Cómo fabricar tus propias fundas para juegos de cartas

Amigos, ya sabéis que una vez que entráis en este mundo llega un momento en el que nos empieza a entrar una fiebre enfermiza por la conservación de nuestros preciados y queridos juegos. A los primeros títulos que adquirimos no le echamos mucha cuenta, llevamos la caja a cualquier lado, jugamos con las cartas “a pelo”. Pero tarde o temprano nos arrepentimos de este negligente comportamiento. Estas primeras adquisiciones comienzan a mostrar claros síntomas de deterioro… y ya no hay vuelta atrás.

Desde ese preciso instante, decidimos que nuestros juegos deben perdurar por los siglos de los siglos (amén), y buscamos todas las formas posibles para que su conservación sea óptima. Y los componentes que más sufren (con diferencia) son las cartas. En unos juegos más y en otro menos, si entre los componentes hay cartas, para cada partida, al menos, barajaremos una o dos veces los mazos incluidos. Esto ya de por sí, teniendo en cuenta la calidad el material del que están hecho, es un desgaste importante para las cartas. No os cuento ya si encima alguna queda marcada claramente y es una carta importante. Nos tiraremos de los pelos hasta quedarnos como bolas de billar.

Conclusión: hay que enfundar las cartas. Siempre. Sin excepción. Y es en este momento cuando vemos lo diabólicas y pérfidas que son las editoriales. ¡Cada juego trae cartas del tamaño de su padre y de su madre! Es cierto que la gran mayoría de cartas incluidas en los juegos poseen los llamados “tamaños estándar”, donde destacan el europeo (Dominion o Agricola) y el americano (¡Aventureros al Tren!). Para estos tamaños ya existen fundas de diversos fabricantes a precios más o menos aceptables (suelen rondar los 2 € unas 100 fundas). Digo más o menos porque, si decidimos adquirir un Dominion o algunas de sus expansiones, el juego viene con nada más y nada menos que quinientas cartas, por lo que el precio total del juego nos aumenta en diez euros (como mínimo). Inaceptable para nuestra maltrecha economía.

Y es aquí donde os traigo una maravillosa solución que descubrí hace tiempo en un par de hilos de la BSK y que, tras llevarla a cabo ya un gran número de veces, os traigo revisionada para que aquellos que tengáis tiempo (y ganas) consigáis un acabado espectacular. Grosso modo, consiste en fabricarte tus propias fundas. Utilizaremos como materia prima fundas de mayor tamaño del que posee la carta o, en su defecto, plástico procedente de otros elementos, como carpetillas para documentos.

Vamos allá. Los elementos que necesitaremos son:

  • Soldador eléctrico de estañar de punta fina
El soldador de estañar de punta fina
El soldador de estañar de punta fina
  • Una plancha metálica (servirá como espacio de trabajo
Bandeja metálica como espacio de trabajo
Bandeja metálica como espacio de trabajo
  • Escuadra o cartabón metálicos
Cartabón (con marcas para varios tamaños)
Cartabón (con marcas para varios tamaños)
  • Cúter o tijeras
  • La materia prima (fundas u otros plásticos).
La materia prima: fundas demasiado grandes
La materia prima: fundas demasiado grandes
Cuaderno de fundas tamaño folio (nivel pro)
Cuaderno de fundas tamaño folio (nivel pro)

Todo esto lo podéis conseguir en cualquier establecimiento gestionado por asiáticos (un chino) de vuestro barrio por menos de 5 € (inversión inicial que será recuperada con creces). Y las fundas se pueden conseguir en cualquier tienda de juegos especializada. Aunque, hasta la fecha, las más económicas las he encontrado en la tienda amiga de este blog, Juegos de la Mesa Redonda, donde tienen packs de 200 fundas a un precio irrisorio (además de varios formatos estándar) y sirven perfectamente para nuestro propósito.

En primer lugar explicaré el proceso sobre fundas ya hechas de mayor tamaño, para posteriormente comentar como lo hacemos con otros materiales. Vamos con los pasos:

1. Calcular el tamaño. Tendremos que calcular el tamaño exacto que deseamos para nuestra funda. Para ello marcaremos en la escuadra con un rotulador indeleble uno de los lados de la carta (recomendable el lado estrecho). Recomiendo marcar el tamaño usando la esquina de la escuadra o cartabón como inicio de la medición y en el final hacer la marca con el indeleble. Así solo tendremos una marca. Marcad exactamente el tamaño de la carta (no penséis ahora en debe ser algo más grande o cosas así).

