The Orcfather, el segundo juego de Lost Games

Como algunos recordaréis, hace algunos meses publicábamos algunas entradas haciendo referencia a una nueva editorial española (aunque oficialmente opera desde el Reino Unido) que lanzaba su primer proyecto a través de KickStarter. Se trataba de Lost Games y su Castle Rising, proyecto que llegó a buen puerto consiguiendo el mínimo de financiación requerido.

Ahora nos llega este segundo proyecto, cuya campaña de crowdfunding, de nuevo a través de la plataforma de micromecenazgo norteamericana, comenzó el pasado día 18 de Febrero. Se trata de The Orcfather, un juego de cartas que mezcla dos temas que raramente vemos juntos: la mafia y seres fantásticos. Mixtura que se puede apreciar incluso en el título, donde vemos un juego de palabras entre padrino en Inglés (Godfather) y Orco (Orc).

The Orcfather
The Orcfather

Hablemos un poco del juego. The Orcfather es un juego de cartas que permitirá partidas a 4, 6, 8 o 10 jugadores (unos guarismos poco usuales) en el cual los jugadores encarnaran a componentes de dos bandas mafiosas enfrentadas. El objetivo de cada banda será liquidar al jefe del bando contrario.

Cada jugador recibirá un personaje y, antes de comenzar la partida, cada equipo deberá decidir a quién nombran como jefe de la banda. Anotarán su nombre en un papel y se mantendrá en secreto. Los jugadores se sentarán enfrentados, y a cada pareja se identificará con un número que utilizaremos para marcar los objetivos de nuestras acciones.

Cada personaje tendrá una cantidad determinada de puntos de vida y, en la mayoría de los casos, una habilidad especial. Así, por ejemplo, el Trol tiene 5 puntos de vida, pero cada vez que utilice una carta de negocio se coloca una ficha de curación sobre su personaje, o el Minotauro tiene 7 puntos de vida, aunque ninguna habilidad especial.

Ahora viene lo más curioso. Los jugadores no pueden comunicarse entre sí a la hora de realizar sus acciones, por lo que desarrollar una estrategia en conjunto dependerá de lo buenos que seamos leyendo las jugadas de nuestros rivales y nuestros compañeros. Aunque en las normas también se deja abierta la posibilidad de jugar hablando abiertamente, pero claro, todos escucharan las estrategias propuestas, por lo que se puede intentar realizar maniobras de engaño. ¡Cuidado con engañar a nuestros propios compañeros!

En la mano tendremos tres tipos de cartas:

  • Cartas de acción: defensa, ataque o negocio
  • Cartas de objetivo: con el número de nuestros posibles objetivos para las acciones (incluido el 0, para cuando solo queramos actuar sobre un único objetivo)
  • Cartas de negocio: permitirán potenciar acciones o recibir ciertos beneficios. Según el tipo de carta se podrá jugar en una fase u otra, pudiéndose jugar una única carta por ronda y por jugador.

Cada ronda se compone de 5 fases:

  • Fase I: planificación. Cada jugador jugará en secreto una carta de acción y dos carta de objetivo (hay cartas de negocio que se pueden jugar en esta fase, por lo que, en ese caso, jugaríamos 4 cartas). Si queremos atacar o defender colocaremos la carta adecuada junto a dos objetivos de nuestra acción. Solo podremos atacar a un objetivo (por lo que la otra carta será el objetivo 0), mientras que podremos defender a 1 o 2 objetivos. Si queremos realizar negocios, colocaremos también dos cartas de objetivo, aunque estas solo servirán para ocultar nuestra intención, ya que no se realizará ninguna acción sobre dichos objetivos.
  • Fase II: defensa. Quienes hayan jugado una carta de defensa la revelan y colocan sobre los objetivos un marcador de defensa (si solo hemos defendido a un jugador, le colocaremos 2 marcadores de defensa).
  • Fase III: ataque. Quienes hayan jugado una carta de ataque la revelan y añaden una ficha de daño al objetivo. Los marcadores de defensa anulan marcadores de ataque. Si un personaje tiene más puntos de ataque que de defensa, perderá la diferencia en puntos de vida. Si algún jugador acaba esta fase sin puntos de vida, estará muerto y ya no podrá realizar acciones durante el resto de la partida, descartando todas las cartas de negocio que tenga en la mano.
  • Fase IV: negocios. Quienes hayan jugado una acción de negocio la revelan y roban una carta del mazo de negocios.
  • Fase V: curación. Al llegar a este punto, todos los personajes que permanezcan vivos (al menos con un punto de vida), recuperarán un punto de vida por cada marcador de curación que tengan sobre su personaje (que se obtendrán jugando las cartas de negocio).

