia de juego tranquilo y relajado que transmite este título, se esconde una mecánica con mucha mala leche, y, si tenemos varias opciones para colocar la loseta y ninguna es claramente la más beneficiosa, algunos jugadores se pueden llevar intentando cuadrar la loseta un buen rato (para desesperación del resto de jugadores). Mucha más interacción de la habitual en juegos de este tipo. Recordemos que en Carcassonne solo podemos ir a compartir/robar puntos a los demás conectándonos a estructuras iniciadas desde fuera (creando una nueva que luego conectamos), pero no podemos evitarlo. Aquí tenemos a los jardineros bloqueando constantemente el posible avance de nuestros rivales, y sopesando si es mejor movimiento descartar para liberar un jardinero y luego colarnos en el sitio más adecuado en el momento más oportuno.

Pero, aun teniendo este punto de mala baba, no deja de ser un juego con reglas sencillas al que, prácticamente, todo los miembros familia puede jugar. Tendrá una rejugabilidad similar a este tipo de juegos, donde la variación de la partida viene por la forma que va tomando el tablero en función de las decisiones de los jugadores. Esto les les obligará a adaptarse a las circunstancias, por lo que se tendrá la sensación de jugar cada vez a una partida totalmente diferente.

El juego escala perfectamente, incluyendo el modo en solitario, que no es que aporte mucho al conjunto del juego, pero puede alargar la vida del juego, y hay gente a la que los puzles le chiflan, pero no es mi caso. Pero, aunque el juego sea muy disfrutable con cualquier número de jugadores, el enfoque de la partida varía mucho de un modo a otro. Digamos que el modo estándar es a 4 jugadores, donde cada uno controla un color y solo mira por sus intereses, aunque tendrá que realizar concesiones al resto de jugadores (que tendrán que estar pendientes para tomarlas) y sopesar a quien interesa más beneficiar en cada momento. A 3 jugadores el juego es algo más relajado (más espacios), pero sigue funcionando perfectamente. Sin embargo, a dos jugadores manejamos dos colores, por lo que la capacidad de maniobra se duplica, y empezamos a crear estrategias y bloqueos de forma que la partida eleva el nivel estratégico. Ocurre lo mismo para cuatro jugadores jugando en parejas, aunque en este caso los jugadores tendrán que ponerse de acuerdo con los movimientos a realizar.

Respecto a la edición, siendo un producto de Devir tenemos la tranquilidad de que la producción va a estar a la altura. Losetas de buen grosor y unas fichas de madera para los jardineros de unas dimensiones considerables. Aunque tal vez este sea el mayor pero que se le puede poner. La base (los pies) de estas fichas no aporta la suficiente estabilidad a las fichas, de forma que cualquier mínimo movimiento las tumba. Pero bueno, es el precio a pagar por un meeple personalizado con forma de jardinero. La caja tiene un tamaño algo mayor a la de Un Imperio en 8 Minutos, con un pequeño inserto que reduce el espacio, aunque no demasiado, y en el espacio restante los componentes caben de forma relativamente cómoda (ni muy ajustados, ni bailando alegremente, aunque, personalmente, habría preferido un inserto tipo Carcassonne, de forma que las losetas se pudiesen guardar en una o dos pilas y no se muevan. En compensación, un buen número de bolsitas con cierre hermético para contenerlas.

Detalle de partida en juego
Detalle de partida en juego

El trabajo de Pedro Soto con las ilustraciones digno de mención. Como podéis ver, hay más de 20 diseños de losetas distintos, aunque bien comparten muchos elementos como patitos, arbustos, bancos o árboles. Pero el trabajo de composición está ahí. Y cuando se termina la partida, el tablero resultando es bastante preciosista. Se ha hablado bastante sobre la comparación entre la edición de Devir, con Pedro, y la de Kosmos. Ya en la caja se aprecia que el producto de la editorial española es mucho más detallista, mientras que el de la alemana es más sobrio y austero. En esta última se ha optado por utilizar el color rosa en vez del blanco, mucho césped verde y tablones blancos para los caminos (en contraposición de la gravilla, las baldosas y el césped más oscuro de la versión de Devir). Es cierto que, en conjunto, la edición de Kosmos posee un tono más vivo que la de Devir, pero en cuanto a nivel de detalle y mimo, me quedo con la de Pedro. Por ponerle un pero, yo si tal vez había usado un tono de verde más luminoso para el césped. El verde oscuro contrasta poco con el color de la gravilla. Eso, o haber utilizado color Albero, para darle un aspecto más sevillano al parque resultante. Aunque hay un detalle que no me ha terminado de convencer. Y es el contraste enorme entre el nivel de detalle que tienen las losetas por la cara de juego y lo desnudas que están por el reverso, en las que solo aparece el titulo/logotipo del juego sobre un fondo verde y poco más. Tal vez alguna textura de fondo, como en el Carcassonne, habría quedado bien (ya sabéis que no soy ningún experto en esta materia).

El juego tiene un precio algo más elevado que un Carcassonne. Si bien es cierto que trae más losetas, también trae mucha menos madera, por lo que creo que podría haberse ajustado un poco más, pero no diremos que es caro, aunque tampoco es barato.