2. Preparamos la zona de trabajo. Colocaremos la plancha metálica sobre la que realizaremos las operaciones de sellado y corte para evitar dañar cualquier otra superficie. A su vez, conectaremos el soldador para que vaya calentando.

3. Preparación de la funda. Una vez que el soldador esté caliente, tomamos la primera funda (de mayor tamaño) que se va a convertir en nuestra nueva funda. La colocamos orientada de forma que el lado por el que entra la carta apunte hacia nosotros.

4. Ajuste. Colocamos la escuadra sobre la funda de forma que la marca que hemos hecho en la escuadra coincida con la primera esquina de la funda y el lado de la escuadra coincida con el lado de la funda, de manera que nos quedará un sobrante de funda hacia el otro cateto de la escuadra.

Preparación antes del sellado de un lateral
Preparación antes del sellado de un lateral

5. Sellado. Tomamos el soldador y trazamos una línea por este segundo lado. Debemos colocar el soldador en una posición de 45º respecto al plano horizontal donde está apoyada la carta. La línea se deberá trazar a una velocidad adecuada. Ni muy rápido ni muy lento, para que el sellado se realice adecuadamente.

Proceso de sellado de un lateral de la funda
Proceso de sellado de un lateral de la funda
Detalle del angulo de sellado
Detalle del angulo de sellado

6. Recogida. Posamos el soldador en su soporte, levantamos la escuadra y tomamos la funda, que ahora tendrá una línea soldada. Si esta ha sido trazada adecuadamente, el trozo sobrante debería desprenderse con facilidad.

7. Recorte. Finalmente nos queda ajustar el alto de la funda, para lo cual insertaremos la carta en ella (quedando ajustada), tomaremos de nuevo la escuadra y con un cúter cortaremos el sobrante por la parte superior.

Y listo. Con esto ya tenemos una funda perfectamente ajustada a las dimensiones de la carta. Puede parecer muy complicado, las primeras veces no obtendremos la calidad deseada. Pero a medida que vayamos cogiendo práctica, iremos consiguiendo un acabado más profesional.

Algunos consejillos que he ido anotándome tras unos cuantos juegos enfundados de esta manera:

  • Test de Calidad. Cuando termines con una funda, cuando le insertes la carta, comprueba que el sellado está perfecto. Para ello coge la carta entre el dedo pulgar y el índice/corazón y haz un movimiento de fricción sobre la funda con la carta. Si el sellado es correcto, este aguantará perfectamente y la funda ni se inmutará. Pero hay veces que el sellado no es adecuado y a la larga la funda se abrirá, y es preferible detectar este error lo antes posible.
  • Descansa. Has paradas para evitar que el soldador muera. Soy muy perseverante, y cuando me pongo a hacer fundas no paro. Y ya me he cargado más de un soldador por tenerlo demasiado tiempo conectado. Mi truco es dividir el mazo que voy a enfundar en pequeños mazos de 10-20 cartas. Hago fundas para esas 10-20 cartas, desconecto el soldador, ajusto el tamaño, introduzco las cartas y les paso el test de calidad. Cuando termino con ese mini-mazo, vuelvo a conectar el soldador y sigo con el siguiente.
  • Limpia de vez en cuando el soldador, la plancha y la regla. A medida que vayamos realizando estas operaciones, se irá depositando una pequeña película de plástico sobre la plancha metálica, sobre el lado de la regla con la que trazamos la línea y sobre la punta del soldador. Cuando todos los componentes estén fríos, coger un trapo y quitar esta película, para evitar sellados poco profesionales.
  • Recuperar fundas. Si alguna funda no pasa el test de calidad, podemos intentar recuperarla, colocando la regla sobre el borde mal sellado y ajustando para que apenas sobre plástico y volvemos a trazar la línea con el soldador. La mayoría de los casos podremos recuperar la funda y no tendremos que gastar otra.