Al final del turno se quitan todos los marcadores que se encuentren sobre los personajes y comenzaremos una nueva ronda.

Estos chicos van muy en serio
Estos chicos van muy en serio

Nos encontramos con elementos conocidas como roles ocultos, personajes con habilidades propias, gestión de la mano, eliminación de jugadores con puntos de vida. Seguro que se nos viene a la cabeza el archiconocido Bang! de Emiliano Sciarra, pero con muchas y significativas diferencias: solo hay dos bandos, el objetivo se mantiene oculto y el factor suerte es mucho menos decisivo, de hecho solo influirá a la hora de robar cartas de negocio. Además, el no poder comunicarnos con nuestros compañeros de equipo para poder desarrollar una estrategia conjunta puede deparar grandes momentos, de la misma forma que ocurre en el Tichu, aunque en este caso a una escala mayor, porque podemos estar jugando 10 personas con estrategias cruzadas perjudiciales para nuestros propios compañeros. Aunque puede que no seamos amigos del silencio, por lo que se incluye otro modo de juego alternativo en el que sí se puede hablar, pero toda estrategia que se plantee debe ser comunicada en voz alta, por lo que la oirán ambos bandos. También, como en su anterior proyecto, están poniéndole mucho mimo al aspecto del juego. Las ilustraciones son muy llamativas, y la mezcla de temas queda bastante resultona.

Respecto al proyecto de crowdfunding, como siempre, existen varias opciones para contribuir. Las más destacables son:

  • 1 £ (1,6 €): podremos descargar el Print&Play del juego
  • 15 £  (18,2 €): una copia del juego más los Stretch Goals y el Print&Play
  • 18 £  (21,9 €): todo lo anterior más contenido exclusivo (cartas de personaje y de negocio adicionales)
  • 39 £  (47 €): todo lo anterior y una copia de Castle Rising 
El mínimo requerido para que el proyecto salga adelante son 8.500 libras. Los Stretch Goals publicados hasta el momento son:
  • 9.000 £: nuevo personaje: Demonio
  • 10.000 £: nuevo personaje: Goblin
  • 12.000 £: dos nuevas cartas de negocio
  • 15.000 £: cartas de Eventos

Especialmente interesante la última modalidad de colaboración, para la que solo se permiten 60 participaciones, ya que por el precio de un juego obtendremos dos, The Orcfather y su anterior proyecto, Castle Rising. Aquí os dejo el enlace al proyecto:

The Orcfather, by Lost Game (KickStarter)

Salvo en la colaboración simbólica, todas llevan incluidas los gastos de envío a Norteamérica y Europa (para otros países se debe consultar). La fecha para el envío se estima para septiembre de este año. En este momento ya llevan recaudado 1.500 £. Así que ya sabéis. Si os ha molado el concepto de juego no dejéis pasar la oportunidad y convertiros en mecenas, que luego nos arrepentimos. Desde aquí mandamos todo nuestro apoyo para que el proyecto salga adelante, pues tiene una pinta estupenda.

6 comentarios en “The Orcfather, el segundo juego de Lost Games”

  1. Buenas Ivan,

    En primer lugar, enhorabuen por el blog. Me gusta como lo tienes montado y la forma de redactar los articulos.

    En segundo lugar, nunca he usado la plataforma que presentas aqui para apoyar los proyectos y me surge una duda: En caso de que el proyecto no salga a delante porque no se llega al dinero requerido, que pasa con mi pasta? La pierdo?

    Gracias de antemano!

    Responder
    • Ante todo muchas gracias! Estos comentarios animan mucho.

      Respecto a tu duda con las campañas de crowdfunding, lo primero es que tu no pagas en el momento de apoyar el proyecto (aunque si das tus datos para realizar el pago). Al finalizar la campaña, si se ha alcanzado el objetivo mínimo, entonces se realizan los cargos mediante el método de pago elegido por el mecenas. Sin embargo, si el proyecto no alcanza el mínimo, pues se finaliza sin realizar ningún cargo.

      En resumidas cuentas, solo te cobran si la campaña ha resultado exitosa.

      Espero haberte resuelto la duda.

      Saludos!

Deja un comentario