Crónicas Jugonas: Semana 41 del 2013 (07/10 – 13/10)

Una nueva semana y nuevas oportunidades para satisfacer la necesidad de jugar. ¡Si es que somos como niños!

El lunes tuvimos la primera oportunidad. Previendo que a lo largo de la semana iba a estar complicado (el fin de semana es el Festival Internacional de Juegos de Córdoba), hablamos con los chicos de Juegos de la Mesa Redonda. Ya el mismo lunes andaban liados, y solo se pudo apuntar Alejandra (Aarón estaba enmarronado). Decidimos echar un Stone Age rapidito, al que todos sabíamos jugar (unos mejor que otros…). Sandra se dedicó principalmente a construir edificios, y fue la que estuvo en cabeza prácticamente a lo largo de toda la partida. Yo me centré en ir obteniendo cartas que me diesen puntos al final de la partida por herramientas y edificios, y a última hora intente construir todo lo posible para que estas cartas fuesen rentables. Pero dejamos campar a Alejandra a sus anchas. Y teniendo en cuenta que es una jugadora mucho más experimentada que nosotros, que esa noche tenía una buena racha lanzando los dados y que llevaba dos semanas recibiendo palizas, no tuvo piedad de nosotros. Sibilinamente fue adquiriendo cartas verdes (a las que Sandra y yo, en las pocas partidas que llevamos, no les hemos echado mucha cuenta) y cartas que le otorgaban puntos por los miembros de su tribu, por lo que fue ampliándola progresivamente. Algún que otro turno pasó algún apurillo en la fase de alimentación, pero no llego a ser penalizada. A medida que se acercaba el final de la partida se iba mascando la tragedia. Resultado final: paliza de Alejandra, ganadora con 206 puntos, Sandra segunda con 154, y en último lugar un servidor con unos míseros 140 puntos.

Dan ganas de irse de vacaciones con la tribu
Dan ganas de irse de vacaciones con la tribu

La semana pasó despacio y llegó el fin de semana. El sábado, después de una buena película  y un McMenú, Sandra y yo estrenamos nuestro flamante Jaipur (aunque ya habíamos jugado online). Tengo que decir que es de los pocos juegos que he en su versión en tablero se juega igual de rápido que en su versión online. Echamos dos partidillas, y en ambas Sandra me ganó. La primera 2-0, y la segunda 2-1. Especialmente sangrante la segunda, que además el punto decisivo se lo llevó ella por paliza.

Juegos de cama
Juegos de cama

Y el domingo estrenamos el último Feld que entró en mi pequeña ludoteca: el famoso Trajan. La verdad es que al principio nos costó pillar la mecánica un poco, sobre todo porque las distintas acciones parecen bastante desconectadas. Pero una vez que empiezas a visualizar los combos, se convierte en una maravilla, sobre todo por la peculiaridad mancala para decidir qué acciones se realizan. Aun así, hemos hecho una partida desastrosa. Tanto que, al final de la partida, no ha quedado claro quien ganó. En principio la victoria caía de mi lado por una amplia ventaja, pero nos dimos cuenta que en el último trimestre, gracias a una loseta de senado, Sandra tenia más votos, por lo que se llevaba la loseta con el anverso amarillo, quitándome la que yo me llevé inicialmente. Esto me supuso perder 9 puntos. Pero después nos dimos cuenta que, gracias a una de las losetas de bonificación de Sandra, ganaba tres puntos más. Como ya habíamos quitado las fichas, dedujimos que esos tres puntos le daban la victoria. Pero para sorpresa de todos, cuando revisamos las fotos que habíamos hecho, vimos que no, que en realidad empatábamos, pero yo estaba en mejor posición en el Senado, por lo que finalmente la victoria volvía a mí. Buen sabor de boca y con la certeza de que la segunda partida dejará aún mejor poso.

Me tiene ganado ese arco de Trajano
Me tiene ganado ese arco de Trajano

Para finalizar la jornada, volvimos a sacar el Jaipur (lo hemos cogido con ganas). Picado por el día anterior, esta vez no me iba a dejar vencer tan fácilmente. Notaba que la suerte estaba de mi lado. Y en la primera partida no hubo color. Gané 2-0 de forma clara. La segunda estuvo más disputada, cayendo finalmente del lado de Sandra. 1-1 y todo por decidir. En la partida que iba a decidir el desempate, comencé ganando yo de forma fácil, pero en el punto que me iba a dar la victoria, cometí un error garrafal, terminando antes de tiempo la ronda y no vendiendo 3 cartas de oro que me iban a dar un suculento botín. Empate a 1 y todo quedaría para la ronda final de la partida final, que, finalmente me llevé yo, para redondear un domingo victorioso.

A ver qué sorpresas lúdicas nos depara la semana que entra.

Deja un comentario