Finalmente, como he comentado, podemos usar otras secciones de plástico que no sean fundas. Yo por ejemplo, me he comprado una carpeta de fundas en una papelería, que trae 80 fundas de tamaño folio. Cuando las fundas “económicas” tienen alguna dimensión menor que la carta que deseamos enfundar, cogeremos una de estas fundas de tamaño folio y con el cúter la separaremos en cuantos segmentos sea posible para enfundar el mayor número de cartas. Ahora con estos segmentos de plástico, tendremos que hacer tres sellados (en vez del único sellado que teníamos que hacer con una funda ya hecha). Pero el resultado es el mismo. Solo que tiene más trabajo. Como truco, intentar dividir la hoja de forma que los bordes originales nos sirvan para no tener que hacer sellados de más. Así por ejemplo he enfundado los tableros de los jugadores en Takenoko o Eclipse, que no dejan de ser cartulinas muy endebles.

Y con esto termina este mini-tutorial de como enfundar las cartas de tus juegos. Sé que puede parecer un trabajo de chinos, pero pensad en lo bien que van a quedar conservadas vuestras cartas. Y una vez que le pilléis el truco, en una hora podéis enfundar más de 100 cartas perfectamente. Todo depende ya de cuánto vale tu tiempo…

9 comentarios en “Cómo fabricar tus propias fundas para juegos de cartas”

  1. Muy buenas, iMisut!
    Me llamo Félix y soy un paisano sevillano tuyo. Te he conocido a través de los podcast de Análisis Parálisis y tus entradas del blog volcadas en Planeta Lúdico. Me alegro de saludarte, buen hombre.

    Te escribo porque sé que eres un hombre de bien, cuidadoso con los artefactos lúdicos, y que has ideado un ingenioso plan para enfundar las cartas como el que comentas en este hilo. Mi problema no es tanto con el tema de las fundas, pues hasta ahora pago a tocateja lo que haga falta por paquetes de fundas, sobre todo si son de las gruesas (ayer mismo me gasté 24€ en 8 paquetes de fundas, que aún me dura la clavada en el pecho); sino con las traducciones de las cartas y la manera de jugar con ellas.

    Recientemente nos hemos enganchado al Príncipes de Catán mi novia y yo, el de las cartas cuadraditas para dos jugadores, y he acabado comprándome las dos expansiones que salieron editadas en inglés (nunca se han editado en castellano y me temo que ya no lo vayan a hacer). El caso es que mi novia es muy de su tierra y el inglés no lo toca ni con un palo, por lo que no le motiva nada jugar a las expansiones. Entonces la cuestión es la siguiente: ¿cómo hacéis para las cartas en inglés o alemán de vuestros juegos?, ¿las enfundáis con una papelito con la traducción dentro? En tal caso, ¿al enfundarlas y amontonarlas en un mazo no se abomban por el lado que tiene el papelito? ¿Y el papelito queda ahí bailongo o lo pegáis a la carta con algún tipo de adhesivo? ¿Y ese adhesivo no es agresivo con la propia carta? ¿ya no podría quitar nunca jamás el adhesivo? ¿adhesivo + papelito + carta no acaba haciendo una carta excesivamente gruesa por una parte y fina por otra? Yo que sé! No sé qué voy a hacer!!!
    Alguien también me ha recomendado que mande a imprimir a China la carta con mi traducción, que las hacen muy bien y baratas, pero pienso que para eso no hubiera comprado las expansiones; directamente las habría buscado en PDF.
    También se me ocurre diseñarme unas hojas como en el Small World con el tema de las razas y poderes especiales, que cada jugador tenga a un margen y las consulte cuando quiera saber qué hace tal o cual carta, aunque creo que esta solución le dará pereza a mi novia y acabará pidiéndome que juguemos sólo al juego básico.
    En fin, que tengo la cabeza hecha un lío y no sólo por el Príncipes de Catán. Ya tengo fichados otros juegos de tablero como el Cuba, el Troyes o el Stronghold, que no existen en castellano, y volveré a encontrarme con los mismos problemas, aunque imagino que en menor medida porque no tienen tanta dependencia del idioma.
    Muchas gracias de antemano y quedo pacientemente a la espera de tu respuesta, que controlas mejor que nadie este asunto de la convivencia del cartón y el plástico.