Por ir concluyendo. Gardens es un juego familiar, pero que esconde mucha más complejidad de la que aparenta tras ese alegre y primaveral aspecto (que es posible que a algunos eche para atrás). Una mecánica muy sencilla a lo Carcassonne, pero que con el añadido de los jardineros y los bloqueos le proporcionan una gran profundidad e interacción. Una gran adquisición para los amantes de los juegos de colocación de losetas, con más interacción que el padre de todos ellos (Carcassonne). Sin embargo, si este tipo de juegos no es santo de vuestra devoción, seguramente deberíais pasar de él. Por todo esto le doy un…

Aprobado

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

14 comentarios en “Reseña: Gardens”

  1. Buenos días,

    Una reseña completa como siempre.
    El juego me lleva llamando la atención desde hace un buen rato, no es que sea fan de los juegos de losetas, pero lo que se me gusta es el puteo extremo. Lo que también me gusta del titulo es su modo dos jugadores, al controlar dos jardineros las estrategias que pueden llegar a combinarse me parecen muy buenas. El modo en solitario incluye un reto extra que pica mi curiosidad.
    Tengo curiosidad por jugar alguna partida antes de decidirme ya que como mencionas, no es un juego caro, pero barato barato tampoco :D,

    Saludos,

    Responder
    • Sandra quedó gratamente sorprendida. Ella era de las que, viendo el aspecto, pensaba que el juego iba a ser una moñada. Cuando lo jugó, al día siguiente me estaba pidiendo otra partida… A mi también me ha sorprendido bastante. Es decir, tenía claro, por lo que había leído y visto en vídeo que me iba a gustar, pero aun así, las expectativas fueron ampliamente superadas.

      A ver si tienes oportunidad de probarlo y nos cuentas!
      Gracias por pasarte!

  2. El tema de unir colores por las esquinas nos ha recordado al Pastiche. Aunque el resto, como comentáis, al Carcassonne.
    Aunque parece bastante majo, no nos acaba de convencer para 2, aunque estaremos encantados de probarlo y de que se lo compre algún conocido, jeje.
    En cuanto al debate de las ediciones, por más que nos guste apoyar lo de aquí, en este caso preferimos la de Kosmos en todo. Pero esto es sólo cuestión de estética!
    Buena reseña!

    Responder
    • Pues a mi, para dos, es el modo mas estratégico. Puedes jugar mucho con los bloqueos y preparando parterres. Jugando a 3 y 4 cada uno con su color tienes menos margen, porque solo tienes un jardinero para bloquear, y preparar cosas tranquilos es complicado. Probadlo que a vosotros seguro que os mola.

  3. Buenas!!

    A mi me parece un gran juego! Tengo q reconocer que soy fan de los juegos de losetas (Carcassone, Taluva…) y cuando mas puteo mucho mejor!!
    El tema de colocación de losetas es cierto q no aporta nada nuevo, ahora bien otro cantar sonlos jardineros.Ya no solo por el puteo de bloquear caminos sino que ademas al colocar una loseta tu jardinero tiene que poder llegar a ella.
    Otro gran acierto para mi son los modos de juego. A dos jugadores tal y como dices el juego se vuelve mas tactico y la obligacion de mover a los jardineros en un determinado orden te obliga a planificar bien cada movimiento. El otro que me encanta es por parejas (eso sera pq soy un fan incondicional del Tichu)donde la tension en la mesa esta garantizada!

    Felicidades por otra gran reseña!!!

    Un saludo.

    Responder
    • Muchas gracias por el comentario!

      El modo a dos jugadores es muy bueno, todo lo contrario de lo que podría parecer, ya que podría dar la sensación de tratarse de un apaño sobre un diseño pensado originalmente para cuatro jugadores. Pero todo lo contrario.

  4. Amiguismo!!

    xD es coña

    Qué puedo decir de este juego? ah sí, que aún no lo he probado porque estoy en sequía total 🙁 y eso que lo he tenío delante. Ganas mil.
    Por cierto, yo me sigo quedando con la versión de Kosmos. A ver si cambio de idea cuando ésta la tenga delante de mis ojos.
    Saludos y gran reseña, como siempre 😉

    Responder
  5. Yo sólo lo he probado para 2 jugadores y aunque le vi potencial, no lo recomiendo para sólo 2 personas, pero quiero probarlo con 3 o 4 que tiene que mejorar seguro.

    Responder
    • Esto es como todo, cuestión de gustos. En mi opinión, el modo a 2 jugadores y el modo normal son bastante distintos. A 2 jugadores (o por parejas) se pueden desarrollar estrategias mas profundas. Sin embargo, a 4 se acentúa el fastidio entre los jugadores y saber a quien beneficiar en qué momento. Es un juego para poder explotar todas sus facetas.

      Muchas gracias por pasarte!

  6. Aún jugando mal la primera y única partida que he jugado, tengo que decir que me pareció un gran juego. En un principio me pareció muy simple, pero según lo vas jugando te vas dando cuenta de que estas delante de un juego con mucha dosis de estrategia. Propongo bautizar lo de dar varias vueltas a las losetas para ver si a la tercera o cuarta vuelta, esta te da más puntos, con el término "Roscar la loseta". Es mucho peor todavía con losetas hexagonales ya que no sé porqué, la gente cree que una vez puesta se puede girar sin desmontar medio tablero.

    Responder
    • Además se decide por detalles muy sutiles de los que tienen vas dando cuenta a medida que juegas. Hay mucha interacción oculta. Si vas solo a tu bola sin molestar a nadie, difícilmente vas a ganar.

Deja un comentario