Yo soy de madera… ¿y tú?

Cada vez que un nuevo juego pasa a formar parte de mi, aun pequeña, ludoteca comienza un pequeño ritual del que disfruto cada instante. Soy una persona a la que le encanta coleccionar diversos artículos y, obviamente, como una de mis pasiones, trato con mucho mimo mi pequeña colección de juegos de mesa.
Me encanta ese momento de retirarle el embalaje de plástico y abrir por primera vez la caja y encontrarme con esa amalgama de elementos que, no dentro de mucho y organizados adecuadamente, nos permitirán a mis colegas y a mi jugar emocionantes y épicas partidas que permanecerán varios días en nuestras mentes.
Meeples de Carcassonne
Los materiales utilizados son muy comunes entre la gran mayoría de los juegos. Los tableros suelen ser de cartón de un grosor suficiente como para soportar mucho tiempo. También de cartón suelen ser la gran mayoría de marcadores que ofrezcan algún tipo de información. Estos suelen venir troqueladas en una plancha de cartón. Aquí el ritual adquiere tintes casi dramáticos. Hay que destroquelar cuidadosamente cada marcador para evitar accidentes que provoquen que gritemos a los cuatro vientos un “¡Nooooooo!” como si Darth Vader al enterarnos que Padme ha muerto se tratase. Alguna vez me ha pasado que de no ir con cuidado se ha separado la capa impresa del marcador y se me han saltado las lágrimas.
Animeeples de Agricola 
Habitualmente siempre suele aparecer algún mazo de cartas, las cuales podrán ser de infinidad de tamaños. Juramos en arameo cuando el fabricante de turno ha decidido que tocaba innovar y otorga unas dimensiones inusuales a las susodichas, de manera que no existan fundas que se ajusten adecuadamente. Siempre tendremos la opción de buscar aquella que mejor se adapte y comprar las Premium, que tienen mayor consistencia y es mas fácil de barajarlas. Pero recordad que las Premium son cuatro veces mas caras que las básicas (cuestan el doble y vienen la mitad de cartas). Este tema es especialmente sangrante si las cartas son un componente fundamental del juego y se utilizan mucho. A veces este tema puede ser hasta motivo de descarte a la hora de elegir un juego.
Y finalmente nos quedan los componentes mas llamativos: los Meeples. Originalmente el termino se acuño para referirse a los “muñequitos” del Carcassonne, pero se extendió para nombrar a los componentes de diversas formas de madera o plástico que se incluyen en los juegos. Y a mi me encanta la madera. Será un remanente de mi infancia, en la que pasaba las horas jugando con “taruguitos” de madera y colores. Ese tacto, esas formas… me pierden. 
Meeples de Juego de Tronos (Juego de Tablero, 2ª Ed.)
Pienso que el mimo del diseñador y del fabricante en este sentido es fundamental para lograr una ambientación adecuada. Yo adquirí la primera edición de Homoludicus de Agricola, la cual venia con los cubos para representar a los animales (horroroso). Si no hubiese adquirido el pack de animeplees (ovejas, jabalíes y vacas de madera y pintadas de su color correspondiente) y vegimeplees (hortalizas y pilas de trigo) seguro que la mayoría de mis amigos que han probado el juego no se habrían introducido en el juego tanto. Tendría muchísimo menos encanto. Afortunadamente Homoludicus las añadió de serie los animeplees para la segunda edición del que es mi juego favorito.
Donde esté la madera que se quite el plástico, tan aséptico, tan industrial. No tiene el encanto de la madera, que parece que cada meeple ha sido tallado y pintado a mano. Por ejemplo, en Juego de Tronos (Juego de Tablero,2ª Ed.) de Edge Entertainment, los meeples son de plástico (además con un tintado algo peculiar). Y no es lo mismo. No tiene el encanto que tiene la madera.
Y vosotros… ¿sois de madera? 

2 comentarios en “Yo soy de madera… ¿y tú?”

  1. Buenas. Curiosa entrada.

    La madera, en los juegos, queda espectacular. Yo claro que soy de madera! pero opino que el plástico tb tiene su lugar y su encanto.

    Un ejemplo reciente? has jugao a Qin? si los templitos de ese juego fuese de madera no tendría el mismo encanto. Y en Utopía, igual ocurre.
    Los trenecitos del Aventureros al Tren son de plástico tb y están clavaos.

    Enfin, que cada material tiene su momento. Me gusta más la madera en general, pero no desestimo lo otro.

    Saludos!

    Responder
    • Buenas!! Ante todo gracias por el comentario.

      Tengo que decir que hasta ahora, los únicos juegos en los que he participado en alguna partida que contuviese elementos de plástico son Juego de Tronos, Eclipse y Caballeros Guerreros.

      En Eclipse asumo el plástico, pues el nivel de detalle de las naves sería imposible de conseguir con madera, aunque tienen una pinta de doblarseles algun pinchito con una facilidad asombrosa.

      En Caballeros Guerreros, con los caballeros lo mismo.

      Pero en Juego de Tronos… se podían haber estirado. Para hacer fichas tan simples las podían haber hecho de madera, y no de ese plástico con lacado psicodélico. No se. La primera versión del juego estos elementos eran de madera. Supongo que el afán de "actualizar" les llevo a saltar de la madera al plástico.

      Pero como bien dices, cada material tiene su lugar. No todo iba a ser de madera, pero le da ese toque de elemento artesanal que distingue tanto a los juegos de mesa, no crees?

Deja un comentario