    Responder
    • Buenas Felix!

      Ante todo, gracias por pasarte y por comentar. Vamos con tus preguntas:

      1º Para tradumaquetar cartas hay mil opciones.

      Yo intento ahorrar siempre, por lo que mi primera opción es siempre intentar encontrar (o fabricarme) una versión en español de la carta completa, imprimirla en papel normal y meterla en la funda junto con la carta. El resultado es bastante aceptable.

      Otra opcion es, como bien dices, papelito con solo la traducción. En este caso yo uso un pequeño trozo de celo doblado sobre si mismo y luego enfundo la carta. Pero como dices, si el mazo es muy grande, se notaría un poco. Es cierto que el celo, con el paso del tiempo podría deteriorar algo la carta, pero bueno, mi intención es no volver a quitarle la pegatina ni sacar la carta de la funda 😛

      Finalmente la última opcion es la mas elegante, pero también la mas costosa y coñazo, que es imprimirte tus propias cartas.

      Yo me quedo con imprimirme la carta entera a color y a la funda.

      Luego, respecto a los juegos que comentas, el Troyes, que lo estrené ayer, es TOTALMENTE independiente del idioma (bueno, las cartas de ayuda, pero no son parte del propio juego en sí). Respecto a los otros (y a todos los que vayas ojeando), te recomiendo que visites su pagina en la BoardGameGeek. En la ficha de cada juego aparece una sección sobre la dependencia del idioma y, normalmente, en la galería fotográfica los usuarios habrán (habremos) subido numerosas fotos donde podrás comprobar personalmente si el idioma es un problema o no.

      Espero que te haya servido. Si tienes alguna cuestión mas no dudes en plantearla!

  2. Diosmíodemivida qué premura en contestar!
    Muchísimas gracias por tomarte la molestia. Recibo tus consejos con mucho interés. Creo que por ahora voy a probar con la segunda opción del celo doblado sobre sí mismo; además recuerdo que una vez en el instituto usé uno que era de quita y pon, no sé si se llamaba Celo Mágico o algo así, que seguro que será menos agresivo con la carta. Si veo que en un mazo de unas 30 o 40 cartas se abomba mucho, rectifico y tiro de la primera o tercera opción.

    En cuanto al Troyes, genial si se trata sólo de la carta de ayuda. Ésa no me importa nada imprimirla y meterla en la funda tal cual porque no va a modificar nada la experiencia del juego.

    Muchas gracias de nuevo, tío. No te perderé la pista por aquí. Un saludo!

    Responder
  3. Hola, me gustaría saber que materiales de los que usas son buenos para fabricar tus propias fundas, ya que usas por lo que veo unas fundas grandes conseguidas en la tienda amiga y de un cuaderno. Cuando digo buenos, hablo de resistentes, que vayan a durar y faciliten el barajado, como ya sabrás cuando las fundas no son de muy buena calidad no suelen durar mucho y las cartas se pegan entre si.

    En definitiva si este método es algo mas que para ahorrarte dinero y puedes enfundar tu nuevo y flamente Twilight Struggle(por poner uno) con este metodo con los materiales que recomiendas sin temor a que cueste barajar y las fundas te duren poco para no joderte la carta.

    PD: Recomiendas otros materiales aparte de los mencionados?

    Responder
    • Como bien indicas, es fundamental el plástico que se use. Para mi lo mas recomendable es adquirir las fundas Ultra-PRO de Magic (que son bastante grandes) y muy económicas (no llega al euro el paquete de 100 fundas).

      Si necesitamos enfundar tableros o cartas con formas mas extrañas, pues entonces tendremos que tirar de carpetillas de folios. Aquí ya es mas complicado. Si las carpetillas son buenas y de buen grosor, el acabado será genial. La clave está en el grosor. Si es el suficiente, tendremos unas fundas mejores que las premium y si aplicamos bien el corte, barajar no será un problema.

      Un saludo y gracias por comentar!

    • Las de juegos de la mesa redonda, si bien son muy baratas, no son muy recomendables para este fin. El plástico es muy fino y cuesta que quede bien soldado. Al principio las usaba para ajustar, pero la experiencia me dice que mejor probar con otros materiales.

Deja un comentario